Diario 2207 28.01.2020 | 08:47
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Pequeña recuperación en septiembre y octubre

El BSP argentino se despierta tras 17 meses de caída

La facturación de las agencias acumula un derrumbe del 25,5% en lo que va del año, pero aún hay signos vitales 25 noviembre, 2019
  • En los primeros 10 meses de 2019, la facturación de las agencias de viajes argentinas cayó un 25,5%
  • Pese a la profunda caída del BSP en 2019, en septiembre y octubre se verificó una pequeña recuperación, fruto de la estabilidad cambiaria
  • En lo que va de 2019, las consolidadoras lograron una mejor performance que las OTA y las mayoristas líderes del mercado argentino

La relativa estabilidad cambiaria conseguida tras la devaluación de agosto y la posibilidad de que se produzca otra en cuanto asuma el nuevo Gobierno, parecen haber reactivado el pulso de las agencias de viajes de Argentina. En septiembre y octubre, el BSP en ese país volvió a mostrar signos vitales tras 17 meses consecutivos de caída. Aún así, en el año se acumula un derrumbe del 25,5%.

El Estudio Singerman & Makon, consultora que asesora a la Federación Argentina de Asociaciones de Agencias de Viajes y Turismo (Faevyt) y desarrolla su Observatorio Económico de la Agencias de Viajes (Oeatur), dio a conocer un estudio titulado “Informe Mercado BSP en Argentina, en el que se señala que entre enero y octubre de 2019 la facturación de esas empresas acumula una caída del 25,5%.

Pero cuando se toma una línea de tiempo más extensa, se asegura, el derrumbe es todavía peor. Solo para ilustrarlo, vale señalar que en el último tercio de 2018 la baja fue del 50%, contra el mismo período de 2017. Hasta agosto, inclusive, el sector llevaba 17 meses consecutivos en retroceso.

Fuente: Estudio Singerman & Makon

El estudio revela que en septiembre y octubre se produjo una pequeña pero llamativa recuperación. En el primer caso, fue del 0%, es decir, se igualó el volumen de dólares facturados en relación a septiembre de 2018; mientras que en octubre se verificó un alza del 13%.

Según se explica, una de las razones centrales sería el fuerte y progresivo control de cambio aplicado luego de las elecciones primarias de agosto (cuando se produjo la mencionada devaluación) y profundizado en octubre, y tras los comicios generales. Esa política mantiene bajo control y a un precio relativamente bajo al dólar, lo cual favorece la compra de pasajes al exterior y también el flujo doméstico.

En cuanto a la cantidad de boletos vendidos, el informe de Singerman & Makon señala: “Los tickets emitidos en el mercado BSP mostraron una mayor volatilidad, debido a la disidencia entre los vuelos de cabotaje y los vuelos internacionales. Mientras estos últimos reflejaron caídas interanuales en nueve de los diez meses de 2019, los primeros sólo cayeron en tres. Con la suma de ambos, octubre cerró con una caída interanual del 6,2% en la cantidad de tickets emitidos, acumulando una merma del 4% con relación a los primeros diez meses de 2018”.

Fuente: Estudio Singerman & Makon

Cuando el estudio habla de “disidencias entre los vuelos de cabotaje y los vuelos internacionales”, se refiere a que los registros muestran comportamientos verdaderamente dispares. Por solo tomar una muestra, en septiembre el internacional cayó un 1%, mientras que el cabotaje creció un 3,5%. En tanto, en octubre los datos se invirtieron: los pasajes internacionales se incrementaron nada menos que un 16%, contra una baja del 7,3% en el nacional.

Si se toma el acumulado del año, entre enero y octubre el internacional lleva una pérdida del 28%, frente a una disminución del 12,6% en los tickets domésticos.

Tendencia “consolidada”

Desde hace varios años, el mercado argentino ha ido mostrando evidentes y profundos cambios. El más importante de ellos ha sido la irrupción de las OTA, que se han quedado con una importante porción del mercado y con el liderazgo en el BSP, como Despegar, Almundo y Avantrip, entre otras.

Pero, simultáneamente, cada vez menos agencias de viajes quieren someterse al engorroso y oneroso proceso de obtener su “chapa IATA”. Por eso, las consolidadoras han concentrado todavía más al mercado, intermediando entre agencias “no IATA” y las compañías aéreas para la emisión de tickets. Así, fueron escalando posiciones en el BSP hasta ocupar varios puestos del top 5.

Fuente: Estudio Singerman & Makon

El auge de los consolidadores parece potenciarse en 2019. De acuerdo al informe de Singerman & Makon, en los primeros diez meses del año registraron un crecimiento del 1,3%, frente a las caídas del 1,5% de las OTA y del 3,5% de las mayoristas top 5.

Pero en las crisis nadie se salva del todo. La caída en la cantidad de boletos vendidos afectó a todos por igual: los consolidadores vendieron un 10,3% menos; las OTA, un -15,7%; y las mayoristas líderes, un -6,6%.

Por eso, todos ellos enfocaron sus estrategias al turismo interno, mostrando crecimientos notables en ese sentido.

Mercado devaluado

Como se desprende de toda la información anteriormente expuesta, aunque el volumen de pasajes vendidos lleve una baja acumulada del 4% en los primeros diez meses, la facturación cayó un 25,5%, y eso se explica principalmente porque las agencias empezaron a vender más tickets de cabotaje, para suplir el desplome del emisivo internacional. Y, como se puede suponer, con el cabotaje se factura menos que con los viajes al exterior.

Pero para entenderlo mejor, es preciso explicar el marco económico en el que se desarrolla todo este fenómeno.

Fuente: Estudio Singerman & Makon

Lo que se ve en el gráfico anterior, es la evolución del tipo de cambio. Y Singerman & Makon trazan una crónica de estos últimos diez meses. “En el primer mes y medio del año, la cotización del dólar tuvo un comportamiento estable, rondando alrededor de los AR$ 37 y AR$ 38. Sin embargo, en la segunda quincena de febrero la divisa comenzó a registrar una tendencia depreciatoria sumada a una alta volatilidad, que continuó hasta el mes de mayo con picos records que rozaron los AR$ 47. Recién desde mediados del mes de junio la divisa logro estabilizarse, cerrando el mes en una cotización promedio de AR$ 45. Pero, la estabilidad cambiaria previa a las elecciones primarias del mes de agosto se vio interrumpida bruscamente luego de las mismas. En dicho mes la moneda nacional se devaluó un 25%, tendencia que continuó durante septiembre y octubre, aunque en menor medida”, relata la consultora.

En ese sentido, y a modo de conclusión, ratifican: “Con un tipo de cambio que continúa en niveles históricos, el turismo emisivo sigue contrayéndose mes a mes, afectando a la facturación por la emisión de tickets aéreos en vuelos internacionales, y generando el efecto precio negativo de la facturación por tickets de vuelos de cabotaje medida en dólares”.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.