Diario 5760 08.12.2019 | 14:00
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. El Hotel Henn-na, en Nagasaki, que se hizo famoso hace cuatro años

Los robots del hotel de Japón, despedidos por ineptos

Las máquinas provocaban más problemas de los que resolvían 3 febrero, 2019
  • Los velocirraptores que atendían al cliente en recepción necesitaban ayuda humana para escanear los pasaportes al hacer el check-in
  • El robot de la habitación emitía sonidos en mitad de la noche al confundir los ronquidos del huésped con posibles indicaciones
  • Los dos robots portaequipajes sólo llegaban a 24 de sus más de 100 habitaciones, además de estropearse con mal tiempo o quedarse atascados

En verano de 2015 abrió el primer hotel gestionado por robots, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo, y el que más y el que menos pensó que el futuro ya estaba aquí y que en breve todos los establecimientos serían así. Nada más lejos de la realidad: el Hotel Henn-na (extraño en japonés), en Nagasaki, se ha visto obligado a prescindir de los servicios de más de la mitad de su plantilla robótica por crear más problemas de los que resolvía, según ha publicado The Wall Street Journal.

De los 243 robots que trabajaban en sus instalaciones no se han salvado ni los más emblemáticos, como los velocirraptores que atendían al cliente en recepción, ya que necesitaban ayuda humana para fotocopiar el pasaporte del huésped para hacer su check-in. Tampoco sabían responder a las preguntas que les realizaban sobre el destino o cuestiones más complejas.

Una vez en la habitación la experiencia no mejoraba, ya que Churi, el robot femenino que apagaba las luces a indicación del cliente o contestaba a sus preguntas, emitía sonidos en mitad de la noche al confundir sus ronquidos con posibles órdenes. Tampoco les ofrecía información actualizada de los horarios de apertura de los locales y atractivos turísticos del entorno, por lo que en ocasiones se los encontraban cerrados cuando iban a visitarlos.

Y si lo que el cliente necesitaba era que le llevaran la maleta, lo mejor y más rápido era que lo hiciera él mismo porque sus dos robots portaequipajes sólo llegaban a 24 de las más de 100 habitaciones del hotel, además de estropearse cuando llovía o nevaba, o quedarse atascados tras chocar unos con otros.

La robot Churi tampoco ofrecía información actualizada de los horarios de apertura de los locales y atractivos turísticos del entorno.

Si a todo ello unimos la obsolescencia de los que sí funcionaban cuatro años después de su puesta en marcha, el resultado ha sido un ERE indefinido para más de la mitad de su plantilla automatizada y dejar esas labores en manos de los humanos. El gerente del hotel, Takeyoshi Oe, y el presidente de la compañía, Hideo Sawada, han reconocido que la tecnología presente en estos robots no estaba lista para ese tipo de presión laboral.

El valor del factor humano

Esta decisión viene a reforzar a las voces del sector que cada vez ganan más adeptos, asegurando que ninguna máquina podrá superar la inteligencia, el trato y el servicio humanos. Su misión será siempre ocuparse de las tareas más repetitivas y rutinarias, tanto ante el cliente como en el back office, con una automatización que permitirá liberar al personal de ese trabajo que no aporta valor añadido para centrarse en el que sí lo aporta, dotando de calidad y calidez humana al servicio.

De momento, por tanto, tendremos que seguir esperando para ver un hotel con personal robótico que verdaderamente sea eficaz en las labores que les asignen.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.