Diario 5714 15.10.2019 | 09:23
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Un análisis de Xavier Canalis

¿Cuál ha sido el cambio megadisruptivo del turismo en 2018?

29 diciembre, 2018
  • En 2018 hemos conocido multitud de innovaciones con gran potencial transformador
  • Este año se ha acelerado la implementación de diferentes tecnologías en el turismo
  • Blockchain, big data, robots, inteligencia artificial por un lado... Y JOMO por el otro

Análisis/ Identificar los cambios mega-disruptivos del turismo, cuando han pasado décadas o siglos, es fácil. Lo difícil es verlos en el presente, cuando comienzan a despegar.

Lo cierto es que a lo largo de este 2018 hemos conocido multitud de innovaciones que de un modo u otro parecen llamadas a transformar la industria turística.

Muchas de estas novedades se basan en invenciones o desarrollos que arrancaron hace tiempo, pero ha sido este año cuando se ha acelerado su implementación en diferentes sectores del turismo.

¿Será el blockchain?

Por ejemplo, se ha hablado mucho este año del blockchain o "cadena de bloques" basada en técnicas criptográficas.

Según IBM, el blockchain está llamado a ser el futuro de las transacciones digitales.

Algunos aseguran que el blockchain es el futuro de la distribución hotelera, pero otros dicen que de eso, nada de nada...

Incluso hemos leído que el blockchain es una amenaza para la intermediación turística. Y de nuevo, hay división de opiniones.

"Hay gente que defiende mucho el blockchain: lo presentan como un registro de información que no está controlado por nadie, sino que lo controla toda la comunidad de usuarios. ¿Pero cuál es el paradigma del blockchain en la actualidad? El bitcoin ¿eso es transparencia? No se sabe ni quién lo fundó", apunta Joan Miquel Gomis, profesor de intermediación turística en la Universitat Oberta de Catalunya.

Tuve la oportunidad de entrevistar a Gomis hace unos días (fue un rato fascinante, se lo aseguro). Aquí les dejo un avance:

"Nos dicen que el blockchain no podrá ser controlado ni por los bancos ni por los gobiernos…¿Tampoco por los gobiernos democráticos? Pues eso me preocupa"

Por otra parte, Joan Miquel Gomis añade: "Fijémonos qué organizaciones y empresas está invirtiendo mucho ahora mismo en la tecnología blockchain: entre ellos, la banca y compañías intermediarias como el grupo turístico TUI. Y lo hacen porque ven en esta esta tecnología una herramienta de gestión interna".

"Por otra parte, el blockchain también puede facilitar que diferentes actores se puedan unir en plataformas para ser más eficientes, pasando a ser nuevos intermediarios ellos mismos. Pero no acabo de ver que esta tecnología se vaya a cargar la intermediación ni que vaya a ser una revolución como sí lo fue internet".

Podrán leer la entrevista completa a Joan Miquel Gomis (donde también estuvimos hablando de Google, Facebook, Airbnb, Booking, Expedia, Amadeus...) en nuestra próxima revista especial de Fitur 2019.

¿Será el big data?

El uso de datos gran escala comienza a tener cada vez más aplicaciones en el sector turístico, tal como hemos visto este año en múltiples noticias.

Así, se habla de big data para la gestión sostenible de destinos, de big data para facilitar la toma de decisiones a los hoteleros, de big data para conocer mejor al cliente, de big data para predecir el comportamiento de los turistas...

IBM: “La inteligencia artificial va de datos, no de robots, que son únicamente una interfaz”

Los futurólogos nos aseguran que gracias a los avances de la inteligencia artificial podremos conocer mejor al cliente, mejorar la eficacia de las empresas, aumentar las ventas, construir destinos inteligentes... No obstante, podríamos encontrarnos en mitad de una burbuja a punto de estallar. Por una sencilla razón: "es más fácil engañar a la máquina que engañar al ser humano".

¿Será el JOMO?

Quizá el cambio más disruptivo de 2018 no haya sido una innovación tecnológica en sí, sino más bien un rechazo a la invasión tecnológica por parte de los consumidores...

En este sentido, un par de informes presentados en la feria World Travel Market de Londres apuntan a un segmento creciente de consumidores que rehúsan el móvil en sus vacaciones.

Y es que los consumidores tienen un "dilema digital": reconocen las ventajas de la tecnología pero también sus riesgos.

De este modo, vemos un segmento cada vez mayor de viajeros que desea una "experiencia analógica" para desconectar del todo.

Sin embargo, según apuntan los expertos, no se trata en absoluto de comenzar a prohibir los dispositivos móviles, sino de orientar el marketing a experiencias más relajantes. Podrán leer el artículo completo en el siguiente enlace: Del FOMO al JOMO: la tendencia anti-tecnológica que llega al turismo.

Un hotel Sheraton ha sido el primero en introducir robots que se hacen cargo de tres funciones: transportan el equipaje de los clientes, guían al huésped por las instalaciones y llevan comida a las habitaciones (room service).

¿Serán los robots?

Personalmente, creo que identificar los cambios mega-disruptivos del turismo, a toro pasado, cuando han pasado décadas o siglos, es fácil.

Lo difícil es ver esos grandes cambios en el presente, cuando aún son tendencias que comienzan a despegar o quizá hechos aparentemente anecdóticos

Pero si tuviera que mojarme, apostaría por los robots.

Y es que en 2018, por primera vez hemos visto cómo una gran cadena hotelera, Sheraton, ha introducido robots en sus establecimientos para llevar a cabo quehaceres diarios, no como atracción turística.

Así, los robots en el Sheraton de Los Angeles se encargan de llevar maletas desde la recepción hasta la habitación y se ocupan del servicio de habitaciones.

Los robots del Sheraton tienen el aspecto de pequeñas cabinas telefónicas sobre ruedas y están equipados con sensores para no chocar con clientes, empleados u otros robots.

De este modo, los robots hacen las tareas pesadas y el personal dispone de más tiempo para relacionarse con los huéspedes. Pueden leer el artículo completo en este enlace Los robots conquistarán el turismo y comienzan por el hotel Sheraton.

Es cierto que los robots aún tienen una presencia apenas visible en la industria turística. Pero su introducción progresiva en el sector (ocupando cada vez más puestos de trabajo e interactuando con clientes) probablemente va a marcar un antes y un después en la historia del turismo.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.