Un análisis de Esther Mascaró

¿Tocarán de nuevo al turismo?

Análisis/ El 26 de abril puede ser un día clave para el sector turístico español. Ese día el Consejo de Ministros verá un nuevo paquete de reformas, siguiendo las instrucciones de Bruselas, que insiste en que el Gobierno, a pesar de los sacrificios impuestos, sigue sin hacer los deberes, como puede leerse en ¿España es igual a Eslovenia?.

Para Bruselas seguimos en el pelotón de los torpes y de momento estamos suspendiendo los exámenes finales. Nuestros socios europeos no reclamarán más ajustes presupuestarios, están satisfechos con los recortes y subidas de impuestos realizados hasta el momento. Pero el Gobierno no ha hecho sus deberes en el capítulo de las reformas: de las 72 normas que debían ser aprobadas antes de finalizar marzo, 41 todavía no lo han sido. Entre las que siguen pendientes se encuentra una nueva reforma de las pensiones, que la Comisión Europea exige con urgencia. Ésas son las reformas que llegarán al Consejo de Ministros el próximos 26 de abril.

El sector turístico, en ascuas

Con un ojo puesto en la Comisión Europea y el otro en el Gobierno español, al sector turístico le está entrando de nuevo una extraña sensación en el estómago. Ha quedado claro que para el Gobierno de Rajoy y todos los gobiernos autonómicos y locales el turismo es un sector estratégico... lamentablemente, no en el sentido en que el inicio de legislatura hacía prever, con los anuncios por parte de Soraya Sáez de Santamaría y del propio ministro José Manuel Soria de que este sector sería considerado como “política de Estado”. El sentido real de ese “sector estratégico” hay que buscarlo en los impuestos y tasas, que como publicó HOSTELTUR en la revista del mes de febrero, están exprimiendo a las empresas hasta el tuétano: “Impuestos al turismo, un sector estrujado por todas partes”.

El Consejo de Ministros de España.El Consejo de Ministros de España.

Buscando en la hemeroteca para escribir este análisis, me he topado con una sorpresa: resulta que el Plan Integral de Turismo ha sido ejecutado al 39%. ¿Lo sabían? Pues sí, lo publicamos en este diario el día 9 de abril, y así lo informó el ministro Soria durante la Conferencia Sectorial de Turismo. El Plan consta de 28 medidas y 104 acciones, y aunque el ministro no aclaró exactamente cuáles se habían ejecutado ya, la cifra es significativa. Soria destacó “la política de agilización de visados turísticos, el impulso al Plan de Marketing de Turespaña, el apoyo a los emprendedores turísticos a través de las líneas de financiación Emprendetur, así como la apuesta de su departamento por la introducción de la innovación en la oferta turística”. Bien, imagino que el ministro está satisfecho y que habrá empresas del sector y destinos, en algún lugar, que se habrán beneficiado de ese 39% de medidas ya ejecutadas.

Cae el PIB turístico

Ante la perspectiva de las nuevas reformas que va a anunciar el Gobierno, y viendo los antecedentes, no es raro que José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, haya aprovechado esta semana para pedir “que no se toque al turismo”. Bruselas quiere que España se apriete más el cinturón y de momento ha sido el turismo el sector que, a pesar de representar lo que representa para la economía española, más ha sufrido. Zoreda ha recordado que la última subida del IVA supuso “un duro golpe” para las empresas turísticas, al que se suman el incremento de las tasas aeroportuarias y los impuestos autonómicos y locales.

¿Tocarán de nuevo al turismo?¿Tocarán de nuevo al turismo?

De hecho, a pesar de los buenos resultados cosechados en número de visitantes (España recibió 57,9 millones de turistas en 2012, un 3% más que en el año anterior, con un crecimiento del 5,9% del gasto turístico, hasta los 55.777 millones de euros), las empresas no obtienen la rentabilidad esperada y el PIB turístico cayó un 3,2% en el primer trimestre. Es fácil deducir que sean cuales sean las medidas ejecutadas ya del famoso Plan Integral, ese 39%, no han conseguido parar la caída del PIB turístico. Por eso Exceltur sigue pidiendo un plan de apoyo al sector que incluya financiación, estimulación de la demanda interna y promoción exterior.

Esto me recuerda ese chiste del hombre colgado de un precipicio que, desesperado e impotente, pregunta: "¿hay alguien?". Y el mismo Dios le contesta. Pero él, práctico, repregunta: "¿hay alguien más?". Pues eso, tenemos un Plan Integral de Turismo, pero podemos imaginar cuánto confía el sector en él si lo que se pide es, precisamente, un plan de apoyo.

Potente a pesar de todo

El turismo es un sector tan potente en España que a pesar de la crisis, de la falta de ese plan de apoyo que pide Exceltur y con el handicap del IVA, las tasas y los impuestos, sigue siendo el principal motor de la economía:  el turismo dio trabajo el año pasado al 11,9% del total de ocupados de la economía española; a pesar de las insostenibles cifras del paro (cinco millones según el INEM y seis según la Encuesta de Población Activa), en marzo bajó por primera vez desde 2008 gracias al sector servicios; la marca turística España es la segunda mejor del mundo, sólo por detrás de la marca EEUU; España es el cuarto país en competitividad turística del mundo; el turismo es el sector líder en exportaciones por valor de 43.306 millones de euros...

Esta semana también, el director general de Turespaña, Manuel Butler afirmaba que “el sector turístico es líder y podemos moldear el futuro”. Y sin duda tiene razón, pero la caída del PIB turístico y la baja rentabilidad de las empresas a pesar de las cifras de llegada de visitantes deberían ser señales de alarma.

Esperamos que el Gobierno tenga claro que no puede seguir ordeñando la vaca del sector turístico si no quiere que se agote y que deje de prestar un incalculable servicio a la economía española. Esperamos que las reformas que se presenten el día 26 de abril sean algo más imaginativas que crujir a impuestos a los pocos sectores que siguen funcionando y, en general, a las pequeñas y medianas empresas de este país, que son las que realmente llevan la crisis sobre las espaldas: dificultades para cobrar deudas (muchas de ellas, de la propia Administración, principal morosa), sin acceso al crédito, con despidos obligados, estranguladas a impuestos, teniendo que cerrar...

Si en algún momento, en el pasado, fue voluntad del Gobierno de Mariano Rajoy que el turismo fuera un “sector estratégico” y que sobre él se ejecutaran “políticas de Estado”, está claro que ese objetivo debe recuperarse y aplicarse, antes de que el cántaro se rompa de camino a la fuente.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.