Diario 5451 11.12.2018 | 07:59
Hosteltur: Noticias de turismo
Debate abierto

Diplomatura de Turismo: decálogo de males

Estudiantes, profesores, exalumnos y profesionales valoran los estudios de Turismo 7 septiembre, 2011
  • “La mayoría de alumnos que llegan a esta carrera empiezan sin saber qué van a estudiar”
  • “La carrera de Turismo no está orientada a las necesidades del mercado turístico actual. Es ambigua"
  • “Tendría que darse más importancia a los idiomas, especializarse más en las diferentes áreas"

Un post escrito por Caterina Jaume sobre la Diplomatura de Turismo, Estudios de Turismo, ¿una carrera en versión Beta permanente?, ha generado un intenso debate donde han participado numerosos estudiantes, exalumnos, profesionales turísticos y también profesores. A continuación ofrecemos una síntesis de los comentarios expuestos a través de la Comunidad Hosteltur así como en el diario hosteltur.com, recopilados a modo de decálogo.

1) Desconocimiento de los propios alumnos

“La mayoría de alumnos que llegan a esta carrera empiezan sin saber qué van a estudiar”, expone Caterina Jaume al inicio de su post.

María García, con el título TEAT debajo del brazo desde 1987, explica que “la mayoría de los que empiezan los estudios de Turismo no parecen interesados o centrados en ellos. Hace dos años estuve en una reunión de antiguos alumnos y comprobé que más de la mitad de mis antiguos compañeros no trabajaban en el sector”.

No obstante, la lectora Silvia apunta: “Me pregunto si el problema es realmente la carrera en sí, o el hecho de que los estudiantes de Turismo no saben lo que quieren cuando la empiezan y no ven las grandes posibilidades que pueden sacar de ella”.

2) Poca información previa

El desconocimiento por parte de muchos alumnos que empiezan la Diplomatura puede tener su origen en la escasa información previa sobre lo que significan los estudios de Turismo.

En este sentido, el profesor Oriol Miralbell indica: “El problema principal no es tanto la inexistencia de programas formativos adecuados, como la falta de información de dónde formarse mejor para cada caso y para cada tipo de profesión turística. Las Universidades puede ser que tengamos algo de culpa en ello. Pero quien debería informar a los estudiantes debería ser la Administración. Existen oficinas dedicadas, pero quizá no sean suficientemente eficaces”.

3) Estudios incompletos

“Algunos de los que hemos estudiado los 3 años de diplomatura, nos hemos quedado con ganas de más y estamos hoy realizando estudios de posgrado para profundizar más en el tema”, dice Caterina Jaume.

La exalumna Raquel lamenta la actitud de “profesores que hacen lo mínimo del mínimo” y la existencia de numerosos alumnos “perdidos con la cantidad de asignaturas que tienen que estudiar para olvidarlas al cuatrimestre siguiente, porque no tienen relación unas con las otras, y siquiera van servir realmente en la actividad profesional”.

4) Un poco de todo

“La carrera es muy bonita, toca muchas ramas: geografía, economía, idiomas, contabilidad, ¿pero en realidad de que te sirve? Mucho de todo y poco de nada”, expone el lector San.

Marc Grabuleda, Diplomado en Turismo y estudiante de un Master, considera que “la carrera de Turismo no está orientada a las necesidades del mercado turístico actual. Es ambigua. La contabilidad, estadística o márketing son estándar y muy poco especializadas. Ésto queda reflejado en que la mayoría de mis compañeros actualmente ya no pertenecen a este sector”.

Javier, que no estudió Turismo sino Empresariales, apunta: “El problema de los estudios de turismo es que intentan tocar todos los palos sin profundizar en ninguno de ellos: un poquito de empresa pero sin profundizar, un poquito de idiomas pero sin llegar al nivel que el sector demanda, un poquito de derecho pero el justito,etc”.

En cambio, la exalumna Silvia indica: “Coincido con todos en que la enseñanza abarca demasiado, y que no es realmente útil para la mayoría de los puestos que se ofrecen en este sector, pero siempre he entendido la carrera de turismo como una versión especializada de Administración y dirección de empresas (turísticas, claro)”.

Beatriz Parra considera que “tendría que darse más importancia a los idiomas, especializarse más en las diferentes áreas que existen y no querer abarcar en 3 años tantas asignaturas. Y por último dar a conocer al alumno que existen más campos en el sector a parte del hotelero y el de agencias de viajes, como es el caso de las consultoría y planificación turística”.

En todo caso, el profesor Oriol Miralbell explica, a modo informativo, que la formación universitaria cambió con el Plan Bolonia, “que preveía una formación más orientada a la adquisición de competencias por parte de los estudiantes, de modo que pudiesen ejercer mejor su profesión. En una segunda etapa de formación, una vez alcanzado el grado universitario, l@s graduada@s podrían seguir una formación (a través de los Másters) de mayor capacitación profesional, por un lado, o de capacitación para la investigación”.

Igualmente, Miralbell recuerda que en el año 2004 se publicó en España el “Libro Blanco del título de grado de Turismo”. Dicho documento, indica, reconocía “la complejidad de un sector como el turismo, donde la cantidad de profesiones es muy variada”, por lo que “resulta casi imposible poder incluir formación para todas ellas y podríamos decir que la tendencia de este libro fue hacer una propuesta de curriculums de grado, que formasen a profesionales capacitados para la gestión de los diferentes servicios que incluye el turismo.”.

5) Falta de adaptación a nuevas tendencias

“Hace más de 15 años que terminé mi carrera de turismo con toda mi ilusión y es todo tan diferente que el turismo de entonces no tiene nada que ver con el de ahora. Se producen cambios continuamente y no veo que esos cambios se reflejen en las materias que se dan. De hecho he tenido una persona de prácticas en mi hotel y no tenía ni idea de nada, ni siguiera de idiomas”, indicaba una lectora llamada Victoria.

6) Poca especialización

“He estado dedicado a la enseñanza de hostelería 45 años”, dice el lector José Muñoz. “Según mi experiencia, la enseñanza del turismo en general se debería dividir en tres grandes áreas: Creación y promoción de destinos turísticos; Distribución; Prestación de los servicios (hoteles, restaurantes y ocio). Cada una de ellas tiene un cometido específico dentro del gran paraguas del Turismo y se deben crear escuelas que se especialicen en las distintas áreas”.

María García explica que ya a finales de los años 1980 “me sorprendieron los estudios de Turismo por ser de todo pero en definitiva de nada, por no profundizar en los aspectos verdaderamente importantes de cualquier subsector turístico. Necesitas especializarte y profundizar posteriormente si realmente quieres trabajar en el turismo”.

7) Escaso reconocimiento

“Terminé mi carrera hace 7 años, cuando salí sólo sabía ver puestos de trabajo tan simples que todo el mundo podía realizar”, indica el lector San. “Llevo desde entonces trabajando como agente de viajes, trabajo que a pesar de ser duro y corriendo los tiempos que corren, me gusta mucho. Me da mucha rabia tener una Diplomatura y que con unos estudios universitarios tenga un sueldo de becario, eso lo primero, y que luego venga uno con un módulo de Turismo y cobre lo mismo que yo, cuando no tienen la misma formación que nosotros”.

Otro lector, Paris Miguez, indica: “Soy ex-alumno del CSHG, promoción del 2003. He estado 8 años trabajando en hoteles como recepcionista, mozo, camarero, etc... Todos puestos de baja responsabilidad que cualquiera con un mínimo de formación podría desempeñar. El tener un titulo no me ha servido de nada (…) Cuando quise dejar la hostelería y estudiar unas oposiciones, como nuestro titulo no está homologado, es como si hubiese hecho bachillerato y punto, no puedo optar a las oposiciones (…) El sector demanda profesionales formados, pero no está dispuesto a pagarles lo que se merecen ni darles unas condiciones de trabajo dignas, al menos en Galicia”.

Marc Grabuleda concluye: “Las empresas no saben qué esperar de un profesional del Turismo. El viejo paradigma de recepcionista y reservas sigue presente hoy en día”.

8) Otros estudios, con más prestigio

La lectora Anna comparte la siguiente reflexión: “Me diplomé en turismo en 2004. Si ahora me preguntaran si volvería estudiar Turismo diría que no. Estudiaría Empresariales o ADE [Licenciatura en Administración y Dirección de Empresas] y luego me especializaría con un master. Tengo la sensación que, aún para empresas turísticas, en el CV se valora mejor un ADE que un Turismo. Tienes que empezar por call center, recepcionista, mostrador agencia viaje, check-in aeropuerto, informadora, camarera...”

Alba Salvador añade: “Después de 2 años de terminar mi diplomatura, y un máster de dirección hotelera, sigo pensando en cómo conseguir llegar a otros puestos de trabajo diferentes de la típica recepción de hotel. La pena es que para el resto de puestos dentro de hostelería ya enseguida piden otro tipo de titulaciones. Sin márketing o publicidad no puedo llegar a promocionar destinos u hoteles por ejemplo y me toca estudiar otra carrera”.

9) Intrusismo

Pierre Lacroix explica: “Llevo muchos años de director de hotel en casi todas las zonas turísticas y veo el poco respeto que se guarda a nuestras diplomaturas. Hay infinidad de comunidades donde no hace falta título para llevar un hotel y en las que se exige hay un fraude escandaloso con préstamos de títulos y llevando los hoteles verdaderos linces del anti-servicio”.

La lectora Ana, tras explicar que los estudios en Turismo “me han servido para desempeñar un trabajo con el que siempre he disfrutado y aprendido”, reconoce: “Me duele ver el gran intrusismo que hay por parte de gente no profesional y que en muchas ocasiones lo único que hacen es desprestigiar el gremio”.

10) Expectativas de ingresos defraudadas

El profesor Oriol Miralbell apunta que “por mi experiencia, puedo afirmar rotundamente que la grandísima mayoría de los estudiantes de Turismo desean poder trabajar en algo que les aporte muchos ingresos, sin embargo, todos quisieran ser jefes para empezar. Evidentemente no hay nada más lejos de la realidad social que estas expectativas. Por esto, la gran desilusión de la mayoría de estudiantes de cualquier carrera cuando terminan sus estudios”.

En cualquier caso, añade este profesor, “en los estudios de Turismo se han venido haciendo prácticas desde siempre (…) aunque, en la coyuntura actual, parece más que el mercado considere estas prácticas como una fuente de mano de obra barata, más que como una verdadera formación profesional”.

Pero según concluye Miguel Ángel Campo Seoane, director de hotel y docente, los objetivos vitales de los alumnos y exalumnos deberían ir mucho más allá de sus expectativas de ingresos económicos.

“¿Qué seréis de mayores los que habéis estudiado Turismo? Lo que queráis ser, si en esos estudios os han dado lo más importante para triunfar en esa profesión: amor por la misma; capacidad de análisis; y empatía con el resto de las personas con las que tengáis que relacionaros, sean vuestros jefes, empleados o clientes. Si os falta alguno de esos tres elementos, solamente llegaréis a ser unos amargados trabajadores del turismo, nunca exitosos profesionales del turismo”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 8
21#José Alberto, el tema de las AAVV era un ejemplo, en realidad yo ya veo perdido el conseguir un trabajo en ese sector, al menos en lo que se refiere a AAVV físicas. Las que quizá puedan sobrevivir son aquellas cuyos clientes son empresas, al menos aquí es lo que he visto. Pero es que veo difícil conseguir incluso en otros sectores, y es irónico, siendo uno de los sectores que esta generando mayor cantidad de empleo, sobre todo aquí en Canarias. Por cierto, hablando de esos datos, mucha gente que no conoce el sector, me pregunta como es posible que no consiga trabajo siendo uno de los sectores que mayor empleo esta generando y yo suelo darles mi opinión sobre esto: los datos sobre empleo en turismo opino que son erróneos, ya que se consideran dentro de una categoría muy amplia. Incluir el sector de la restauración en general me parece excesivo, ya que si te pones a mirar las estadísticas de empleo en turismo, casi la mitad corresponden a restauración y está claro que en un restaurante no te van a contratar como camarera, maitre, jefe de partida o similar por tener la diplomatura. Lo que buscan es experiencia. Entonces crean una idea errónea de los empleos en turismo. Y eso al final nos está afectando a todos.
Hola a todos, estoy a punto de diplomarme en turismo y pensaba hacer el grado pero leyendo los comentarios aquí va a ser que no me servirá de nada. Si es verdad que la actual crisis económica está pegando fuerte en nuestro sector. Pero creo que es más bien mi formación la que me impide conseguir trabajo. Llevo 3 meses buscando trabajo y de 100 ofertas en las que me he inscrito sólo me han llamado de un sitio. Y yo me pregunto ¿por qué? Me dedicado a leer mucho sobre turismo, noticias, blogs, etc. Todo esto con el fin de poder encontrar las deficiencias de mi formación y poder así cerrar un poco el círculo. Y es que claro, en nuestra carrera nos enseñan a trabajar ene turismo y no en el sector turístico. Somos especialistas en turismo, pero el sector turístico tiene muchas ramas y no somos especialistas en ninguna. Si por ejemplo, quiero trabajar en una AAVV, no me llaman porque no tengo Amadeus (y es verdad, en la carrera no lo enseñan), tampoco ningún software hotelero. Tenemos excedente de asignaturas en promoción turística, pero no somos publicistas, así que tampoco valemos para departamentos de marketing o publicidad. También tenemos amplios conocimientos de arte y cultura, pero no solos historiadores del arte, con lo cual ellos estan delante. No tenemos conocimientos suficientes de contabilidad, estadística o matemáticas para administrar un hotel. Y aunque los idiomas los llevamos bien, siempre piden uno más que no damos en la carrera y cualquier que no tenga la carrera pero tenga ese idioma va por delante de nosotros. Me costó dios y su ayuda sacar la carrera porque desde los 19 tuve que dejar de estudiar a tiempo completo para trabajar. Y nada me quitó la motivación que tenía porque al final sabía que tendría un futuro mejor. Veía todo de rosas y ahora lo veo más bien todo oscuro. Por último me gustaría comentar el tema de la experiencia. Nuestras prácticas de empresa parecen no servir de mucho. Son sólo dos meses y sólo puedes elegir un destino, con lo cual tienes que decidir qué rumbo elegir y si cuando salgas no sale nada de eso, no consigues nada. ¿Cómo podemos obtener experiencia los que acabamos de salir de la carrera si no nos da nadie una oportunidad? Porque en los tres meses que llevo buscando trabajo no he visto ni una sola oferta en que la experiencia sea un requisito más deseable que indispensable. Por triste que parezca, mi intención ahora es acabar la diplomatura (ya es más por una cuestión de superación personal) y dedicarme a buscar un ciclo formativo, FP o parecido, para especializarme en algún sector como el hotelero, por ejemplo, y ver si así consigo trabajo. Y rezar porque estos años de estudio y esfuerzo no hayan sido en vano. Saludos a todos.
Avatar pablomartin78 pablomartin78 hace 7 años
Bueno, pues yo me voy a animar tambien a aportar mi opinion sobre el tema. Primeramente me parece que el Grado en Turismo / Diplomatura en Turismo deberia o bien desaparecer o transformarse completamente. Tener por ejemplo un par de años de parte comun y un par de años de especializacion (hoteleria, distribucion, transporte, consultoria, planificacion). Meter todo en el mismo saco solo sirve para que cuando termines la carrera seas como el repelente niño Vicente, que de todo sabe pero de nada entiende. Por otro lado, desgraciadamente, la carrera no ofrece tantas salidas profesionales como se dice. Se ve en los comentarios de otros compañer@s como las opciones son escasas, y la carrera de Turismo solo sirve para crear recepcionistas, telefonistas, botones, camarer@s y demas puestos basicos. Otras opciones son agente de viajes (o asesor de viajes como algunas agencias los llaman para que quede mas bonito...), empresas de alquiler de coches (como recepcionista por supuesto), arriesgarte a crear tu propia empresa, tener un enchufazo como un trifasico en una consultora u opositar para trabajar en algun ayuntamiento o diputacion, AENA o profesor de educacion secundaria (modulos de grado superior en turismo). En mi caso, diplomado en Turismo desde el año 2001, me dedico a ir de recepcion en recepcion y tiro porque me toca, con mis contratos de 9 meses... Hablo 3 idiomas, aparte de castellano, tengo experiencia en hoteles de ciudad, de costa, tengo experiencia internacional (EEUU, Francia), he invertido en cursos (no me acuerdo ya ni de cuantos...), masters (uno en gestion de la calidad) en postgrados (uno en direccion hotelera de 20.000 €), pero nada de nada. Para puestos de mayor responsabilidad es cierto que prefieren a gente con LADE o Empresariales. Tengo ya 32 años y mis posibilidades de saltar de recepcion en recepcion se reducen, ya que ya soy un poquito mayor para ciertas cadenas... Teniendo modulos de grado superior en alojamientos y agencias de viajes, que crean profesionales ideales para esos puestos basicos que el sector demanda, ¿para que un grado en Turismo? ¿para crear profesionales desmotivados y desesperanzados? Segun dice Aina Salome, ella no contrataria a un graduado en turismo porque tienen muchas pretensiones. ¿Esta bien decirle a los estudiantes que no tengan ilusion, que no pidan mucho, que no tengan sueños, que no luchen, que no tengan ambicion? ¿Queremos entonces momias que lleguen a su trabajo, no hablen, no tengan inquietudes, que cumplan con sus 8 horitas y para casita...?. Esto pasa mucho en la industria hotelera en España, es como una exprimidora que saca lo justo y necesario de ti para luego tirarte a la basura (como hace con todos los trabajadores temporales). Creo que con tantos grados en Turismo, escuelas de Turismo privadas, master, postgrados, etc. estamos creando estupendos profesionales, pero no se les ofrecen los puestos de trabajo para los que estan preparados. Hay una sobreoferta de personal para puestos basicos, niñ@s de practicas, etc. En el hotel donde trabajo tenemos a un botones diplomado en turismo, con un master en direccion hotelera, que habla perfectamente ingles y aleman, pero que no encuentra nada mejor que eso o con algo de suerte una recepcion. El, desmotivado, me dice que prefiere seguir como botones, que gana mas que como recepcionista (por el tema de la propinas). El Grado en Turismo pierde alumnos cada año y eso es una realidad. Los estudiantes se lo piensan mucho antes de matricularse en Turismo. ¿Para que estudiar 4 años para terminar detras de un mostrador, dando mapas, haciendo check ins y check outs, aguantando chaparrones por overbooking mientras los responsables de se esconden en sus zulos? ¿Para ganar 1.000 euros, trabajar fines de semanas, festivos, noches, etc.? Mi primo, que no ha hecho nada, instala aires acondicionados y gana 2.000 € y trabaja de lunes a viernes.... Tanto el grado en Turismo como la industria turistica en general necesitan una transformacion radical. Renovarse o morir.
Es interesante el comentario de Aina Salomé porque nos demuestra la autolimitación que se imponen los propios empresarios a la innovación. Como bien argumenta, las pretensiones de los diplomados o recién graduados, son muchas e injustificadas.( discrepo en la escasez de conocimientos ya que es inherente a cada individuo en concreto ) Su iniciativa para cuestionarse la gestión de los procesos establecidos y aplicar sus competencias más allá de la rutina operativa diaria, está en las antípodas de la burocracia jerarquizada y procedimientos estandarizados. En este caso concreto, es lógico que se busque un especialista técnico conforme con su puesto de trabajo, capaz de realizar las tareas básicas que se le ordenan y que no se exceda en creatividad. Este modelo de negocio es válido cuando el propietario y director tiene un alto conocimiento del sector y respuesta a todas la situaciones que sus trabajadores técnicos no puedan resolver.
Algunas apostillas: 1.-La formación de grado es, por definición, generalista. La especialización viene a través de los cursos de postgrado (master). 2.-En turismo, sin un bueno dominio de varias lenguas (inglés a un nivel alto otra/s) las expectativas profesionales son nulas (ya en casi todas las profesiones, pero en turismo más aún). Pero la universidad no se puede convertir en una gigantesca academia de idiomas que, además, hereda las deficiencias de esta formación en los ciclos educativos previos. El alumnado se tiene que mover, no esperar que se lo den todo hecho. Afortunadamente hoy hay muchas posibilidades de estudiar con movilidad al extranjero, que ya hubieramos querido muchos décadas atrás. 3.-Las diplomaturas en turismo han estado "secuestradas", en general, por las facultades de económicas y empresariales, que las ahormaron (en función de sus intereses endogámicos) en forma de unos estudios de ADE light, en los que de las especificidades del turismo se aprendía poco. Siendo así, son estudios que pierden casi todo su sentido: mejor (y más barato para el sistema) sería tener una buena base económico-empresarial genérica y luego especializarse con un buen master en turismo, que tenga, a ser posible, una dimensión internacional y transversal. 4.-Remito a otras reflexiones que hice hace algún tiempo en el siguiente post: http://comunidad.hosteltur.com/post/2010-12-22-la-formacin-grado-como-se-dice-ahora-en-turismo
Me ha conmovido el comentario publicado por Laura #3 por el hecho de haber desarrollado un inicio de carrera profesional paralelo al mio, con resultados semejantes. También me diplomé en el 2007 y rápidamente recibí ofertas atractivas, en puestos operativos, que rechacé al considerar que no poseía suficiente formación para desarrollar una óptima carrera profesional ( craso error ). Me fui a Londres seis meses a realizar un Trainee en el departamento de F&B de un Lujoso y céntrico hotel, donde adquirí una serie de competencias profesionales en desarrollo de procesos y disciplina, a la vez que mejoré mi inglés. Al volver a España ( craso error 2 ), convencido que iba a revolucionar el sector turístico con mis ideas revolucionarias, me convertí en un experto en auditorías nocturnas de un par de hoteles para ahorrar suficiente dinero para realizar un master en dirección de mkt y ventas. Actualmente me dedico a la hotelería de verdad, si, a la burocrática y jerarquizada batalla a corto plazo de indicadores, ratios y porcentajes de ocupación; hotelería que también ha desarrollado frases célebres e inspiradoras como " !Overbooking cada día señores!, no podemos jurárnosla a no conseguir el 100% de ocupación". En definitiva, el entorno ideal para cultivarse en la mentira del desvío por inundación de una planta, cliente con hernia discal que no puede abandonar la habitación y un sinfín de mentiras que tienes que predicar porque así se te ordena. Se genera una paradoja, una contradicción lógica, al estudiar por la mañana la importancia de generar valor y co-crear con el cliente y mi profesión real por la tarde, donde la empatía es el principal obstáculo y enemigo para la consecución de los objetivos encomendados. Quizás la solución sea crear un plataforma de jóvenes emprendedores y establecer las bases de la nueva gestión hotelera, la adaptada al mercado 2.0 y lo que venga a continuación. Si nuestro futuro sigue condicionado por los futuros hijos y nietos de constructores e inmobiliarias, dedicados a copiarse la gestión unos a otros, sin innovación ninguna, en un entorno de competencia perfecta, terminaremos perdiendo la empatía. Cuando en un sector concreto, la importancia del contenido de un CV reside en los programas de gestión hotelera y CRM que sabes utilizar, ignorando por completo todas las demás competencias, es que algo falla
Avatar Caterina Jaume Caterina Jaume hace 7 años
Gracias al equipo de Hosteltur por abrir este debate. Me parece necesario y creo que es bueno que todos empecemos a hablar de la realidad que se vive. De momento, me quedo con que existe un problema real y a nivel nacional con lo relativo a los estudios de Turismo. Ojalá este debate permita reflexionar y marcar nuevos objetivos que ayuden a actualizar la carrera y a especializar los posgrados en materia turística. Ojalá pronto se implanten cambios que permitan a los profesionales del turismo hacer su trabajo, dignamente.
Buenos días, Soy Diplomado en Turismo, pronto Graduado en Turismo, grado en alojamiento, TCP, y ahora mismo trabajo como recepcionista de hotel en la cadena Ibis Hoteles. Si, lo se, para que toda esta formación?? Pues la respuesta es muy facil, porque siento vocación por este sector y esto es lo unico que me motiva para seguir hacer creciendo el maravilloso mundo del Turismo. Se trata de una opinion muy emocional, pero quien no le gusta hablar sobre su profesion ideal???? Muchas gracias

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.