La falta de turistas puede provocar el cierre anticipado de los hoteles baleares

Está a punto de comenzar el mes de septiembre y la incertidumbre que existe sobre la respuesta que darán los mercados turísticos pone en tela de juicio el alargamiento de la temporada. Los hoteleros están preocupados porque la última semana de agosto ha sufrido una drástica reducción de la afluencia turística; septiembre no se presenta bien e incluso hay mucho desconocimiento sobre cómo evolucionarán las ventas. Por último, octubre sigue siendo un mes completamente imprevisible, al no haber apenas reservas.

Está a punto de comenzar el mes de septiembre y la incertidumbre que existe sobre la respuesta que darán los mercados turísticos pone en tela de juicio el alargamiento de la temporada. Los hoteleros están preocupados porque la última semana de agosto ha sufrido una drástica reducción de la afluencia turística; septiembre no se presenta bien e incluso hay mucho desconocimiento sobre cómo evolucionarán las ventas. Por último, octubre sigue siendo un mes completamente imprevisible, al no haber apenas reservas. Este panorama ha ocasionado una fuerte caída de los precios hoteleros y desde esta misma semana han bajado hasta casi la mitad. Fuentes del sector han puesto algunos ejemplos: los cuatro estrellas que estaban cobrando 50 euros, han debido bajar las tarifas a 28 euros. Los hoteles de dos estrellas, ante la gran bajada de precios de los tres estrellas, cobran apenas 14 euros por alojamiento y media pensión. Los empresarios consultados temen que buena parte de la planta hotelera tenga que cerrar sus puertas antes de tiempo, porque no habría una masa crítica de clientes suficiente para mantener la actividad, lo que significa que podría producirse un cierre masivo entre el uno y el 15 de octubre. "Esperamos que los hoteles cierren en las fechas acostumbradas, pero se veía venir que muchas propiedades estarían mal vendidas durante la última parte del verano", decía Miguel Amengual, presidente de Mac Hotels y de la asociación de cadenas hoteleras. "Hay que confiar en la posible reactivación de las ventas de última hora", añadió. El presidente de la federación hotelera, Pedro Cañellas, deja en el aire su respuesta "porque todo depende del lanzamiento de ofertas y de cómo respondan los mercados". A principios de septiembre Cañellas espera una buena actividad pero, a medida que transcurra el mes, sabe que se irá deteriorando. RIU no tiene previsto adelantar el cierre de sus establecimientos, "pero vivimos en la época de la incerteza, donde las ventas de última hora marcan el ritmo", dio su portavoz, Miguel Ángel Violán, quien traslada la decisión definitiva del cierre "a lo que suceda en septiembre". Otra cadena de importancia, THB Hoteles, afirma tener asegurado el mes de octubre con buenas ocupaciones debido al período vacacional de Alemania, que le proporcionara clientes "pero muchos no cuentan con esta salida y deberán cerrar a mediados de octubre", decía su director comercial, Andrés Fullana. El presidente de Ola Hoteles, Antonio Bibiloni, señaló que después de haber tenido un "buen agosto", septiembre será "medianamente malo" y también tiene incertezas respecto a octubre. En algunas zonas de Mallorca hay dudas sobre la viabilidad de la última parte del verano, como en Cala Figuera, donde el presidente de los hoteleros, Salvador Escalas, espera que "sea malo pero no catastrófico como julio, cuando tuvimos ocupaciones del 30 por ciento". La Playa de Palma estima que tendrá ocupaciones muy bajas en septiembre, del 55 al 60 por ciento, según los datos de la encuesta que realiza su presidente, Jordi Cabrer. n Cala D'Or no se tiene una información precisa sobre cómo irá el mes y también se teme que vaya mal porque "esta semana ya hemos tenido un bajón", dijo el presidente de los hoteleros, Matías Barceló. Quizás la primera quincena de septiembre sea buena, pero octubre aún no existe", según comentaba Jaime de Juan, hotelero de Cala Moreia, quien empleaba la palabra "incógnita" para definir las previsiones para septiembre y octubre. En octubre habrá cierres antes de tiempo", predecía el presidente de los hoteleros de Andratx-Camp de Mar, Guillermo Covas. "En agosto hemos tenido ocupaciones del 100 por ciento gracias a las garantías, a finales de este mes estamos al 70 por ciento y septiembre sigue siendo una incógnita". En Portocolom, la asociación hotelera es "pesimista respecto a octubre, aunque hasta el 6 de septiembre estaremos bien", decía el presidente, Juan Esteva. Un tour operador de gran importancia para Mallorca como el francés Fram, bajará sus precios y el 30 de septiembre reducirá las frecuencias de sus vuelos. No obstante, su delegado, Rafael Nadal, se muestra satisfecho porque las negras perspectivas que tenía a principios de temporada han dado paso a una muy suave bajada del 2 por ciento. (M.M., Diario de Mallorca, 29/08/03) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.