Diario 2428 01.12.2020 | 09:47
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Crisis por coronavirus

Marriott reabre en Cusco, con la mira en el mercado latinoamericano

La cadena puso en marcha el JW Marriott El Convento Cusco y el Palacio del Inka, a Luxury Collection Hotel 6 noviembre, 2020

Tras la reapertura turística de Perú a los países de América y la puesta en marcha de los principales atractivos del país, Cusco se ha convertido nuevamente en un epicentro, tanto para el turismo interno como para el internacional. En ese marco, Marriott Internatioonal anunció la reapertura del JW Marriott El Convento Cusco y del Palacio del Inka, a Luxury Collection Hotel, sumándose además la promoción del destino.

El 1° de julio pasado, Perú decidió reabrir paulatinamente su turismo interno tras cuatro meses de cierre absoluto por la pandemia. Ya en octubre, inició la desescalada internacional don una incipiente apertura a siete países de América; y en noviembre ya a casi todo el continente, a la par de la puesta en funcionamiento de algunos de sus principales atractivos, como Machu Picchu o las Líneas de Nazca.

(Ver: Perú habilitará en noviembre vuelos a casi toda América)

En ese marco -con capacidades limitadas y estrictos protocolos-, la ciudad de Cusco comenzó a reconstruir su poderío como epicentro turístico del país, tanto para los pasajeros nacionales como para los internacionales, que ya han comenzado a arribar.

En sincronía, Marriott International se sumó a esta desescalada anunciando la reapertura de dos de sus propiedades en el país, ambas emplazadas en ese destino, puerta de entrada a Machu Picchu y otras tantas experiencias. Se trata del JW Marriott El Convento Cusco y del Palacio del Inka, a Luxury Collection Hotel.

A través de un extenso comunicado, la cadena aseguró que ambas están de regreso y a la espera de los visitantes de Sudamérica, pero también de México, Estados Unidos y Canadá. Y, en ese aspecto, se sumó a la promoción de Cusco, que el año pasado superó los 4 millones de visitantes, y de Perú.

Respecto de Cusco, sostuvo que la ciudad “tiene un sinfín de atractivos que ofrecer, desde coloridas callecitas empedradas que guían a su Centro Histórico, donde sobresalen la Plaza de Armas y la Catedral del Cusco, hasta su reconocida gastronomía a base de mariscos y cultivos locales”. Y es que ese es el marco en el que se encuentra el JW Marriott El Convento Cusco, cuyo diseño gira en torno al antiguo Convento Colonial de San Agustín del Siglo XVI, declarado Patrimonio Cultural por el Gobierno peruano.

Desde luego, aseguraron que la propiedad reabre adaptado a la “nueva normalidad” y tras la renovación de sus 146 habitaciones y su propuesta gastronómica, al tiempo que estrena actividades. “Estamos seguros de que vendrán tiempos prósperos para el turismo en Cusco y el resto del país”, afirmó Rodrigo Rizzi, gerente general del hotel.

En tanto, el Palacio del Inka, a Luxury Collection Hotel, es un histórico hotel de lujo, con “experiencias auténticas” y que incluye el restaurante Inti Raymi y el patio interior del hotel, así como del famoso “Tour Museo” que lleva a los huéspedes por un recorrido para conocer la cultura e historia del destino a través de piezas arqueológicas únicas y obras de colección.

Como se señalaba, en ambos casos las reaperturas se producen en línea con las regulaciones de las autoridades locales y siguiendo los protocolos del Compromiso con la Limpieza, anunciado por Marriott International. Entre otros protocolos, se incluyen la implementación de tecnologías mejoradas de limpieza, el uso de rociadores electrostáticos y equipos de protección, cambios en el régimen de aseo y el reacomodo de mobiliario para asegurar el distanciamiento social. Además, los dos cuentan con el sello Safe Travels, del WTTC.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.