Un análisis de Esther Mascaró

¿Echará la OMT a Rusia por la invasión de Ucrania?

Este martes se reúne el Consejo Ejecutivo para decidir si se convoca una reunión extraordinaria de la Asamblea General. Ucrania y cinco países más han respondido al llamamiento de Pololikashvili en Twitter y le permiten, así, iniciar los pasos necesarios 5 marzo, 2022

Los países que forman la ONU han condenado mayoritariamente este miércoles la guerra de Rusia contra Ucrania. 141 países han condenado la invasión rusa, 34 se han abstenido y 5 han votado en contra de resolución de la Asamblea General de la ONU y a favor, por lo tanto, de la Federación Rusa. El voto más sorprendente fue el de China, que se abstuvo. Los aliados de Rusia en esta votación fueron Bielorrusia, Corea del Norte, Eritrea y Siria. Venezuela no apareció y Cuba y Nicaragua se abstuvieron. Otros vecinos postsoviéticos de Rusia se abstuvieron o no aparecieron para votar. Sin embargo, lo que se votó en Naciones Unidas no fue la suspensión de la Federación Rusa como miembro. Rusia sigue formando parte de la organización y de su Consejo de Seguridad. Lo que se votó fue una declaración en contra de la invasión rusa de su vecino soberano, Ucrania. Este martes, el Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial del Turismo (OMT) se reunirá de urgencia para tratar si la propuesta de suspensión de Rusia como miembro, lanzada por el secretario general Zurab Pololikashvili a través de Twitter, y posteriormente secundada por Ucrania, Guatemala, Colombia, Lituania, Polonia y Eslovenia, merece o no la convocatoria de una Asamblea General para que los países miembros decidan qué hacer, si echan a Rusia de la OMT o no. Si la decisión del Consejo es afirmativa, la Asamblea General Extraordinaria deberá ser convocada por el secretario general en un plazo de 15 días, y celebrada en el plazo de un mes a partir de la convocatoria.

El secretario general Pololikashvili ha dado los pasos que demuestran que su envite a los estados miembros, lanzado el domingo a través de Twitter, iba en serio. Fuera algo premeditado o no, tras lanzar el tuit llamando a los países miembros de la OMT a "considerar la suspensión de la Federación Rusa como miembro" de esta agencia de Naciones Unidas, el secretario general ha dado los pasos lógicos encaminados a conseguir el objetivo. Va en serio, no fue una simple declaración, y aunque ahora interese que parezca que son algunos estados miembros quienes lo han pedido, fue iniciativa del secretario general, y solo posteriormente Ucrania, Guatemala, Lituania, Polonia, Colombia y Eslovenia, han secundado la suspensión

Zurab Pololikashvili está asumiendo algunos riesgos, como que finalmente la votación no sea favorable a la expulsión de Rusia, o que algunos importantes miembros de la OMT, como China, decidan irse también. Además del hecho de estar metiendo a la OMT en un camino no transitado hasta ahora y para muchos, discutible. China no se ha volcado, de momento, en la defensa de Rusia y se abstuvo en la ONU: ni condena la invasión ni la aplaude. Se supone que el secretario general ha calibrado estos riesgos antes de embarcarse en esta iniciativa única en la historia de la organización que representa.

En la ONU pero por libre

Sin embargo, mirando un poco más allá, la iniciativa de Pololikashvili sorprende. Lo ha explicado muy claramente a HOSTELTUR el ex secretario general de la OMT, Francesco Frangialli: "mi aproximación fue distinta: siempre consideré que, cuando un tema político mayor o cuestiones estrictamente diplomáticas estuvieran en juego, era más apropiado seguir a Naciones Unidas y no tomar una posición independiente por nuestra cuenta. Si has estado de acuerdo en formar parte de la familia de NU -algo que la OMT hizo en 2004-, debes comportarte como un miembro de esa familia", asegura.

Y es que la invasión de Ucrania por parte de Rusia no es la única mancha que debería avergonzarnos, hoy en día, como miembros de la familia humana: China en Xinjiang, Brasil con el Amazonas y las poblaciones indígenas, el gobierno militar de Myanmar (Birmania) con la población rohingya... el listado de agresiones actuales y recientes es largo. Si un organismo como la OMT tiene que responder a las agresiones planteando la expulsión de sus miembros, tiene mucho trabajo atrasado.

El tuit lanzado el domingo pasado por Pololikashvili, llamando a los estados miembros de la OMT a considerar la suspensión de Rusia como miembro.

Y ello no implica que el secretario general no pueda -- es más, debe -- condenar valientemente y de forma clarísima la violencia, las agresiones y las invasiones, en este caso, la de su estado miembro, Rusia, sobre su otro estado miembro, Ucrania. Todos los organismos internacionales deben hacerlo, lo que ocurre es que cada uno tiene su función, y esa función es lo que deben preservar por encima de todo.

La función de la OMT, como lo es la del turismo en el mundo, es la de tender puentes. Me pregunto si en este caso no se estará poniendo en peligro este deber propio de la OMT, y sometiéndolo a argumentos que por muy comprensibles y ciertos que sean, simplemente van en contra de la propia organización

Las víctimas tienen derecho a no tener la cabeza fría. Pero las instituciones tienen la obligación de mantenerla fría para poder tomar decisiones razonables y proporcionadas y no echar más leña al fuego. No tengo ni idea de diplomacia ni de relaciones internacionales, pero esto me parece fundamental.

En el documento que justifica la convocatoria del Consejo Ejecutivo, que incluye los motivos, una propuesta de resolución y las cartas, bastante parecidas, de los países que se han unido a la propuesta de Pololikashvili, se habla de la resolución de Naciones Unidas condenando la invasión. Y también se menciona que a lo largo del sistema de Naciones Unidas, otras agencias especializadas -- UNESCO, IMO, ITU, ICAO-- han mantenido también sesiones regulares o extraordinarias de sus órganos de gobierno "para considerar la materia", aunque no aclara si "la materia" a la que se refiere es condenar la invasión, como ha hecho Naciones Unidas, o "suspender" a Rusia, como planea hacer la OMT.

De hecho, la UNESCO ha condenado el ataque y ha exigido, este jueves, el "cese inmediato" de los ataques de Rusia contra Ucrania, tal y como ha hecho la ONU... pero tampoco ha ido más allá.

Camino a una Asamblea General Extraordinaria

Bien, sea como sea, la suspensión de Rusia como miembro de la OMT estará el martes sobre la mesa del Consejo Ejecutivo. Este órgano no deberá decidir sobre la suspensión en sí, sino sobre si se convoca o no, para tratar y votar este tema, una Asamblea General Extraordinaria, puesto que son los estados miembros quienes tienen que votar la propuesta. El Consejo es solo un escalón, y el secretario general, aunque fue quien lanzó inicialmente la idea de suspender a Rusia, tiene solamente un papel técnico.

El Consejo solo está autorizado, entre dos sesiones de la Asamblea, a tomar decisiones en materias urgentes administrativas y técnicas. Y la membresía de un país no es ni un tema administrativo ni técnico

El orden del día provisional del Consejo Ejecutivo del martes dice así: "Examen de las solicitudes recibidas de Miembros Efectivos para convocar una reunión extraordinaria de la Asamblea General a efectos de considerar la suspensión de la calidad de Miembro de la Federación de Rusia".

No puede ser de otra manera, y aunque la propuesta parta realmente del secretario general, éste no puede llevar la propuesta de suspensión a los órganos de la OMT (Consejo y Asamblea), sino que tiene que ser un país miembro quien lo solicite, como ha ocurrido a posteriori.

La propuesta que será llevada al Consejo Ejecutivo del martes prevé también, en su punto número uno, "pedir un inmediato cese de las hostilidades y que las partes vuelvan a los mecanismos de una resolución pacífica", siguiendo, aquí sí, a Naciones Unidas y a sus agencias especializadas.

La presidencia del Consejo corresponde en este momento a Costa de Marfil, el vicepresidente es Arabia Saudí, España es miembro permanente por albergar la sede de la OMT y forman parte de este organismo otros países como la propia Federación Rusa y China. Al final de esta noticia puede ser descargado el listado completo de los miembros del Consejo Ejecutivo de la OMT.

¿Será aprobada la suspensión de Rusia?

El ex secretario general de la OMT, Francesco Frangialli, cree que en este momento sí se podría aprobar: "supongo que en este momento, hoy, sí lo aprobarían. Porque la emoción es muy intensa y, por supuesto, no de forma injustificada. Si se siguen los reglamentos, el riesgo de mala práctica es mínimo: tendrán tiempo para considerar todas las implicaciones de la decisión".

"El principal interrogante --añade Frangialli-- es dónde poner el límite entre lo que es tolerado y lo que es sancionado. Hay muchas decisiones tomadas por gobiernos que afectan al turismo y contradicen los objetivos de la OMT. Por eso, muy sabiamente, esta posibilidad que ofrecen los estatutos de suspender a un miembro nunca ha sido utilizada, excepto para asuntos financieros, con los miembros que no han cumplido sus obligaciones económicas con la organización. Irak no fue suspendido tras invadir Kuwait...", recuerda.

Así han votado los países, en Naciones Unidas, la resolución condenando la invasión de Ucrania por parte de Rusia. No es vinculante, ni significa la suspensión de Rusia de la ONU, pero sí que deja claro el aislamiento internacional de la Federación Rusa, que contó con las abstenciones de Argelia, Angola, Armenia, India, Irán, Irak, Sudáfrica, China y hasta 34 países, los que tienen la marca amarilla en el gráfico. Bielorrusia, Corea del Norte, Eritrea y Siria, además de la propia Rusia, fueron los únicos en no condenar la invasión, con la marca roja en el gráfico.

Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas, condenó valientemente la agresión de Rusia a Ucrania, a pesar del hecho de que Rusia es un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Lo mismo ha hecho la UNESCO, otra agencia especializada de NU. En ningún momento se planteó la suspensión de este país como miembro de Naciones Unidas.

Zurab Pololikashvili, en su mensaje de este miércoles, de nuevo a través de Twitter, mantenía que la decisión de suspender a Rusia de la OMT puede servir para "dar ejemplo" a otras agencias de la ONU, saliéndose claramente del patrón de Naciones Unidas. El secretario general, ex embajador de Georgia en España, puede estar confundiendo, en este momento, su papel como representante de un organismo internacional alineado dentro del sistema de Naciones Unidas, con su valoración de los hechos como georgiano o como miembro de la estructura estatal de Georgia. Y eso no es bueno para la OMT.

Más sobre la OMT y Rusia:

- La OMT inicia los pasos para suspender a Rusia como estado miembro

- Pololikashvili quiere dar de baja a Rusia como miembro de la OMT

La OMT tiene próximamente dos citas importantes, que muestran la necesidad de esta organización de tener cintura para moverse en el mundo de la diplomacia y las relaciones internacionales, incluso por encima de los conflictos entre naciones: la reunión de la Comisión de la OMT para la Región de Europa, que está prevista para principios de junio, en Armenia. Y la primera reunión anual del Consejo Ejecutivo --que se reúne dos veces al año en sesiones ordinarias--, al margen de la sesión urgente que tendrá lugar este martes, y que está prevista para junio también, en Arabia Saudí.

La Asamblea Extraordinaria, si le da luz verde el Consejo Ejecutivo, será convocada dentro de 15 días a partir del martes, y deberá celebrarse en el plazo de 30 días a partir de la convocatoria. Esto deja un plazo de, más o menos, mes y medio, para que los países miembros tengan tiempo de sopesar bien la propuesta y sus posibles consecuencias.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Cabeza fría o poca vergüenza ? . No entiendo porqué siguen aceptando en esta y otras Organizaciones a países cuyos gobiernos son dictatoriales. Jamas tendrían que tener cabida en ningún tipo de Organización que estuviera a favor de los derechos humanos y de la libertad de expresión.