Diario 6064 29.11.2020 | 12:19
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. La crisis del coronavirus

Campings: una "bomba de relojería" si no desalojan

El Ministerio de Sanidad permite que los campings permanezcan abiertos si tienen turistas de larga estancia pero las asociaciones sectoriales recomiendan el cierre 21 marzo, 2020
  • Los clientes alojados en autocaravanas, caravanas y bungalous con lavabo y cocina podrían quedarse en teoría
  • HOSBEC: "Aunque autocaravanas y mobile-homes tengan aseo, no son elementos idóneos para pasar el confinamiento"
  • A lo largo de la costa mediterránea española puede haber en estos momentos cerca de 18.000 turistas en campings

Los campings que alojan turistas de larga estancia podrán seguir abiertos aunque no podrán admitir nuevos clientes hasta que finalice la suspensión de apertura al público de alojamientos turísticos decretada por el Ministerio de Sanidad el pasado 19 de marzo para frenar la expansión del coronavirus. Sin embargo, asociaciones empresariales y profesionales del sector no comparten la decisión tomada por el Gobierno y advierten que todos los campings deberían ser desalojados para evitar un brote de coronavirus que se cebaría además en un grupo de riesgo: turistas de la tercera edad.

Según recoge el BOE con fecha 19 de marzo, el Ministerio de Sanidad decreta la “suspensión de apertura al público de establecimientos de alojamiento turístico”, incluidos campings, ubicados en cualquier parte del territorio nacional.

Ahora bien, en el caso de los “Establecimientos de alojamiento turístico de larga estancia y de temporada”, el decreto estipula: “Queda permitida la apertura al público de aquellos establecimientos turísticos que alberguen clientes que, en el momento de declaración del estado de alarma, se hallen hospedados de manera estable y de temporada, siempre que sus ocupantes cuenten con las infraestructuras, en sus propios espacios habitacionales, para poder llevar a cabo las actividades de primera necesidad en los términos que establece el Real Decreto 463/2020”.

Yendo al meollo de la cuestión, tanto las autocaravanas como numerosos bungalows así como las caravanas más modernas disponen de su propio lavabo, una pequeña ducha y cocina.

No obstante, los usuarios de caravanas y autocaravanas saben de sobras que los retretes de estos vehículos se quedan pequeños si se trata de hacer "aguas mayores" y para esos casos la gente suele ir a los sanitarios comunes del camping. Además, cada x días es necesario acudir al llamado "Punto Limpio" del camping para vaciar los depósitos.

18.000 turistas

Ahora mismo hay en España cerca de 18.000 turistas extranjeros en campings repartidos por el litoral mediterráneo español, según estimaciones de la Federación Española de Campings.

Si tenemos en cuenta además que se trata de turistas de la tercera edad en la mayoría de los casos, el regreso a sus países de origen no puede ser de golpe, sino por etapas. En total, podríamos estar hablando de 5.000-7.000 caravanas y autocaravanas.

Es decir, durante el viaje de regreso deberían hacer noche en las áreas de servicio de las autopistas (las autocaravanas están permitidas) o en campings (en el caso de caravanas) a lo largo de la ruta hasta Francia, y desde allí seguir hasta Alemania, Holanda, etc.

El regreso para los turistas británicos también es complicado, dado que los ferrys que parten desde Santander y Bilbao hasta Inglaterra han sido suspendidos hasta mediados de abril. Es decir, para regresar al Reino Unido también necesitarían atravesar España, Francia y el Túnel de la Mancha. En total, tres días de viaje.

Autocaravanas en un camping.

Falta información

Uno de los campings más conocidos que los turistas extranjeros usan habitualmente en su viaje de regreso por etapas desde el sur de España hasta Francia es el Vilanova Park, en Vilanova i la Geltrú, situado a 45 KM de Barcelona.

Albert Casas, consejero delegado de esta instalación, explica que el flujo de viajeros procedentes del sur de la Península, en ruta hacia Francia, ha ido descendiendo en los últimos dos días.

"Nosotros permanecemos abiertos aún, aunque la mayoría de clientes han ido marchando y ahora solo quedan un centenar de caravanistas", indica.

En todo caso, "el problema es que en Francia han comenzado a cerrar campings y a los viajeros les falta información contrastada sobre qué servicios van a encontrar disponibles durante su viaje de regreso a casa".

A favor del desalojo

¿La alternativa para estos turistas podría ser quedarse en España mientras dure el confinamiento de la población? Al fin y al cabo, se trata de una posibilidad que permite el decreto del Ministerio de Sanidad.

Ana Beriain, presidenta de la Federación Española de Campings y vicepresidenta de la asociación empresarial Mesa del Turismo, cree que "lo mejor sería cerrar todos los campings, dado que la mayoría de clientes que hay hospedados en estos momentos pertenecen a un grupo de riesgo".

"Ahora bien, no los podemos sacar de un día para otro, sino irlos desalojando poco a poco a lo largo de siete días, tal como establece el decreto de cierre de alojamientos, informándoles sobre cómo pueden llegar hasta la frontera".

¿Y si algunos establecimientos, a pesar de todo, deciden seguir abiertos? "Lo harían bajo la responsabilidad de la empresa y además los clientes no podrán depender de los aseos compartidos del camping, solo podrían usar los suyos propios, tal como recoge el decreto del Ministerio de Sanidad", apunta Ana Beriain.

Personas vulnerables

“Nosotros tenemos la opinión de que los campings deben desalojarse en su totalidad para evitar ser un foco de contagio y porque aunque las autocaravanas y los mobile-homes tengan aseo, no son elementos idóneos para pasar las medidas de confinamiento de la población”, indica Nuria Montes, secretaria general de HOSBEC, la patronal del alojamiento de Benidorm y Alicante.

De hecho, el blog de la HOSBEC ha publicado una serie de “instrucciones específicas y alertas de seguridad para campings que conociendo nuestra recomendación general de cierre, opten por seguir abiertos”.

“Dada la actual situación de riesgo por contagio de coronavirus en España, y la especial situación de vulnerabilidad de los clientes de campings en las zonas de costa de la Comunidad Valenciana (personas de edad avanzada así como el uso de múltiples espacios compartidos como aseos, duchas, zonas de lavandería...), desde HOSBEC hemos considerado necesario incidir de manera más específica en las recomendaciones y normas que deben imperar en los establecimientos que decidan permanecer abiertos durante la vigencia de esta crisis”, explica esta asociación.

“Teniendo en cuenta las altas probabilidades de que se pueda dar un brote de coronavirus COVID-19 en un camping, nuestra recomendación general es que se organice el cierre ordenado del establecimiento facilitando el regreso de los clientes a sus domicilios habituales lo antes posible”, dice HOSBEC.

Los campings de larga estancia han quedado excluidos del decreto de desalojo del Ministerio de Sanidad pero HOSBEC recomienda su cierre ordenado

“No obstante, al no figurar los campings entre los establecimientos obligados al cierre por el propio Real Decreto de medidas del estado de alarma, aquellos campings que decidan permanecer abiertos, deberán tener en cuenta las recomendaciones y obligaciones que detallamos en la guía específica que hemos elaborado al respecto”, indica la asociación empresarial.

Además, en esta guía se incluye “una comunicación que debería ser entregada a todos los clientes para su conocimiento, lectura detallada y firma, en la que se le informa de todas las medidas de limitación y confinamiento en sus caravanas, autocaravanas y mobile-homes, medidas de restricción de uso de los servicios sanitarios, así como una aceptación expresa bajo su propia responsabilidad y riesgo de permanecer en el establecimiento, asumiendo todos los costes, cargos y consecuencias de la posibilidad de contagio, asistencia sanitaria, traslados, repatriación y cualquier otro gasto derivado de su estancia y que no esté cubierto por la póliza de seguros que pudiera tener contratada”.

Ministerio de Exteriores y consulados

En opinión de William Le Metayer Deckx, un profesional del camping con años de experiencia en el sector, la situación es “una patata caliente” usando un término suave o una potencial “bomba de relojería”, teniendo en cuenta la pandemia del coronavirus.

“Hay campings que pueden tener problemas para que el cliente tome la decisión de irse, porque saben que no será un regreso fácil hasta sus países de origen. Creo que aquí tendrían que involucrarse los consulados respectivos y el Ministerio de Exteriores español”, opina este experto.

“¿Qué pasaría si un camping con 1.000 personas de la tercera edad se infectara? Desde luego el hospital de la zona se colapsaría... Cuanto menos!”, advierte Le Metayer a través de su blog.

El BOE del 19 de marzo de 2020 con el decreto de suspensión de apertura al público de establecimientos de alojamiento turístico puede descargarse haciendo click en este botón de enlace

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Avatar vio vio hace 8 meses
En nuestra opinión los campings que por algún motivo tienen clientes residenciales no se deben desalojar, ya que una mayoría de dichos clientes no disponen de otra residencia a la que desplazarse o bien porque carecen de los medios para ello. Nosotros tenemos el establecimiento cerrado a cualquier nuevo cliente y a visitas, pero mantenemos los servicios necesarios para las personas que libre y voluntariamente se quieren quedar. Puedo decir que los clientes están muy agradecidos al esfuerzo que estamos haciendo para que el camping permanezca abierto. Y me quedo corto, están agradecidísimos y nos lo demuestran todos los días con su afecto y su cariño. La Asociación de Camping de Alicante, de la que forman parte varios campings con esta clientela, ha enviado un formulario que deben de firmar los clientes ratificándose en su libre voluntad de quedarse, que se acompaña de las normas que deben seguir en el establecimiento, extremándose en el uso de los aseos y recomendándoles el empleo de los propios de su caravana. También hemos implementado una política más extrema de limpieza y desinfección. En realidad, se puede decir que estamos realizando una auténtica labor social, colaborando por el bienestar de esta población centroeuropea que por su avanzada edad es de riesgo, y considerando que si estos clientes se trasladaran obligatoriamente a una residencia estarían peor. Por todo ello creemos que este tipo de establecimientos deben mantener la clientela que tenían antes de marzo, no admitiendo a nadie más, y sujetándose siempre a las indicaciones de sus asociaciones y a las autoridades. Saludos.