Diario 5352 17.08.2018 | 19:10
Hosteltur: Noticias de turismo
Un post de Lola Buendía

La previsible muerte de TweetDeck y el auge de HootSuite

8 marzo, 2013

Twitter dejará de actualizar y dar soporte a sus versiones de TweetDeck AIR, TweetDeck para Android y TweetDeck para iPhone. HootSuite se presenta como la principal alternativa.

El mismo día en que Twitter anunció la compra de TweetDeck hace ahora un par de años, me encontraba en un local de Vancouver con algunos de los trabajadores de HootSuite, incluido el mismo Ryan Holmes, CEO de la compañía. Recuerdo lo que Ryan me contestó al preguntarle por la noticia: que la adquisición de Twitter no supondría una amenaza para HootSuite y que ellos seguían un modelo de negocio diferente.

#shu#

Tweetdeck, crónica de una muerte anunciada.

Esta anécdota me venía a la memoria tras conocer esta semana la noticia de que Twitter dejará de actualizar y dar soporte a sus versiones de TweetDeck AIR, TweetDeck para Android y TweetDeck para iPhone. Twitter centrará sus esfuerzos en la mejora de su aplicación para móviles, algo que ya viene haciendo en los últimos meses con la incorporación de nuevos filtros, renovando los perfiles de usuarios y mejorando el sistema de búsqueda.

Lo cierto es que desde la compra de TweetDeck en 2011, lejos de mejorar la herramienta, Twitter ha ido eliminando funcionalidades y reduciendo sus posibilidades siguiendo una estrategia que parece encaminarse hacia el abandono progresivo de TweetDeck. Esto no debería sorprendernos si tenemos en cuenta que, en los últimos meses, Twitter ha endurecido las restricciones de acceso a la plataforma a las aplicaciones externas, como ha sucedido con Falcon Pro en Android o Tweetbot en Mac para escritorio.

A Twitter no le interesa tener a su alrededor a miles de aplicaciones clientes haciendo uso de su API y, en este sentido, TweetDeck siempre estuvo en el punto de mira al ser la aplicación más popular entre los usuarios. La posibilidad para Twitter de perder el control motivó la compra de TweetDeck. Ahora, dos años después, Twitter da un paso más hacia lo que, previsiblemente, será el abandono total de la herramienta.

¿Twitter quiere acabar con todos los clientes?

Dentro de su política de eliminar las aplicaciones clientes Twitter no va a por todos. La compañía cuenta con partners profesionales entre aquellas herramientas dirigidas a un público más avanzado, como es el caso de HootSuite.

Mientras que TweetDeck se lanzó como una aplicación dirigida al usuario particular (lo que le permitió conseguir mayor popularidad inicialmente entre la masa de usuarios de Twitter), Hootsuite siempre ha estado dirigido a un público más profesional, especialmente interesado en funcionalidades avanzadas para el trabajo en equipo en agencias o empresas con decenas de perfiles.

Este modelo de negocio llevó a Twitter a interesarse en HootSuite como partner tecnológico, permitiéndoles, entre otras cosas, ser los primeros en publicar tuits promocionados en su plataforma.

El esperado auge de Hootsuite como aplicación cliente por excelencia

En el momento en que tuvo lugar la anécdota descrita al inicio de este artículo, HootSuite contaba con una plantilla de unas 60 personas. Desde entonces, el crecimiento de HootSuite ha sido imparable y actualmente el equipo se ha ampliado más de 300 personas.

Hootsuite ha pasado de moverse en la misma liga que otras aplicaciones como TweetDeck o Seesmic, a comprar varias de ellas (el mismo Seesmic, por ejemplo) y a configurarse como una herramienta más completa gracias a su colaboración con importantes partners.

Panel de control de HootSuitePanel de control de HootSuite

Daniel Robles, que trabajó como International Community Coordinator de HootSuite hasta 2012 y es especialista y formador en el uso de la herramienta, explica para HOSTELTUR las claves del éxito de la startup canadiense:

“Los motivos de este éxito son múltiples pero destacaría tres por encima de todos: un marketing basado en las experiencias, el aprendizaje y la comunidad; la rapidez en la innovación; y el liderazgo en los partnerships.

En primer lugar, la marca, los casos de éxito, las experiencias personales, los #HootUp (reuniones de usuarios de HootSuite informales)... han marcado siempre un estilo de marketing en el que la comunicación y la creación de comunidad ha sido el eje central de todo, por encima del discurso de venta. Este estilo, imitado posteriormente por decenas de startup, configuró desde los inicios de la empresa una personalidad única que los usuarios han sabido valorar y apreciar.

Por otro lado, la rapidez en la innovación ha estado siempre plasmada en el afán por ser los primeros en ofrecer lo que demandaban sus usuarios. La programación de mensajes, una visualización en "calendario" de publicaciones, el sistema de estadísticas, el addon Hootlet para navegadores... son características ya habituales, pero que en varios casos fueron puestas a disposición de los usuarios por primera vez gracias a HootSuite. Una anécdota al respecto: tras algunos casos sonados en la prensa estadounidense y varias crisis de reputación por el envío de tuits erróneos, se desarrolló una característica técnica de protección de envío a cuentas corporativas en menos de una semana.

Las colaboraciones directas con los grandes medios sociales es el tercer punto que destacaría de HootSuite. No han sido tan sólo desarrolladores certificados y destacados de Twitter, Facebook, LinkedIn o Google+, sino que han formado parte siempre del selecto y exclusivo grupo de empresas que pudieron implementar por primera vez Google+ Pages en su servicio o los Promoted Tweets de Twitter. De hecho, hace unos días, anunciaron la integración con la plataforma publicitaria de Twitter siendo pioneros, de nuevo, en este tipo de acciones.

HootSuite, que siempre ha tenido clarísimo su proyecto, modelo de servicios (gestión profesional de medios sociales para organizaciones e instituciones con múltiples empleados) y modelo de negocio (freemium), se ha establecido como la herramienta 'de facto' (no hace falta más que echar un vistazo a las cuentas corporativas españolas). Porque, además, no olvidemos que en esta especie de "burbuja social" que estamos viviendo de nuevo, HootSuite es rentable (es decir, genera beneficios) desde 2011.

En el fondo, y en relación a TweetDeck, parece que aunque Twitter no hubiera hecho desaparecer el servicio, el crecimiento de HootSuite hubiera sido imparable de igual modo. No hay que olvidar tampoco un detalle esencial: TweetDeck y HootSuite siempre han tenido un público objetivo diferente, más diferente del que se puede pensar en principio. Hace años, por citar un ejemplo, Seesmic y HootSuite competían en la misma liga y HootSuite terminó comprando a la primera. ¿Hubiera sucedido lo mismo con TweetDeck si Twitter no se adelanta? Nunca lo sabremos, aunque me atrevería a opinar que sí: la empresa rentable en aquella liga, eran los búhos."

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.