Aragonés ve preocupante la saturación de las ciudades

NH no considera a Airbnb competidor directo pero sí un problema

NH Hotel Group no ve en Airbnb un competidor directo, pero sí considera un problema "todo lo que rodea" al éxito de ese modelo, como la proliferación de alojamientos ilegales y la masificación urbana que ello conlleva, afirmó el consejero delegado de la compañía, Ramón Aragonés.

"Lo que sí nos está afectando es la proliferación de alojamientos llamémosle ilegales, porque están saturando las ciudades", señaló en la Habana en una entrevista con Efe Aragonés, cuyo grupo celebra ahora dos décadas en Latinoamérica, donde NH cuenta con 67 hoteles urbanos y otros cinco firmados.

Según el ejecutivo, los viajeros hoy no compran habitaciones de hotel, sino "experiencias", por lo que sirve de poco ofrecer "hoteles fantásticos muy bien localizados si cuando el cliente sale a la calle se encuentra las ciudades masificadas y los centros históricos de las ciudades que no se puede transitar".

"Esto es un problema real y, ahí, es donde sí que nos está impactando", señaló el responsable de la cadena, quien abogó por regular la situación, y acotó que "afortunadamente las autoridades de las diferentes ciudades más importantes y más turísticas de Europa y Latinoamérica empiezan a ser conscientes de este problema".

NH Capri La Habana.NH Capri La Habana.

El pago de impuestos o las medidas de seguridad e higiene son algunas de las regulaciones necesarias a su juicio. "No puede ser que edificios que no fueron concebidos para ese fin se utilicen para uso turístico poniendo en riesgo las vidas no solo de las personas que se alojan sino de las personas que viven en esos edificios (...). Es un problema que trasciende a lo turístico y que a nosotros nos impacta", refirió.

Airbnb es una empresa y una plataforma de software dedicada a la oferta de alojamientos a particulares y turísticos, y Aragonés agregó: "Airbnb en sí, ningún problema. Lo que rodea a Airbnb, sí que es un problema".

Respecto a la visión que tiene una cadena hotelera urbana de los problemas de contaminación que acucian a las ciudades latinoamericanas en la última década, recordó el compromiso de NH con la sostenibilidad, que "forma parte del ADN de la cadena de toda la vida".

"Estamos involucrados en multitud de programas en todos los países donde tenemos presencia y, por tanto, el máximo respeto y compromiso con la sostenibilidad", subrayó.

Cuando se cumplen dos décadas de su desembarco en Latinoamérica, el consejero delegado de NH reafirmó su apuesta por "seguir creciendo" en la región, donde el grupo percibe "una enorme oportunidad para el tipo de producto" que comercializa, enfocado en los hoteles urbanos.

Según cifras facilitadas por la compañía, de los 30 proyectos previstos para los próximos meses, 12 están en cuatro países americanos (Chile, Perú, Cuba y México), con un total de 1.980 habitaciones.

En Cuba, donde ya gestiona en La Habana el hotel Capri, de 220 habitaciones, el grupo ha firmado con la cadena estatal Gran Caribe un contrato de administración para un segundo establecimiento.

Será el hotel Victoria, de 32 habitaciones, también ubicado en el habanero barrio del Vedado y que abrirá en enero bajo la marca premium NH Collection.

La compañía, interesada por "cualquier ciudad con atractivo cultural y turístico" no descarta ampliar su presencia a otras ciudades cubanas como Santiago, o a enclaves de menor tamaño como la pintoresca Trinidad, pero siempre con un perfil urbano alejado de los complejos vacacionales.

"Creemos que hay una enorme oportunidad de crecimiento en Cuba a través de hoteles urbanos. Nosotros no somos una cadena vacacional, no vamos a entrar ahí, sabemos lo que podemos hacer y lo que no, y por lo tanto nos vamos a concentrar en la parte urbana", indicó Aragonés.

Las restantes cadenas hoteleras españolas con contratos de gestión en Cuba, como Meliá, Iberostar o Barceló, tienen su principal apuesta en el segmento de sol y playa, aunque las dos primeras administran también hoteles en zonas urbanas.

Para el responsable de NH en Latinoamérica, Eduardo Bosch, presente en la entrevista, en Cuba "históricamente se ha desarrollado mucho más la parte vacacional de sol y playa", por lo que el grupo quiere desarrollar el potencial urbano de este destino.

Además, destacó la buena relación con las cadenas estatales Gran Caribe, Cubanacan o Islazul. Ninguna de esas firmas está incluida en el listado de entidades vetadas recién difundido por la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC) de Estados Unidos como parte de la prohibición de la Administración de ese país de realizar negocios con empresas ligadas al sector militar de Cuba.

Sobre la oferta de fusión recibida esta semana por parte del también español grupo Barceló, el consejero delegado de NH reiteró que su cadena respondió con la publicación de un hecho relevante "bastante aclaratorio de la posición de la compañía", y agregó que cualquier otro pronunciamiento se producirá "por los cauces oficiales".

En ese hecho relevante, NH confirmó "la recepción de una muestra de interés no solicitada, preliminar y no vinculante del grupo Barceló para una fusión de ambas compañías".

La propuesta de Barceló supondría la creación de un gigante hotelero valorado en 6.200 millones de euros (unos 7.275 millones de dólares), en el que esa firma controlaría el 60 % del capital y la mayoría de su órgano de administración.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.