¿Lograrán los hoteleros ser escuchados para el próximo concurso?

Imserso ¿sí o no?: decisiones empresariales en tiempos difíciles

Es evidente que el programa necesita una actualización

5 agosto, 2022
  • El futuro del Imserso no se podrá debatir sobre la práctica hasta el próximo concurso, con otras circunstancias y nueva legislatura
  • Renunciar o no al Imserso será siempre una decisión de cada empresa en su realidad, por más que el programa precise de una renovación
  • El apoyo del programa puede seguir siendo valioso e incluso ayudar en el ejercicio de retención de los profesionales que precisa el sector

La próxima temporada del Imserso está ya cerrada y cada cadena u hotel independiente juega sus cartas. Es una decisión en la que las asociaciones que las representan no pueden interferir, sin perjuicio de que deban defender la necesidad de una revisión que ya deberá plantearse en el próximo concurso.

¿Tendrá en cuenta entonces el Gobierno las peticiones de los hoteleros al respecto? En el último estuvo claro que no. En el anterior pliego del concurso, las agencias fueron las únicas que tuvieron garantizada la comisión en los pliegos, en tanto que la subida de 23 a 25 euros por estancia que el Gobierno anunció a los hoteleros no fue incluida en los mismos, lo que dio lugar a que tanto ellos como el resto de proveedores quedaran a merced de qué oferta fuera la adjudicataria y de las negociaciones que se derivasen.

Y el escenario no pudo ser menos favorable. Con la adjudicación en octubre de 2021 en la que Mundiplan se alzó como el gran ganador, quedándose con los dos lotes principales, las "bajas" que se habían llegado a calificar como "temerarias" por círculos del sector no le fueron penalizadas al grupo de empresas lideradas por Iberia, de modo que ganó quien menos gasto presupuestaba, con bajas incluso superiores al 30%.

Al haberse prorrogado el concurso, en lugar de convocar un nuevo dadas las excepcionales circunstancias del anterior, algo que se esperaba desde parte de los participantes en la licitación anterior, el escenario ha seguido siendo el mismo

Por tanto, aún queda mucho para que realmente el cambio esperado por el sector, y que no solo está ligado con su necesidad de rentabilidad, sino también con un claro cambio en el target del cliente, pueda materializarse en nuevos pliegos. La decisión podría quedar fuera de la actual legislatura y, por más que Belarra abogue por el mantenimiento de los precios actuales y Maroto apoye al sector hotelero en su necesidad de cambio, no sabemos quién tomará esa decisión.

La sombra de la recesión

El verano 2022 ha superado las expectativas en muchas zonas turísticas, con picos que rebasan las cifras prepandemia, pero la posible recesión que están en ciernes podría provocar un otoño y un 2023 no tan positivos. Por tanto, cada compañía hotelera sabrá en su momento si puede o no prescindir del Imserso para extender su temporada de apertura. Si le compensa para cubrir costes o incluso más allá y hasta qué punto podría influir en la retención del personal.

El perfil del turista senior ha evolucionado. Foto por formulario PxHere.

Pero el dilema no es nuevo, ya en 2019 varios empresarios hoteleros explicaban a este diario cómo existía un claro desajuste entre las calidades y servicios que estaban ofreciendo los hoteles, muchos de ellos con importantes inversiones en renovación en los últimos años, y lo que se estaba pagando por un cliente del Imserso. Más aún cuando se trata de un cliente sénior que ya es en muchos casos un experto viajero, exigente y que a menudo también tiene un poder adquisitivo elevado. La función social del programa que le dio origen también pide una revisión.

Con estas inversiones y la ayuda de estrategias de marketing que permiten atraer otro tipo de cliente en temporada media y baja, hay quienes se han planteado renunciar, pero no todos podrán.

De cara al próximo concurso, cada empresa deberá decidir si, en el momento operativo en que se encuentra, le resulta rentable o no participar en el programa

Ahora la clave está en hacer ver al departamento gubernamental que en la fecha de la próxima licitación tenga la decisión en su mano, y en el momento adecuado, lo necesario de modernizar un programa que ha tenido también grandes ventajas para el sector a lo largo de su historia.

Retener al personal

Y es que el futuro del Imserso es complicado de prever. Ya el año pasado la mitad de los viajes se quedaron sin vender. Lo que está claro es que ha sido fundamental para el mantenimiento del empleo en zonas turísticas. Recientemente, el sindicato UGT, alertado por un potencial desmantelamiento del programa, pedía el esfuerzo por un acuerdo de cara el futuro recordando que ayuda a desestacionalizar y prolongar la temporada turística y a que el personal fijo discontinuo pueda ampliar sus meses de contrato.

Cabe preguntarse si, dada esta circunstancia, y con las dificultades para volver a captar y retener a los profesionales del turismo que ha estado sufriendo el sector, no será el Imserso también un apoyo necesario para las empresas, presente y de futuro.

Informaciones relacionadas:

-Imserso: el dilema de los hoteleros

-Imserso: los detalles de una adjudicación a ojo

-La mitad de los viajes del Imserso se queda sin vender

-Hoteleros y agentes ante el Imserso: dos escenarios muy distintos

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.