Edición España. La situación epidemiológica ha empeorado en el continente y los gobiernos intentan salvar la temporada navideña

Cerco europeo a los no vacunados, duras restricciones y violentas protestas

23 noviembre, 2021

Con restricciones específicas para los que no han querido vacunarse contra la COVID-19, confinamientos en territorios donde se dispara la incidencia y otras fuertes medidas de control intentando contener las nuevas olas contagios en todo el continente, Europa vuelve a colocarse en el epicentro de la pandemia, al tiempo que violentas protestas sacuden las ciudades europeas en contra de las medidas para contener la propagación del virus que vuelve a dispararse cuando apenas falta un mes para la temporada navideña. Nuevamente, la hostelería y espacios de ocio cierran sus puertas, y con ello, el turismo, el empleo y la economía (El riesgo de las nuevas restricciones: casi un millón de empleos amenazados).

En noviembre, la situación epidemiológica se ha deteriorado en el continente. Hasta ahora no se han aplicado nuevas restricciones en el tráfico aéreo. Sin embargo, las dosis de refuerzo pronto van a ser exigidas.

Austria, los Países Bajos, Croacia, Bélgica, Italia, Francia han vivido una ola de violentas protestas, promovidas en algunos casos por movimientos de ultraderecha y de negacionistas, contra las nuevas restricciones que han impuesto los gobiernos para intentar contener la nueva ola de coronavirus que lleva a Europa en estos momentos a la posición de región del mundo más castigada por la pandemia de COVID-19. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha insistido en que, si no se aplican medidas contundentes, prevé 500.000 muertes de aquí a marzo.

Viena, vacía Foto: AFP

Austria se convertía este lunes en el primer país de la Unión Europea que ha aplicado de nuevo el confinamiento general de su población por 20 días, tras dispararse el número de casos y hospitalizaciones y presentar una incidencia superior a los 1.900 casos. Solo el 66% de sus ciudadanos está vacunado con la pauta completa. Las medidas en vigor no son suficientes y se aplicarán duras restricciones a los no vacunados. Aumentan las voces de los que piden la vacunación obligatoria. Viena amaneció con todas sus calles vacías y toda la hostelería y el comercio nuevamente con las puertas cerradas.

En Alemania, con una incidencia de 386,5 casos/100.000, el ministro de Sanidad alemán ha afirmado que para el verano “estaremos vacunados, curados o muertos”, intentando convencer de que se imponga la vacunación obligatoria y seguir los pasos de su vecina Austria, estableciendo un confinamiento general, aunque ya se aplica en algunas regiones. A los no vacunados, no se le permitirá el acceso al transporte público ni a los mercadillos de Navidad. De hecho, han sido cancelados los festejos de Navidad y cerrarán los tradicionales mercadillos navideños.

Más sobre el tema

- Alemania empieza a cancelar mercadillos navideños por la nueva ola

- Austria, primer país de la Unión Europea con vacunación obligatoria

Grecia y República Checa también aplican a partir de este lunes fuertes restricciones a los que aún no está inmunizados. No podían entrar a locales de ocio ni a eventos púbicos.

En Italia, es indispensable portar el certificado COVID. Algunas regiones están requiriendo un certificado específico a los no vacunados y recuperados de la COVID

En Francia, donde los contagios se han duplicado en la última semana, están planificando la administración de la tercera dosis a toda la población en diciembre.

Países Bajos ha impuesto un bloqueo parcial en los Países Bajos por tres semanas. Los restaurantes, bares y tiendas de primera necesidad deben cerrar antes de las 20:00 horas y las tiendas no esenciales y otros servicios antes de las 18:00 horas. Estas medidas han provocado las protestas más violentas en Rotterdam y La Haya durante dos días, el fin de semana.

También se ha registrado fuertes protestas en Bélgica, Zagreb y Croacia por el uso obligatorio de certificados COVID para entrar en edificios públicos.

Las violentas protestas en Milán y Roma provocaron enfrentamientos con la policía por la misma razón. También se registraron manifestaciones en Suiza e Irlanda del Norte.

En España, en algunas ciudades personas mayores de 70 años hacían colas interminables para recibir una tercera dosis y, en menor número, también acudían no vacunados; mientras los contagios sumaban desde el viernes 15.875 nuevos casos y 22 fallecidos, con una incidencia acumulada que sube 20 puntos a 132 casos/100.000 habitantes. A falta de una norma común que decida el Gobierno central, las Comunidades Autónomas están aplicando las suyas entre las que figura, en varias de ellas, el uso del certificado COVID de vacunación para bloquear el acceso a ciertos espacios públicos a los no vacunados como están haciendo en otros países europeos, algunos desde el verano, pero como no tienen las facultades de un Estado, han de ser autorizadas por un tribunal. Baleares, Galicia y Cataluña ya tomaron esta vía y, posteriormente, se les han unido País Vasco, Aragón y Navarra,

En Reino Unido, 50.000 trabajadores de residencias han sido despedidos por no estar inmunizados.

Aquello de que no podía haber discriminación, al comienzo de las vacunaciones, y las reservas que se tenían por ese motivo con el certificado COVID propuesto por Grecia ha dado un giro de 180º ante el avance de una sexta ola de contagios en el continente.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
SEÑORES, ÉSTO ES UNA PANDEMIA!!, no hay opción de libertades personales que ponen en riesgo la vida del prójimo!!, sólo las vacunas evitarán que sigan los contagios y las muertes. No hay derechos individuales sino derechos colectivos. Nadie quiere morir y esta decisión de no querer inocularse arriesga a todo el mundo.