Un análisis de Ángeles Vargas

Cruceros: la diferencia entre la masificación y la ilusión

Protestas frente a estrategias concienzudas

Mientras en los destinos que más han despuntado para el segmento de cruceros cada vez provocan mayor rechazo entre la poblaciòn estos inmensos barcos, generando cautelas entre las instituciones, en aquellos que tratan de atraerlos se las siguen ingeniando para ser más competitivos.

En los últimos meses las protestas en Venecia contra la presencia de los cruceros de gran tamaño se han ido incrementando, como parte de una reacción que lleva años provocando el enfrentamiento entre detractores y partidarios. Como recogió esta semana HOSTELTUR noticias de turismo en Aumentan las protestas en Venecia contra los grandes cruceros, la población de la ciudad italiana trata de proteger el destino por motivos ecológicos y de seguridad.

Según El crucero más grande del mundo enciende la polémica en Barcelona, hace unos meses, unas 150 personas se manifestaron contra la llegada del Harmony of the Seas, el crucero más grande del mundo, el domingo 5 de junio en el Puerto de Barcelona. Tan sólo diez días después Baleares se suma a las protestas de Barcelona contra los megacruceros, considerándose desde los colectivos ecologistas que se produce un impacto negativo tanto medioambiental como social.

Cruceros: la diferencia entre la masificación y la ilusión

En el lado contrario, sin embargo, se sitúan ciudades como Almería, Cartagena o Sevilla tratan de realizar el máximo esfuerzo por atraer este segmento, e incluso algunas instalaciones aún con poco tráfico de cruceristas intentan convertirse en puertos base, según Los puertos españoles logran su objetivo: turnaround.

En el caso de Almería, esta semana se la red Almería Cruise Friendly, integrada por 43 establecimientos de hostelería, comercios y transporte, han presentado un mapa específico destinado a orientar a los cruceristas sobre los puntos de interés y, al mismo tiempo, que tengan bien señalizados sus propios establecimientos.

La pertenencia a esta red les exige una serie de condiciones: atención en inglés, pago con tarjeta de crédito, tax free y conexión wifi gratuita en bares y restaurantes, además de tener flexibilidad horaria y comprometerse a abrir siempre que se anuncie una escala de cruceros en el puerto con al menos 300 pasajeros. Un inciativa muy bien proyectada pero se plantean varias preguntas: ¿Acabarán también estos destinos experimentando el rechazo de la población? ¿Es posible alcanzar un equilibrio?

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.