Movilizarán a la sociedad catalana

Alerta en Cataluña por El Prat

La Generalitat ha convocado al lobby de infraestructuras, el GTI-4, para analizar el futuro del aeropuerto de Barcelona-El Prat, ahora que no será privatizado. El objetivo: movilizar a la sociedad catalana.

Tras el anuncio del Ministerio de Fomento de suspender la privatización de los aeropuertos de Madrid y Barcelona, el consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Lluís Recoder, ha convocado para hoy al grupo para decidir el plan a seguir, cuyo objetivo central es la movilización d ela sociedad catalana, una vez que queda en el aire el papel que pretendía asumir Cataluña para convertirlo en un auténtico 'hub'.

Alerta en Cataluña por El Prat.Alerta en Cataluña por El Prat.Foto: Flickr: Manuel Flores/manuelfloresv (Licencia: Algunos derechos reservados)

El grupo está integrado por los máximos representantes de diversas instituciones públicas y privadas: la Cámara de Comercio de Barcelona a través de su presidente, Miquel Valls; la patronal Fomento del Trabajo que lidera Joaquim Gay de Montellà; el Círculo de Economía, presidido por Josep Piqué; y la Fundación RACC, a través de su presidente Sebastià Salvadó.

Ayer en el Parlament, Recoder anunció que pretende movilizar a la sociedad civil catalana para reclamar una gestión "individualizada" y su intención de llevar a cabo una ofensiva con las entidades que participaron en el acto multitudinario en defensa de El Prat en 2007. Paralelamente, Aena Aeropuertos renunciaba a los contratos de licitación de Barajas y El Prat.

El anuncio de la ministra de Fomento, Ana Pastor, de cancelar las licitaciones ha despertado un alud de reacciones, alertando sobre las consecuencias que tendrá esta decisión para el desarrollo del aeropuerto y la propia Cataluña. Recoder considera vital no tanto la privatización en sí como que tenga una gestión propia y desde el territorio catalán.

La Cámara de Comercio de Barcelona, por su parte, ha advertido que si El Prat no se gestiona de forma individualizada se resentiría su desarrollo y, en consecuencia, el conjunto de la economía catalana, así como proyectos de instituciones como la Fira. "No se trata de una cuestión política, sino de competencia", defendiendo que el aeropuerto necesita de instrumentos de gestión particularizada para competir con garantías de éxito en los mercados internacionales.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.