Economía colaborativa

Blablacar prevé alcanzar este año el equilibrio de sus cuentas en España

Desde el pasado mes de abril la plataforma dejó de ser gratuita y estableció gastos de gestión

Blablacar, la red que conecta a conductores con pasajeros que quieren compartir gastos de viaje, cumple cinco años en España, pero hasta abril del pasado año no comenzó a recibir ingresos. Hasta ese momento la utilización de su plataforma era gratuita para sus usuarios (conductores y viajeros), además su filosofía de trabajo no incluye la incorporación de publicidad. Durante estos años se ha centrado en desarrollar la tecnología e incrementar el número de personas registradas, hasta que hace diez meses estableció un sistema de pago online anticipado con gastos de gestión incluidos, al igual que se hizo en 2012 en Francia, donde está la sede central de la compañía.

Desde abril del pasado año, los pasajeros deben abonar, antes de iniciar su viaje, la cantidad establecida a través de la web o de la aplicación Blablacar, además de unos gastos de gestión, que suponen un 10-12% del precio. Cada viajero recibe un código que debe entregar al final del viaje al conductor para que éste pueda recibir el importe correspondiente por parte de la compañía -antes, el pasajero pagaba en mano la cantidad acordada al final del trayecto-.

El director general de la compañía para España y Portugal, Vincent Rosso, que se mostró ayer muy satisfecho por los logros alcanzados en estos cinco años, justificó la incorporación de esta contraprestación porque "además de contribuir a la sostenibilidad del entorno, tenemos que ser financieramente sostenibles". Reconoció que en los diez meses que lleva en funcionamiento el nuevo sistema de pagos, “aún no hemos conseguido cubrir los gastos operativos pero creemos que a finales de año podremos alcanzar el equilibrio”. La firma cuenta con 10 empleados en nuestro país y espera cerrar el ejercicio con unos 20 o 25.

La empresa nació en Francia en 2006 y ya está presente en 14 países. Cuenta con más de 10 millones de usuarios inscritos en Europa, con una media de edad de 31 años. No obstante, Rosso afirma que ha habido una gran evolución en los usuarios. Ya no son sólo jóvenes también los hay de cerca de 60 años, incluso tienen registrados muchos viajeros de negocios. Suelen ser ejecutivos que se desplazan con frecuencia y optan por hacerlo en compañía.

Vincent Rosso, director general de Blablacar para España y Portugal.Vincent Rosso, director general de Blablacar para España y Portugal.

De hecho, asegura que los usuarios que optan por este tipo de transporte, no sólo lo hacen por cuestiones económicas, también quieren conocer gente. Según una encuesta que Blablacar ha realizado en España, entre 1.400 usuarios, un 89% de los conductores explica que recurre a esta opción para compartir costes, un 42% por no viajar solo y un 27% para conocer a otras personas. En el caso de los pasajeros, el 59% utiliza este servicio porque lo considera útil y muy fácil de usar; el 56% por precio y un 29% porque otras alternativas no se ajustan a sus necesidades.

El éxito de la plataforma reside en gran medida en la confianza entre los usuarios, se pueden hacer valoraciones de los compañeros de viaje lo que mejora la transparencia. Además de proteger el medio ambiente con la reducción de vehículos en circulación -su ocupación media es de 2,8 personas frente a 1,7 de promedio en Europa- y reducir costes, Rosso considera que uno de los grandes logros de la compañía es el fomento de las relaciones personales.

Competencia desleal

Sin embargo, las empresas que se dedican al transporte de viajeros por carretera consideran que Blablacar está compitiendo de manera desleal. Desde hace un tiempo, Fenebús, una de las patronales del autobús, reclama el cierre de esta plataforma. De hecho, junto a otras organizaciones del sector, ultima una denuncia para pedir el cierre de esta empresa, al igual que ha sucedido con Uber.

El director de Blablacar defiende que su compañía cumple la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres, que establece que “en ningún caso, salvo el supuesto de percepción de dietas o de gastos de desplazamiento para su titular, el transporte particular puede dar lugar a remuneraciones dinerarias directas e indirectas”.

“Nuestro servicio se diseñó para que los conductores puedan cubrir los gastos que supone el viaje y nunca para que reciban beneficio extra”, afirma. Además, indica que la plataforma tiene posibilidades de detectar si un conductor está haciendo negocio e incluso puede expulsarle del sistema por esta razón -además de otros motivos como no cumplir el código de buena conducta-.

Sostiene que el nuevo sistema de pago online, les permite medir la frecuencia de los viajes y de los pasajeros y conocer así si el conductor intenta obtener un beneficio añadido de estos desplazamientos.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.