Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Un análisis de Esther Mascaró

Reino Unido: un país extracomunitario que se cierra cuando el mundo se abre

Sigue el aluvión de informaciones y declaraciones contradictorias de los ministros sobre su política turística 19 junio, 2021 Premium

Análisis/ Es un no parar. A una noticia de cal procedente del Gobierno del Reino Unido, sigue otra noticia de arena. El Ejecutivo de Boris Johnson parece aquejado por una bipolaridad preocupante, porque tiene en jaque no solo a los destinos internacionales que esperan al turista británico, sino también a su propio sector. Las últimas cifras recogidas por ABTA indican que casi 200.000 empleos del sector turístico se han perdido o están a punto de perderse por la pandemia, y la política de confusión que sigue Downing Street no está ayudando. Este mismo jueves lanzaba una noticia esperanzadora: que estudiaban la posibilidad de que los británicos totalmente inmunizados no tuvieran que realizar una cuarentena a su regreso de los países en ámbar... pero al mismo momento el ministro de Sanidad añadía: "No es algo que vayamos a hacer ahora". El Reino Unido, ya fuera de la Unión Europea, se está cerrando justo cuando el resto de Europa y EEUU vuelven a abrirse.

Deshojando la margarita se nos está pasando el mes de junio, y visto lo visto, también se nos puede pasar el mes de julio, ya que el mismo día en que Boris Johnson anunciaba que la desescalada inglesa no terminaría el 21 de junio, sino que se alargaba cuatro semanas, hasta el 19 de julio, mandaba a los embajadores avisar a las autoridades turísticas de los destinos favoritos que no esperasen a turistas británicos hasta el mes de agosto.

En sintonía con el mensaje del Gobierno, TUI, British Airways, Virgin Atlantic y EasyJet anunciaron que cancelaban operaciones hasta el 19 de julio, y por su parte, previendo la situación, Jet2 ya había cancelado todo hasta el 1 de julio.

Pérdida de empleos

Esta semana ABTA daba a conocer las últimas previsiones sobre pérdida de empleos en el sector: 195.000 personas han perdido su trabajo ya o están a punto de perderlo. Antes de la pandemia, la industria empleaba en el Reino Unido a 526.000 personas. El 57% de las agencias minoristas está en peligro de cerrar por falta de liquidez, y por falta de ayudas gubernamentales.

Mark Tanzer, director ejecutivo de ABTA, ha dicho a TTG que "las empresas del sector se sienten totalmente abandonadas por el Gobierno, que ha fallado a la hora de darles el apoyo que necesitaban"

La semana que viene, el día 23 de junio, el sector ha preparado una jornada de protestas ante el Parlamento británico.

Y mientras, siguen llegando críticas a la política de Downing Street en torno a los viajes internacionales, a la intención del Gobierno, al funcionamiento del semáforo...

Paradojas

Y es que se dan varias paradojas:

- El Reino Unido es uno de los grandes emisores mundiales de turistas. En 2019, los británicos hicieron al extranjero 58,7 millones de viajes.

- Es también el país europeo que mejor estrategia de vacunación ha tenido - además de Malta -,con una apuesta por las primeras dosis que le ha permitido ser el campeón tanto en inmunización parcial como total. En este momento, tiene al 61,6% de su población parcialmente inmunizada, y a un 44,5% inmunizada totalmente.

- En un momento en que Europa y hasta EEUU están empezando a abrirse a los viajes internacionales, Reino Unido cierra escotillas y no solo no facilita la movilidad internacional, sino que la obstaculiza, con un sistema de semáforo poco objetivo, imposible de prever y que mantiene en ámbar y rojo a todos los destinos viables.

El Reino Unido, fuera de la Unión Europea, se cierra y dirige su política sobre viajes internacionales en dirección contraria. Photo by Just Jack on Unsplash.

- El Gobierno de Boris Johnson decide no tomar ventaja de la envidiable situación del país en cuanto a vacunación, y ese valor, en lugar de permitir a los británicos retomar sus vacaciones y al país liderar la apertura internacional y recuperar su economía, ha quedado fuera de juego.

- Downing Street juega a hacer que los británicos se queden en casa, gasten en casa el dinero de las ayudas y promociona siempre que puede las staycations, antes de forma velada, ahora ya abiertamente.

- Juega a las staycations sin pensar en las pérdidas para la industria de los viajes y para la economía británica: ellos no pasan sus vacaciones en el extranjero, pero tampoco viajan al Reino Unido los turistas de otros países ubicados en ámbar y en rojo. Sin turismo emisor ni receptivo.

¿Tienen explicación estas paradojas?

Sin duda.

Daba las claves el periodista de HOSTELTUR Xavier Canalís en Hosteltur TV, con tres lecciones que hay que aprender:

  1. - El semáforo se basa en la política interna y no en cifras objetivas.
  2. - Es importante diversificar mercados y canales, sobre todo la venta directa.
  3. - El Reino Unido es un país extracomunitario, esto puede explicar muchas de las decisiones que está tomando.

Una industria en horas bajas

El Reino Unido prevé que este año el gasto de los turistas internacionales alcanzará los 6.200 millones de libras (7.200 millones de euros), menos de una cuarta parte de los 28.400 millones de libras de 2019 (33.000 millones de euros), de acuerdo con las estimaciones de la oficina nacional de turismo VisitBritain. (vea Reino Unido: el gasto del turismo extranjero será este año el 25% de 2019).

Estas estimaciones son del 28 de mayo, antes del fiasco del semáforo.

En lo que se refiere al gasto del turismo nacional, esperan llegar a los 51.400 millones de libras (unos 60.000 millones de euros), algo más de la mitad de los 91.600 millones de libras de 2019 (más 106.000 millones de euros).

El año pasado, el sector turístico nacional perdió cerca de dos tercios de su valor, lo que supuso una pérdida de 58.000 millones de libras (67.500 millones de euros) para la economía

Superar el monocultivo

Una de las grandes lecciones de esta situación, que España debería aprender y también los destinos que ven su temporada frustrada por la ausencia de británicos, es que no es aconsejable depender casi exclusivamente de los británicos y los alemanes, que juntos significan para Baleares, por ejemplo, el 60% del turismo internacional (27% británicos más 33% alemanes).

Para España, de los más de 83,7 millones de turistas internacionales recibidos en 2019, cerca de 18,1 millones provenían del Reino Unido.

Urge un trabajo de diversificación, de captación de otros mercados. Noticias como esta: Hoteles de la Costa del Sol, en situación crítica por el cierre británico, trasladables a otros territorios de España, no deberían darse. Pasan los años y las crisis y las épocas de bonanza y seguimos suspendiendo las mismas lecciones. Y aquí estamos de nuevo, Esperando al inglés.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.