La generación G, los próximos consumidores

Ya hemos hablado en otras ocasiones de nuevos conceptos en torno a los nuevos consumidores. Desde prosumer a adprosumers pasando por proksumers, todos muestran una serie de nuevas características que les hacen enfocar la experiencia de compra y disfrute del producto o servicio desde una nueva perspectiva.

Desde un punto de vista más puramente sociológico podemos hablar de la aparición de una nueva generación, la generación G, un nuevo segmento no sólo de consumidores, sino de ciudadanos que se caracterizan por asumir gran parte de los componentes del 2.0 en su experiencia vital.
 
Por supuesto, este hecho hace que como consumidores desarrollen también una serie de gustos y comportamientos relacionados con el 2.0 que les afecta en su experiencia de compra.
 
La generación G viene a sustituir, y en algunos caso a coexistir, con otras generaciones como la X, que renegaba de la autoridad, y la Y, totalmente entregada a la tecnología. La generación G por el contrario tuene su caracterización en un comportamiento más solidario, descreído y escéptico. No cree en las grandes empresas y corporaciones y las marcas han empezado a perder el carácter de valor seguro y seña de identidad. Son una generación de informados y transmisores de esa información de un modo social, colaborativo. Para ellos el entorno natural es la red, por lo que no son egoístas en compartir el valor y la información.

La recomendación, factor clave de compra
 
La crisis económica ha acentuado esas características, de modo que su experiencia e impulsos de compra no son iguales a los de las generaciones precedentes. Así, el principal factor de incitación a la compra es la recomendación. Cualquier recomendación proveniente de su red será bien recibida. Por supuesto estas recomendaciones tendrán más valor que cualquier información que provenga de la empresa o la marca.
 
El concepto gratis lo han integrado como algo natural en su proceso de compra. Ya no se sorprenden porque una empresa o marca les ofrezca parte de su producto, o todo, gratis. Lo están experimentando constantemente en la Red y para ellos los límites entre el online y el offline es muy difuso. Elementos de uno u otro se mezclan de modo que no piensan ya en dos existencias, sino en una sola. Los amigos son amigos, independientemente de que sólo hayan podido tratar con ellos a través de la Red.

Un nuevo concepto de valor
 
Los commodities abundan para la generación G, por lo que su concepto de valor se diferencia respecto a los demás. El gratis, ya decimos, está integrado en su experiencia vital, por lo que esto por sí sólo no va a conseguir su fidelidad. Y si importante es lo gratis también lo es el compartir.
 
Esta concepción del propio modelo existencial como red favorece la aparición de comportamientos pseudoaltruistas en los que conceptos como "compartir" ocupan un lugar fundamental. La confianza la han trasladado de las empresas y marcas a sus amigos y "colegas". Ya no basta con tener un buen producto, los consumidores han de creer también que lo tienes, y la generación G pide un producto o servicio en el que el concepto de valor no se circunscriba al propio producto o servicio, sino que se vea completado por una serie de productos o servicios "satélites" que completen el concepto de valor.
 
Juan Sobejano (juan.sobejano@hosteltur.com)
 
 
consumidor.jpgconsumidor.jpg

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Observatorio20/03/2009 16:03:00

Bueno, así las cosas ya se puede ver cierto orden en las ideas. El cambio no es un formalismo tipo calendario: porque haya llegado el Siglo 21.
Ahora un muchacho, o una muchacha, hasta menor de 18 años, puede programar y realizar su viaje "con toda naturalidad" - ¡a cualquier lugar del mundo! - gastando poco, ¡viajando solo o sola! Cosa que muy pocos de sus padres han hecho o haran en su vida. Bueno, y lo peor no es eso: cuando llegan a su lugar de destino "llegan como a su casa", Ah, pero si algo no les gusta bye. ¿Y qué les gusta? NADA, pero odian lo absurdo. Claro, se acomodan "donde sea", tienen sus propias prioridades y saben muy bien lo que quieren - que sólo ellos mismos saben, o al menos, se lo imaginan -. Por lo general "conocen" y no en un sentido figurado "incluso hasta ya tienen amigos que nunca han visto".
Algunos cuentan con el dinero de sus padres, otros además, con algo del suyo propio porque trabajan y ahorran para su "proyecto". ¡Y estamos hablando de "niños"! También los hay que son de familias con rescursos, pero ellos pueden dormir en el ¡suelo si es necesario!, y eso que algunos hasta tienen tarjeta de crédito que cualquiera envidiaría. Claro, no son tontos, !saben de administración!
En fin, lo de la generación G no se si haga referencia al punto del mismo nombre :-), que además tampoco tienen como tabú, pero si se habla de la "experiencia" en el acto de viajar, ahí está el ejemplo perfecto.
Y es sólo la punta del iceberg, es sólo un ejemplo - hay más -, es una mirada rápida de lo que está pasando y de lo que va a pasar ; y todavía hay gente que se disgusta dizque porque alguien no le habla bonito, cuando lo que debería hacer es callarse, bajar la cabeza y utilizarla, aprender y agradecer que hay gente que pierde tiempo compartiendo sus "secretos de estado"; deberia aprovechar y al menos intentar salvar su negocio o hasta su trabajo.
Si yo me tomo la delicadeza de perder mi tiempo aquí o en cualquier otro sitio web, no es para agradar a nadie que lea lo que escribo, es para compartir, REGALAR cosas que sé, adolecen, diciendolas tal y como las veo; no soy psicologo, político ni terapeuta. Claro que debería cobrar por lo que me ha tomado años, esfuerzo y sabiduría entender, pero el cambio de ahora significa también eso; que hasta el oro puede llegar a ser gratis.
¿Quiere ganar dinero? ¿quiere poner a producir su negocio? ¿Cree que con "agregar valor" es suficiente? ¿cree que sumergido en la ignorancia lo va a lograr? ¿cree que a alguien le interesa lo que usted quiera? Bueno mi estimado amigo... DESPIERTE, el cambio es más fuerte de lo que pueda imaginar; y muchos, por más que se lo griten en la cara, no lo podrán oir... su ceguera no los deja; esa es la ventaja que tienen ahora los que no son "perfectos". A ellos les pertenece el futuro, es decir, los CLIENTES. ¡Bienvenidos al Siglo 21, el tiempo de las oportunidades!

10 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.