Los inversores muestran su preocupación

Barcelona se queda fuera del mapa de inversión hotelera tras la moratoria

Los plazos y los modos con que se ha anunciado generan un panorama negativo

Los inversores que en estos momentos estaban tramitando sus proyectos hoteleros en Barcelona, unos 30, que serán los más afectados por la suspensión de licencias, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo, han mostrado su profunda preocupación por la incertidumbre generada por esta decisión, que en principio tendrá una vigencia de un año pero que puede ampliarse a dos.

Albert Grau, socio-director de Magma Hospitality Consulting, ha distinguido entre los “inversores institucionales, internacionales, para los que una medida así deja a Barcelona fuera del mapa de inversión, al menos hasta que se resuelva la situación; y los que son más locales, que optarán por esperar para entrar en el mercado”.

A Grau le parece “una barbaridad” los plazos dados porque, en su opinión, compartida con otros expertos del sector, “para hacer un diagnóstico de la situación no es necesario un año; en seis meses tienes tiempo de sobra para ello. Otra cosa es que el objetivo sea imponer una moratoria per se y en ese caso pueden poner los plazos que estimen convenientes, sea uno o dos años”.

El proyecto del Grand Hyatt en la Torre Agbar es uno de los que quedan paralizados con la medida del Ayuntamiento. #shu#El proyecto del Grand Hyatt en la Torre Agbar es uno de los que quedan paralizados con la medida del Ayuntamiento. Imagen Shutterstock

Pero Grau también ve aspectos positivos de la decisión adoptada. Así, “aumentará el valor de los activos operativos; aunque ya estaba alto, se elevará aún más. También es positivo que se busque alcanzar un equilibrio entre oferta y demanda, porque es cierto que hay demasiada presión turística sobre determinados barrios”.

Otro de los efectos positivos de la medida, si se consigue por la dificultad que entraña, es el necesario mayor control de la oferta de alojamiento alegal, que “está moviendo mucho turismo incontrolado, a precios bajos, que no paga sus impuestos y que no genera riqueza para la ciudad”. Precisamente es una de las causas por las que el Gremio de Hoteles de Barcelona da por bueno el anuncio de la moratoria.

Por todo ello el socio-director de Magma HC opina que “con los plazos que se manejan y las maneras en que se ha anunciado, sin contar con los empresarios, la moratoria genera un panorama negativo desde el punto de vista de la inversión”.

Treinta proyectos

Grau ha recordado que los 30 proyectos que ahora se quedan paralizados “iban a generar impuestos y empleo para la ciudad”. Por ello se muestra partidario de “ir evaluando caso por caso, porque los que no tuvieran lógica está bien que se paralicen, pero los que sí tienen razón de ser, deberían poder seguir adelante”.

Y es que Barcelona era ahora mismo escenario de proyectos emblemáticos sostenidos por elevadas inversiones. Es el caso de Emin Capital, que compró un edificio del Deutsche Bank por 90 millones de euros para abrir un Four Seasons; y la Torre Agbar, que acogerá un hotel de lujo Grand Hyatt, tras invertir 150 millones de euros y otros 35 en su adaptación a usos hoteleros.

A ellos se suma un tercer proyecto antigua fábrica de la química Henkel, que con una inversión de 60 millones de euros, albergaría un hotel de lujo que sería gestionado por alguna marca emblemática internacional como Hilton o Marriott.

Los expertos señalan que la inversión prevista en las iniciativas ahora paralizadas podría sumar 360 millones de euros, con un incremento previsto de 3.000 nuevas plazas hoteleras en los próximos cuatro años.

 

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Josep M 7/07/2015 12:07:39

Me parece magnífica notícia, y, a la vista dels artículo de comentario, más aún. Me confirma que por encima de la especulación rampante en que se ha convertido nuestra economía, intentando la destrucción del sistema productivo, se encuentra el bienestarde la ciudadanía y el mismo prestigio de Barcelona como ciudad de acogida de turistas en primera línea mundial. Todos sabemos que seguirá siéndolo. Únicamente si la avaricia rompiera el saco, perdería Barcelona, a la larga, esta situación. Simplemente, ya no existiría la ciudad que amamos y que atrae a tanta gente. Ya no lo merecería.

40 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.