Diario 5435 22.11.2018 | 11:41
Hosteltur: Noticias de turismo
En el sector se considera contradictorio

Competencia podría sancionar a los grupos de gestión mientras permite el oligopolio Globalia-Orizonia

18 diciembre, 2012

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) tiene entre las manos dos patatas calientes. La primera se la está calentando ella sola con la investigación a varios grupos de gestión de agencias de viajes. La segunda le acaba de llegar con la compra de Orizonia por parte de Globalia, cuyo broche final espera su dictámen.

Son muchas voces en el sector las que están poniendo sobre la mesa la contradicción en la que podría incurrir la CNC si, por un lado, permite el oligopolio -concentración de la oferta de un sector en un reducido número de empresas, según la RAE- resultante de la fusión entre Globalia y Orizonia y, por otro lado, sancionara a los grupos de gestión de agencias de viajes que está investigando.

Las agencias independientes consideran que si la CNC lo hiciera, estaría yendo contra su propio cometido de evitar situaciones de abuso de dominio al apoyar doblemente la concentración. Puesto que a la creación de un mega-grupo vertical que dominará claramente el mercado emisor nacional, se sumaría el drástico debilitamiento de las pequeñas y medianas agencias de viajes independientes, que tienen en los grupos de gestión sus armas de negociación con los grandes proveedores.

Como este diario ha publicado en exclusiva, está a punto de concluir la investigación a los grupos de gestión, y si la CNC viera indicios, abriría expediente sancionador antes de Navidades, si bien todavía no ha trascendido el motivo de la investigación, y los rumores de que fuera a causa de una denuncia de Pullmantur han sido desmentidos por el propio turoperador, que se ha dirigido a este diario para negarlo.

Sede de la CNC, en Madrid.Sede de la CNC, en Madrid.

Teniendo en cuanta que la CNC no suele actuar de oficio, cabe preguntarse de donde procede la denuncia, si es de algún proveedor, o incluso de su competencia; es decir los grupos verticales que integran a las grandes redes y los grandes proveedores. Según ha podido saber este diario, Competencia está ofreciendo el ‘programa de clemencia’ a los grupos de gestión investigados, consistente en tratamiento privilegiado en caso de sanción si facilita información contra sus compañeros.

Indignación entre los agentes independientes

Sobre esta posible contradicción, varios lectores de este diario han manifestado su malestar por esa posible contradicción. Un agente de viajes ha opinado que “es de locos que puedan sancionar a los grupos de gestión y no pase nada por el monopolio Oriozonia-Globalia”, mientras que otro señala que “esto lo cuentas en cualquier otro sector e incluso país y no se lo creen. Orizonia y Globalia ¿son intocables? Estos sí que marcaran precios, condiciones y demás. Y a las independientes que nos den. Si intentamos asociarnos y tener un poco de peso en el sector, sacan el machete y a cortar cabezas”.

Otro agente (casi todos tienen su agencia integrada en uno de los grupos investigados) se lamenta de que “las redes verticales pueden vetar la venta de proveedores, pueden hacer dumping y publicidad engañosa, sus mayoristas se pueden poner de acuerdo en las comisiones, una empresa en ruina compra a otra más arruinada y forman un monopolio ¿y el problema del sector para la CNC son los grupos de gestión?”.

Sería el segundo zarpazo a las agencias

Si la CNC concluyera sancionar a los grupos de gestión investigados los dejaría al borde de la extinción, y sería la segunda vez que se ceba con las agencias de viajes, especialmente las pequeñas independientes. Cabe recordar la sanción millonaria que Competencia impuso a FEAAV (1,66 millones de euros) y AEDAVE (1,47 millones) en 2006 por lo que la CNC consideró concertación en la aplicación de fees aéreos, que ha llevado a la extinción de estas dos organizaciones empresariales, y ha obligado al sector a refundar sus bases asociativas en la nueva CEAV.

Una sanción que también incluyó a la asociación de mayoristas AMAVE (92.000 euros), que la obligó a desaparecer pese a que los turoperadores no cobran fees, y que para muchos demostró el desconocimiento que tiene la CNC de cómo funciona este sector y de lo arbitrario de sus decisiones.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.