Diario 5330 23.07.2018 | 14:19
Hosteltur: Noticias de turismo
El conseller de Empresa, Felip Puig, califica la medida de “precipitada e inoportuna”

La Generalitat considera un error paralizar las licencias turísticas en Barcelona

Las asociaciones de alquiler vacacional, satisfechas porque también afecta a los hoteles 2 julio, 2015

El conseller de Empresa de la Generalitat, Felip Puig, ha calificado de “precipitada, inoportuna y un error” la decisión del Ayuntamiento de Barcelona de paralizar al menos un año la concesión de cualquier licencia para nuevos alojamientos turísticos, como ha publicado HOSTELTUR noticias de turismo en 'La suspensión de licencias en Barcelona afecta a unos 30 proyectos hoteleros en trámite'.

Su postura contrasta así con la mostrada por el Gremio de Hoteles de Barcelona, que da por bueno el anuncio de la moratoria, pues consideran que acaba con la incertidumbre suscitada en torno a esta decisión ya antes de las elecciones.

Puig ha lamentado que “tanto que se habla de participación y diálogo y búsqueda de consensos, se ha tomado una decisión unilateral sin consultar con la Generalitat ni los sectores empresariales”.

Sin embargo espera que sea “una decisión que lo antes posible se pueda revisar, y avanzar en el cumplimiento de la legalidad, y no prohibir actividades económicas, un mensaje que leerán los competidores del resto del mundo”.

Felip Puig, conseller de Empresa, en su comparecencia para valorar los datos del paro hasta junio, ha calificado de 'error' la decisión del Ayuntamiento de Barcelona.Felip Puig, conseller de Empresa, en su comparecencia para valorar los datos del paro hasta junio, ha calificado de "error" la decisión del Ayuntamiento de Barcelona.

Para él, decisiones precipitadas “pueden dar un mensaje internacional de desconcierto y cambio de orientación y lo que convendría es continuar en línea de modelo de calidad, ordenación de las actividades económicas y diálogo y colaboración institucional”.

Considera que “a través de discursos suaves se toman decisiones con tics autoritarios, cuando una decisión así no se dialoga, contrasta, consensúa”, y ha alertado de que tendrá consecuencias en la generación de puestos de trabajo.

Inspección en vez de prohibición

Puig aboga por que el Ayuntamiento de Barcelona aproveche sus competencias de inspección para “mejorar la actuación de control sobre la actividad ilegal, que es la que genera más malestar”, en vez de prohibir nuevos negocios legales.

Así, ha apostado por “ir a ayudar a los que cumplen” y combatir la economía sumergida porque es la que genera mala imagen y problemas a los vecinos.

Ha señalado que la primera administración que intervino para regular el sector turístico en Cataluña fue la Generalitat, que “pronto” presentará una revisión de la normativa de alojamientos turísticos para que sea compatible con la vida de los ciudadanos y con la calidad.

Respuesta de asociaciones de P2P

La Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (APARTUR) reclama un gran pacto de ciudad en materia turística y apuesta por un turismo familiar, responsable y sostenible. "Hace más de un mes que pedimos al Ayuntamiento una reunión para comenzar a trabajar porque entendemos que el tema es urgente. Estamos en un momento delicado y hay que decidir qué tipo turismo queremos para Barcelona", afirma Enrique Alcántara, presidente de la asociación.

Desde la asociación se considera que hay que evitar que la ciudad “muera de éxito” y, aunque ninguna moratoria es buena, el hecho de que se haya extendido a todo tipo de alojamientos y no sólo en el sector de los apartamentos, donde la moratoria es efectiva desde hace más de un año, facilitará el trabajo y el diálogo conjunto. Para Alcántara "no tenía sentido una moratoria que sólo afectaba a un tipo de alojamiento y es por ello que entendemos que se haya decidido parar y empezar a trabajar entre todos para hacer un pacto de ciudad”.

Por su parte, la Asociación Profesional de edificios de viviendas de uso turístico agrupadas en edificio único, PROHUT, considera también muy adecuado que la moratoria de licencia afecte a todo tipo de alojamiento porque la situación hasta ahora “era injusta”, según su presidente, Joan Sureda. Añade que esta suspensión global de licencias “será positiva siempre y cuando sirva para replantear cuál debe ser el modelo turístico de la ciudad de acuerdo con los agentes implicados”.

Sureda considera que “Barcelona no puede ser un macroapartamento pero tampoco un macrohotel, ni un macrohostel, ni un macroalbergue” y por ello insiste en la necesidad de que “primero debe definir y ordenar la oferta de alojamientos para poder regular la demanda”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.