Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Crisis por coronavirus

Argentina ratifica su temporada de verano, pero impondrá restricciones

Lo aseguró el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, quien explicó que lo que se hará es aplicar “restricciones puntuales” 6 enero, 2021

“No se va a suspender la temporada, sino controlarla más”, aseguró el ministro de Turismo y Deportes de la Argentina, Matías Lammens, quien descartó así los rumores que hablaban de una posible vuelta a una cuarentena estricta que arruinara la esperada alta estival, ante el fuerte incremento de los contagios. De todos modos, admitió la problemática epidemiológica y anticipó que habrá mayores controles y algunas “restricciones puntuales” para evitar aglomeraciones.

Producto de una fuerte circulación interna potenciada por las Fiestas, la cantidad de casos de COVID-19 en la Argentina han vuelto a mostrarse en alza en lo que podría entenderse como el principio de su “segunda ola”. Existe, en consecuencia, una fuerte preocupación por parte de las autoridades respecto a cómo contener este nuevo avance de la pandemia, frente a una sociedad y una economía que han sufrido uno de los aislamientos más extensos del mundo, y en pleno inicio de su temporada alta estival de turismo.

En ese marco, en las últimas semanas se verificó una fuerte presión mediática para volver a las etapas más duras de la cuarentena, e incluso comenzaron a circular rumores de todo tipo acerca de las posibles medidas restrictivas que tomaría el Gobierno de Alberto Fernández. El amplio abanico de trascendidos incluyen la cancelación lisa y llana de la temporada de verano que el Ejecutivo lanzó como “una decisión política”.

Lammens ratificó la temporada de verano desde Villa Gesell, en la Costa Atlántica

Este martes 5 de enero, el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, lo desestimó rotundamente. En declaraciones al canal de América TV, recogidas por la agencia oficial de noticias Télam, enfatizó que el Gobierno que no está en estudio suspender la temporada.

“No se va a suspender la temporada, sino controlarla más con algún tipo de restricción, sobre todo en la nocturnidad, porque es una situación que se está dando en todo el país”, afirmó el funcionario.

En efecto, admitió que existe una problemática, fruto del relajamiento de parte de la sociedad respecto a las medidas de prevención y de las aglomeraciones que se registran en todo el territorio. Por eso, anticipó que el Estado va a "reforzar su presencia", aplicando "algunas restricciones puntuales para situaciones específicas", dado que "con la responsabilidad individual, no alcanzó".

Como ejemplo de control, Lammens destacó el caso de la localidad balnearia de Villa Gesell donde, según afirmó, no se registró hasta el momento "ninguna foto con grandes aglomeraciones de gente en la playa o fiestas nocturnas". “El intendente (Gustavo Barrera) no dejó entrar gente a la playa entre las 22 y las 6 de la mañana, lo que me parece que es una medida sensata, y, además, puso multas en las casas donde se encontraba fiestas clandestinas", añadió.

Para aceitar la coordinación, el ministro se reunió con el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, para analizar la situación y compartir experiencias. En tanto, este último juntó a los intendentes de los municipios más involucrados en la alta de verano, y juntos determinaron también no suspender la temporada, sino implementar restricciones puntuales y controles.

En relación a los motivos de los incumplimientos por parte de la sociedad, Lammens opinó que el manejo de la pandemia pareciera haber caído en la Argentina en la llamada “grieta”, que divide ideológicamente a la población. “En alguna medida, hay una actitud desafiante de una parte de la sociedad”, reflexionó, y agregó: “El virus no tiene ideología; no es quién está a favor y quién está en contra. Y cuando se repasa lo que sucede en todo el mundo, por ejemplo, en Europa, todos están en una situación muy complicada y todos han tomado medidas de restricción extrema", analizó.

Y, por eso, justificó las inminentes restricciones: "No queremos tomar ese tipo de restricción, pero para eso tenemos que entender los argentinos y argentinas que nos tenemos que cuidar, que para tener una buena temporada de verano, para poder ir más de vacaciones, para poder descansar con nuestras familias, tenemos que cuidarnos mucho".

Mucho movimiento, poco dinero

Respecto a la temporada en sí, Lammens sostuvo que "hay mucha gente", como queda demostrado demuestran los datos que surgen de la aplicación Verano, requisito indispensable para movilizarse por el país.

Hasta el 4 de enero, detalló, más de 500.000 personas visitaron la Costa Atlántica, mientras que más de 1,2 millones se movieron todo el país, con una aceptable ocupación para un contexto de pandemia. "Los niveles de ocupación varían: en algunos lugares son superiores al 70% u 80%; en otros, cerca del 50%", indicó.

El gobernador Kiciloff recibió el apoyo de los intendentes para ratificar la temporada

Sin embargo, consignó que "hay un problema con la hotelería porque mucha gente decide no ir a hoteles, entonces es el sector que más está sufriendo", añadió.

Finalmente, en cuanto a los establecimientos gastronómicos, ahora podrían también acusar el impacto de una probable restricción para funcionar en horarios nocturnos. Para evitar esto último, y dado que este sector es “un gran generador de empleo”, Lammens contó que dialogó sobre el tema con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para que las medidas respeten los horarios normales de la actividad.

Avatar redactor Rolando Klempert Izaguirre Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.