Un análisis de Xavier Canalis

Rajoy frente a la alternativa del Diablo

¿Bajar sueldos un 10% o subir el IVA?

Aumenta la presión internacional para que España ajuste más las tuercas a su economía, forzando una devaluación interna. El FMI y la Comisión Europea afirman que toca bajar los sueldos un 10% y subir el IVA a ciertos productos que ahora tienen el tipo reducido. A la vuelta de sus vacaciones, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy puede verse forzado a tomar una decisión. Las últimas cifras del sector turístico pueden hacer inclinar la balanza a un lado o al otro.

La propuesta de devaluación interna planteada a España por el Fondo Monetario Internacional consistiría en un gran "pacto social" para impulsar el crecimiento económico y el empleo.

Según sostiene el FMI, recuperar la senda del crecimiento sería posible mediante una devaluación interna "más rápida" a través de una rebaja salarial del 10% en dos años, combinada con el recorte de las contribuciones sociales y seguida de una subida del IVA al cabo de dos años.

En este sentido, la institución dirigida por Christine Lagarde recomienda pasar al tipo general algunos productos actualmente con tasa reducida, en lugar de aplicar una subida del tipo general.

Cabe recordar que en España la hostelería y los transportes tienen un IVA reducido del 10%, frente al general del 21%. Ver también El IVA reducido puede tener los días contados.

Desgaste político

El vicepresidente económico de la Comisión Europea (CE), Olli Rehn, reconoce que una medida de este tipo supondría un "desafío político" dado que sería necesario "alcanzar un amplio consenso político y social respecto a una óptima senda de ajuste".

Sería mucho más que un desafío político. Hablamos en realidad de un gran desgaste político.

Si el Ejecutivo de Mariano Rajoy hiciera suyas las recomendaciones del FMI y de la Comisión Europea, forzando a sindicatos, patronales y a la sociedad española en general a alcanzar un acuerdo de tales características, muy probablemente el partido gobernante saldría escaldado tras todo el proceso.

La alternativa del Diablo

Por ello, y aunque el FMI recomienda bajar los sueldos un 10% y posteriormente subir el IVA, quizá el gobierno de Mariano Rajoy opte sólo por una de las dos opciones, la que suponga menos desgaste político.

Efectivamente, subir el IVA reducido que ahora es del 10% y situarlo por ejemplo en un 12% supondría un menor coste político. Porque las bajadas de sueldos del 10% inevitablemente conducirían a una elevadísima contestación social en la calle.

Y aquí es donde entra el turismo como factor clave en la toma de decisiones.

Mariano Rajoy en su despacho. Foto: La Moncloa.Mariano Rajoy en su despacho. Foto: La Moncloa.

Recordemos que hace ahora casi un año, el 1 de septiembre de 2012, el Gobierno subió dos puntos el IVA a los servicios de transportes, hostelería, cámping, balnerario, turismo rural y restaurantes, que pasó del 8% al 10%.

Además, se aplicó un aumento del IVA de 13 puntos (del 8% al 21%) a discotecas, campos de golf, turismo activo y parques temáticos.

Pues bien, a pesar de la subida del IVA, el año 2013 “volverá a ser año récord” en número de turistas internacionales que visitarán España, según avanzó el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, el pasado 23 de julio.

De hecho, España recibió 26,1 millones de turistas extranjeros de enero a junio, un 4,2% más. Ver también Crece el superávit del turismo un 4,8% hasta mayo.

Naturalmente, aunque a los políticos les cueste admitirlo, factores externos como la Primavera árabe o las revueltas en Turquía siguen generando el efecto de turistas prestados.

En suma, el "año récord" en turismo puede tentar al Gobierno a aplicar una nueva subida del IVA, elevando el tipo reducido que ahora tienen la hostelería y los transportes. ¿Morderán la manzana?

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.