Edición España. En una carta abierta a los países miembros de la Organización Mundial del Turismo

Ex altos cargos de la OMT proponen que no sea ratificado Pololikashvili

A raíz de lo denunciado en el informe de la Oficial de Ética de la institución sobre la deriva en la gestión de RRHH. Ese informe será visto en la Asamblea General de Madrid 15 noviembre, 2021

Una decena de ex altos cargos de la Organización Mundial del Turismo (OMT), entre los cuales está el ex secretario general Taleb Rifai, han escrito una carta abierta a los países miembros de la OMT pidiéndoles que, en la próxima Asamblea General de Madrid, reconsideren la confirmación del actual secretario general Zurab Pololikashvili en su cargo, a raíz de las "preocupantes" afirmaciones que hace en su informe la Oficial de Ética de la OMT, de las que informamos en Preocupación interna por la deriva ética de la OMT. Los firmantes sugieren a los países miembros que pidan el voto secreto y fuercen la apertura de un nuevo proceso electoral para elegir al secretario general. También invitan a los países miembros a proponer una investigación interna. El ex secretario general Francesco Frangialli no ha firmado la carta, pero dice que comparte y apoya el escrito y que la OMT se ha convertido en una institución donde "la indecencia no tiene límites y el concepto de ética se ha convertido en una incongruencia".

Los firmantes de la carta pretenden llamar la atención a los países miembros de la OMT, de cara a la Asamblea General de Madrid, sobre los "hallazgos inquietantes" que contiene el informe de la Oficial de Ética de la Organización, donde esta funcionaria lamenta "con preocupación y tristeza" las prácticas no transparentes de la actual gestión, que dejan un "amplio espacio para la opacidad y una gestión arbitraria".

Basándose en estos "hallazgos desconcertantes", proponen a los estados miembros que los tengan en cuenta antes de considerar la reelección del secretario general, Zurab Pololikashvili, para el periodo 2022-25, ratificación que ha de tener lugar, se supone, en la Asamblea de Madrid.

Los firmantes de la carta también invitan a que se realice una investigación interna sobre los hechos que denuncia la Oficial de Ética sobre todo en la gestión de los Recursos Humanos

El secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, en la cumbre de Glasgow la semana pasada.

Dudas éticas que se confirman

Los firmantes aseguran que "llevan albergando de hace tiempo dudas sobre la ética de la gestión que se realiza actualmente en la OMT", unas dudas "ahora reforzadas y confirmadas", aseguran, por el informe.

La Oficial de Ética lamenta en el informe de referencia que "tres años después del establecimiento de la función de ética interna, la alta dirección no ha prestado una atención seria ni un mínimo apoyo a esta función. La falta de compromiso se refleja claramente en la persistente falta de recursos, necesarios para fortalecer progresivamente el control interno y fomentar la rendición de cuentas y la integridad a nivel organizativo e individual".

Los firmantes de la carta recogen estas preocupaciones y como ejemplo ponen sobre la mesa las presuntas irregularidades en el nombramiento del actual secretario general, para su reelección, por parte del Consejo Ejecutivo, el pasado mes de enero.

Ya en ese momento los dos ex secretarios generales, Francesco Frangialli y Taleb Rifai, publicaron una carta abierta para pedir un aplazamiento de la elección del secretario general hasta septiembre, con motivo de la Asamblea General o, en todo caso, en mayo. Pero la petición no fue atendida.

La Oficial de Ética, en su informe, que es recogido por la carta abierta presentada en este momento, reconoce que le ha sido imposible realizar el trabajo para el que ese puesto fue creado, hace tan solo tres años.

Así, de acuerdo con el Artículo 43 de las normas de funcionamiento de la Asamblea General, recomiendan a los países miembros que pidan que el voto sea secreto e igualmente, que pidan al Consejo Ejecutivo que abra un nuevo proceso electoral para elegir al secretario general.

Entre los firmantes hay algún español que ha pasado por la estructura directiva de la OMT, y el ex secretario general Taleb Rifai. El ex secretario general Francesco Frangialli no ha firmado la carta aunque "comparte y apoya los puntos de vista que expresa" el escrito. No ha firmado porque considera que, como ex secretario general, no debe entrar en debates internos justo antes de una elección. Sin embargo, considera que en la institución "la indecencia no tiene límites y el concepto de ética se ha convertido en una incongruencia", según ha dicho a HOSTELTUR.

Aquí puede bajarse la carta, en inglés, en un pdf:

El informe de la Oficial de Ética

La página 17 del informe de Recursos Humanos que llevará a la Asamblea la Oficial de Ética, dice textualmente, en sus "Consideraciones finales" (página 17):

47. La función de ética en las organizaciones de las Naciones Unidas está diseñada para cultivar y alimentar una cultura de la ética, la integridad y la rendición de cuentas, y para promover la formulación y la aplicación de las más altas normas éticas por parte de los miembros del personal en el desempeño de sus funciones.

48. Lamentablemente, tres años después del establecimiento de la función de ética interna, la alta dirección no ha prestado una atención seria ni un mínimo apoyo a esta función. La falta de compromiso se refleja claramente en la persistente falta de recursos, necesarios para fortalecer progresivamente el control interno y fomentar la rendición de cuentas y la integridad a nivel organizativo e individual.

49. Con más de 35 años de servicio bajo seis secretarios generales de la Organización, de los cuales más de 20 años han estado dedicados a la ética y la responsabilidad social, la Oficial de Ética interna es actualmente la funcionaria con más años de servicio en la Organización. Por ello, ha podido observar con creciente preocupación y tristeza que las prácticas internas transparentes que existían en anteriores administraciones, entre otras cosas, en materia de ascensos, reclasificaciones de puestos y nombramientos, se han interrumpido repentinamente, dejando amplio espacio para la opacidad y para una gestión arbitraria.

50. A la luz de la aparente inviabilidad de una función de ética interna que funcione adecuadamente, debido, supuestamente, a restricciones presupuestarias, la Oficial de Ética interna insta encarecidamente a regresar a la fórmula anterior y a externalizar esta función delicada y compleja a un oficial de ética profesional de un órgano similar de las Naciones Unidas, así como a acelerar a la vez la conclusión del acuerdo para contar con una oficina de supervisión (OSSI) externa con el fin de abordar las investigaciones internas.

El informe está firmado por Marina Diotallevi, Oficial de Ética de la OMT, y puede ser descargado en pdf aquí:

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.