Diario 5454 14.12.2018 | 15:24
Hosteltur: Noticias de turismo
Las tecnologías permiten "descontextualizarnos" y el hotel del futuro sentirnos cómodos mientras lo hacemos

La fusión del hotel y el coworking como apuesta de presente

El turista demanda fórmulas más flexibles de ocio y de trabajo sin salir del hotel 13 julio, 2016
  • El contexto en el que vivimos ha influido para que proliferen tanto perfiles laborales sin una dependencia física de un lugar de trabajo convencional y el surgimiento de espacios de trabajo colaborativos.
  • El concepto de comunidad es lo potente de la cuestión. Las dinámicas que se desarrollan en estos espacios favorecen de manera positiva la combinación de ocio y trabajo.
  • La capacidad de adaptación a la evolución natural del cliente es una decisión que el hotel deben de implementar en su ADN.

La capacidad de ser flexibles ante lo cambios y las demandas de los nuevos segmentos de mercado, son elementos clave que determinarán nuestra competitividad presente y futura. La integración sobre nuevos modelos y la disrupción a la hora de comercializarlos y comunicarlos son tendencias que se consolidan cada día. La convivencia entre los hoteles y el coworking parece que llegará a un buen puerto, conviene no perderla de vista y analizar su evolución.

Vivimos una era basada en la digitalización de la realidad fusionada con la economía del compartir. Es curioso cómo en un momento en el que la tecnología nos facilita la autonomía, muchos de nosotros (en los que mi incluyo) optamos por buscar formulas que nos permitan fomentar esa parte más humana que nos empuja a convivir en sociedad. Si miramos a nuestro alrededor y situándonos en el tiempo en la segunda década del siglo XXI, es posible que nos demos cuenta de que algo ha cambiado. Los sistemas productivos ya no funcionan de la misma manera que años atrás, posiblemente los motivos puedan ser la fuerte crisis económica y la fatiga de los determinados modelos que han dejado de ser rentables.

El contexto en el que vivimos actualmente ha influido para que proliferen determinados perfiles laborales sin una dependencia física de un lugar de trabajo convencional, favoreciendo a que surjan espacios de trabajo colaborativos denominados coworkings. Desde que se inauguró el primer espacio en San Francisco, esta modalidad de trabajo no ha parado de crecer en todo el mundo, según el Coworking Global Census elaborado por la compañía DeskWanted existen más de 2.500 espacios de coworking repartidos en 80 países, siendo España el tercer país por número de coworkings.

El coworking dentro del hotel ofrece fantásticas posibilidades para fomentar el trabajo colaborativoEl coworking dentro del hotel ofrece fantásticas posibilidades para fomentar el trabajo colaborativo

Por otro lado el concepto de comunidad es lo potente de la cuestión. Las dinámicas que se desarrollan en estos espacios favorecen de manera positiva la combinación de ocio y trabajo. En los espacios de coworking se organizan también todo tipo de eventos, desde catas de vino hasta conciertos o exposiciones artísticas. Se genera una corriente de inspiración y proactividad que nos lleva a ser dinámicos y disruptivos, un concepto del que ya hemos hablando anteriormente y que puede determinar nuestra capacidad de ser creativos y auténticos sin necesidad de estar "espiando" a nuestra competencia.

¿Pueden los hoteles aprovechar esta realidad para integrarla en sus hoteles?

Ligado al concepto de nómada digital que ya comentamos hace unos meses en unos de nuestros artículos y apostando por una fórmula mixta que integre el alojamiento social con unas instalaciones para trabajar, puede ser una fantástica decisión. Lo que no han entendido muchos hoteles es que el nuevo viajero no quiere espacios individualizados, sino que opta por buscar espacios abiertos que le permiten comunicarse con otras personas, el modelo tradicional de hotel pierde fuerza frente a determinados hostels, viajeros a través de crowdsourfing o incluso intercambiando habitaciones de forma simultánea…, modelos más flexibles que permiten entrar en contacto con otras personas y que a la vez permiten ahorrar algo de dinero, no siendo éste, sin embargo, el motivo principal por el que se decantan por estas "nuevas" formulas.

El concepto de trabajo está tan ligado a la vida de muchos de estos nuevos profesionales que no necesitan disfrutar las típicas vacaciones de toda la vida, sino que prefieren disfrutar de un tiempo de calidad mientras trabajan en algo que les apasiona. Se desvirtúa el concepto tanto de trabajo como de tiempo libre y eso también debe de ser tenido en cuenta por los alojamientos.

¿Sería posible competir ofreciendo un producto a medida de las necesidades del cliente?

¿Tenemos la suficiente capacidad de crítica como para aprovechar la información que nuestro cliente está tratando de comunicar? ¿Es posible proporcionar un producto competitivo con todas las ventajas que ofrece la socialización y el khow-how que tienen muchos hoteles? Estas pueden ser algunas de las preguntas y de las claves que muchos hoteles deben de plantearse si quieren ser relevantes para un cliente posiblemente Millennial o posiblemente Nómada. La capacidad de adaptación a la evolución natural del cliente es una decisión que el hotel debe de implementar en su ADN.

¿Cuáles son las ventajas de implementar el coworking en tu hotel?

  • Acondicionar el hotel como un centro de negocio real. Seguro que no has sido el primero que has tenido que buscar un hueco, un enchufe o una mejor señal wifi dentro de un hotel para poder trabajar. Pues dado que la gente que visita los hoteles plantea esas necesidades, simplemente demos una solución.
  • Un espacio de trabajo para huéspedes y no huéspedes. Una vez contamos con un espacio acondicionado para trabajar podemos rentabilizarlo tanto con viajeros como con locales que trabajen y consuman en nuestras instalaciones. La inversión está hecha, posiblemente los costes fijos de tener el hotel abierto ya los tenemos, ahora toca generar ingresos.
  • Efecto innovador entre tus competidores. Aunque poco a poco irán apareciendo este tipo de hoteles, en la actualidad existe la posibilidad de aprovechar el “efecto sorpresa” para posicionarse sobre este tipo de producto.
  • Favorecer la interacción de tus clientes mejora su experiencia. Para un cliente que está acostumbrado a trabajar en ambientes dinámicos y abiertos, conocer profesionales y socializarse es algo habitual, por lo tanto favoreciendo la creación de estos espacios se aporta un valor añadido al cliente.
  • El hotel se adapta al viajero y no al revés. Importante buscar adaptar los espacios y la programación a las características del viajero y a las peticiones de éste. Permitir que el viajero tome decisiones y que el espacio sepa retroalimentarse de su punto de vista y de sus opiniones es algo que choca, más si cabe cuando hemos estado acostumbrados a la estandarización absoluta del producto/servicio.

Tres ejemplos de Hoteles con Coworking que actualmente están funcionando:

  • Hotel Schani en Viena. Uno de los hoteles pioneros en contar con coworking. Desde Schani se trata de fomentar la comunicación entre proyectos de fuera de Viena con los que ya se desarrollan en la zona. Además la experiencia en este hotel es super personalizada, puedes elegir prácticamente de todo, incluso los detalles de la propia habitación.

Adjunto Multimedia en articulo

  • Mojo Nomad en Sidney y Hong Kong. En estos hoteles tratan de encontrar el equilibrio entre el alojamiento y la diversión. Buscan que su cliente rinda laboralmente pero también pueda desconectar de su día a día dentro de un ambiente en sintonía con este perfil de viajero.

Adjunto Multimedia en articulo

  • Hotel Zoku en Ámsterdam. Zoku es una palabra japonesa que significa “Familia, tribu o clan”. Este concepto es un híbrido entre un alojamiento tipo apartamentos con todas las comodidades, y un coworking con unas estupendas instalaciones.

Adjunto Multimedia en articulo

Una vez realizado este repaso por las posibilidades y ejemplos que integran dos modelos como son el hotel y el coworking, solo nos queda animarte a que escuches a tu cliente, de forma que proporciones el servicio más profesional en base a las necesidades que él mismo plantea. Esperamos que lo de buscar enchufes, mejorar la señal wifi o encontrar un espacio cómodo sobre el que poder mirar el correo sin éxito, quede en el pasado: ahora se lleva lo de bajar a la tierra y escuchar al viajero.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.