Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Un análisis de Esther Mascaró

Las vacunas y la industria turística, preguntas que hoy no tienen respuesta

A pesar de las vacunas, los test seguirán siendo fundamentales para viajar hasta que no haya inmunidad de grupo 14 enero, 2021

Análisis/ Hay muchas reflexiones posibles en torno a las vacunas contra el SARS-CoV-2, el coronavirus que nos ha tocado conocer de cerca. Desde el punto de vista de la industria turística, las distintas vacunas son la gran esperanza para que 2021 enderece la situación de las empresas, los trabajadores y los destinos. Pero viendo los ritmos actuales de vacunación y viendo que según la OMS no conseguiremos dentro de este año la tan necesaria inmunidad de grupo, quizá deberíamos empezar a pensar que la vacuna es un paso más, en este momento, contra el virus, un paso necesario que será decisivo en un futuro a medio plazo, pero que de momento no representará una solución a los problemas del sector.

No creo que nadie en su sano juicio, después de lo ocurrido a lo largo de 2020, esté lanzando las campanas al vuelo y pensando que de verdad la recuperación de la industria turística llegará en 2021. Quizá lo pensamos en algún momento del año pasado, igual que pensamos en mayo que podíamos tener un verano y una temporada mínimamente razonables. Pero la realidad es tozuda y siempre pone nuestras expectativas en su justo lugar.

Ritmo bajo y reserva de viales

Esta semana publicábamos este artículo sobre cómo está yendo el ritmo de vacunación en las principales comunidades turísticas del país: ¿Cómo va la vacunación en las principales comunidades turísticas? Resulta que Madrid y Baleares se encuentran entre las que menos dosis han administrado.

En Baleares, e imagino que también en otros lugares, al parecer están guardando viales para asegurar que habrá vacunas a la hora de administrar la segunda dosis a quienes ya hayan recibido la primera (5.347 dosis, las mismas que se han administrado ya a los residentes geriátricos). Si esa segunda ronda no se garantiza, todo el esfuerzo habrá sido inútil. Y es que la vacuna no llega a todas partes en la cantidad precisa ni con la urgencia deseada.

Los hoteleros urgen a acelerar la vacunación para no perder la temporada, y los empresarios tienen claro que El ritmo de vacunación no garantiza la temporada, y es normal que lo digan porque ven amenazada la tímida recuperación que parecía posible. Pero la realidad es que la vacuna se ha elaborado, probado, aprobado, fabricado, transportado y distribuido a todos los países en un tiempo récord, aunque desde luego, en cantidad insuficiente para vacunar a todo el mundo pronto y rápido.

Menorca por ejemplo se ha fijado el objetivo de haber administrado suficientes vacunas desde ahora hasta el 1 de mayo como para poder iniciar una temporada turística con sentido.

De momento, ha concluido la vacunación en residencias geriátricas y se ha iniciado la de los profesionales sanitarios, igual que en el resto del archipiélago

El conseller balear de Turismo, Iago Negueruela, ha asegurado este miércoles que Baleares será un destino seguro "con independencia del nivel de vacunación que tenga" de cara a la próxima temporada turística, para el inicio de la cual no ha fijado fecha. Ha dicho también que no habrá un plan de vacunación específico para profesionales del turismo, y que eso es algo que el sector nunca ha pedido. También ha dejado claro que "la próxima temporada se hará en convivencia con el virus, con el proceso de vacunación, pero a la vez garantizando un turismo seguro".

De hecho, HOSBEC ha propuesto que las empresas hoteleras y turísticas se hagan cargo de la vacunación de sus trabajadores para evitar contagios en la planificación anticipada de la reapertura.

Lo del turismo seguro, ya lo hemos aprendido, no depende solamente de nosotros, ni siquiera de la voluntad política de un conseller. Y quizá un plan de vacunación específico para el personal del sector turístico en los principales destinos del país no fuera una mala idea.

Inmunidad de grupo en el 70%

La OMS advertía esta semana de que No alcanzaremos la inmunidad de grupo en 2021 aún con vacunas. Y para la industria turística esa es otra mala noticia, quizá previsible, pero de difícil encaje. El avance de la vacunación en todo el mundo es y será lento, aunque mejorará cuando haya más vacunas disponibles. Para alcanzar esa ansiada inmunidad de grupo, que corte la rápida expansión del virus, haría falta que un 70% de la población estuviese vacunada. Tardaremos en llegar a esa cifra, pero llegaremos.

Por eso es tan importante la vacunación eficaz y rápida: porque evita que se extienda y también porque le resta tiempo al virus para mutar.

Las autoridades sanitarias advierten contra los enemigos inmediatos de ese objetivo, que están identificados: el acceso limitado a las vacunas por parte de los países en vías de desarrollo, el escepticismo en torno a la conveniencia de vacunarse en parte de la población y las potenciales mutaciones del virus, algunas de las cuales ya conocemos.

Mientras, no tendremos más remedio que seguir con las medidas que ya se han demostrado eficaces: distancia social, uso de mascarillas, lavado frecuente de manos y test Covid-19

Vacunas y test

El próximo día 26 de enero en EEUU entrará en vigor la necesidad de que todos los pasajeros aéreos que se embarquen en un vuelo hacia un aeropuerto del país, aporten un test negativo o la prueba de su restablecimiento si ya han sufrido la enfermedad (vea: EEUU exigirá test negativo de Covid a los pasajeros internacionales).

Pero lo que me parece más importante de las medidas adoptadas por las autoridades sanitarias federales es esto: no será suficiente con aportar, antes del embarque, un certificado de vacunación. Simplemente porque, según esas mismas autoridades, las personas vacunadas pueden igualmente infectarse, en teoría, y transmitir el virus, aunque no estén ellas mismas enfermas.

Por eso es tan importante alcanzar la inmunidad de grupo, y eso solamente se consigue con vacunaciones masivas... y con tiempo

Sin salud no hay economía

Escuchaba ayer a un experto por la radio que decía lo siguiente: "sin salud no hay economía". Y pensé que tenía razón. Quizá hace unos meses, o unos años, hubiésemos hablado todos de un equilibrio necesario, pero en este momento, en plena tercera ola, parece claro que lo primero ha de ser la salud. Solamente así podremos recuperar el pulso económico del país y del mundo.

Crédito de la imagen: suracapulco.mx.

Algunas preguntas sin respuesta (hoy)

¿Cómo de eficaz será la vacunación en nuestros mercados emisores de aquí al verano? ¿Cómo lo será en nuestros destinos competidores del Mediterráneo? ¿Decidirán los viajeros a dónde ir en función del porcentaje de vacunación de los destinos? ¿O seguirán siendo los test y los protocolos de seguridad el factor determinante para decidirse a viajar y elegir a dónde? ¿Qué recomendaciones harán los países a sus viajeros, respecto a qué lugares visitar o no visitar? ¿En base a qué criterios? ¿Qué pasará con las nuevas mutaciones del virus que ya están declarándose? ¿Cómo afectarán a la expansión del virus y a la inmunidad? ¿Cuándo conseguiremos tener vacunado al 70% de la población? ¿Convendría un plan de vacunación para los empleados del sector en las principales comunidades turísticas?

Son muchas preguntas, y seguro que hay más... demasiadas para intentar encontrarles una respuesta en este momento

Nos quedan meses de incertidumbre, porque estamos andando por un terreno desconocido en casi todos los aspectos. Nos quedan la esperanza, y las ganas, y el compromiso de todos por hacer cada uno todo lo posible para ayudar al bien común. No rendirnos, confiar... y vacunarnos. Porque de la vacuna depende el futuro de todos a medio plazo, nos guste o no, estemos a favor o no.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.