Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Segunda jornada del ITH Innovation Summit

Creatividad y flexibilidad para dotar a los hoteles de nuevos usos

“Si no cambiamos ahora no lo haremos nunca”, según advierte Álvaro Carrillo 24 noviembre, 2020
  • Los nuevos usos de los hoteles generan una demanda extra y "cuantas más alternativas se pongan en marcha, más opciones de éxito"
  • Los hoteleros, según Garayar, "siempre se han caracterizado por su capacidad de adaptación y volverán a hacerlo ante esta situación"
  • Es el momento de reposicionar la oferta hotelera repensando los servicios, sin cambiar lo que funciona pero poniendo el foco en el cliente

Ya en la primera jornada del ITH Innovation Summit los participantes coincidían en asegurar que ha llegado el momento de que los hoteles piensen qué cliente quieren atraer, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo. Y en el segundo día han incidido en lo mismo, entre ellos el director general del ITH (Instituto Tecnológico Hotelero), Álvaro Carrillo, quien ha afirmado que “debemos aprovechar el momento actual para cambiar, porque si no lo hacemos ahora no cambiaremos nunca. Tenemos que repensar nuestro modelo de negocio, qué quiere el cliente y qué le estamos ofreciendo. Estamos malacostumbrados a un modelo de oferta, pero ahora tenemos que aplicar un modelo de demanda para atraer clientes y salir de la crisis”. La creatividad y la flexibilidad juegan un papel crucial en esa reinvención, también para dotar de nuevos usos a los hoteles.

Javier Villanueva, director general de Hoteles Silken, se ha mostrado asimismo partidario de “reinventarnos y destinar los activos a otros usos, como el coliving, el coworking o la opción del teletrabajo. La ventaja de poder compaginar el trabajo en remoto con vivir en un hotel puede ser una solución óptima para los nómadas digitales o para los universitarios; en suma, un atractivo para los milenials, que pueden así disfrutar de los servicios hoteleros, su diseño, confort, etc., aunando trabajo y entretenimiento en un solo espacio”.

En Silken están readaptando habitaciones para uso profesional, dotándolas de equipamiento de oficina con el fin de ofrecer el ambiente adecuado para el teletrabajo

Este nuevo producto puede generar al hotel una demanda extra, aunque Villanueva se ha preguntado qué recorrido tiene en el futuro y si esas soluciones en principio provisionales permanecerán en el tiempo. En cualquier caso él aboga por “tener la mente abierta para no centrarnos sólo en lo tradicional, y pensar que cuantas más alternativas pongamos en marcha, más posibilidades de éxito tendremos”.

Ha coincidido así con Emma Gómez, directora de Servicios de gestión hotelera de Savills Aguirre Newman, quien ha apostado por esa “creatividad y flexibilidad hoteleras para convertir las habitaciones en apartamentos de larga estancia o en hubs logísticos. Se necesita mucha imaginación, aplicada a todos los niveles”.

De izq. a dcha. y de arriba a abajo, el moderador, Bruno Hallé, de Cushman & Wakefield; Javier Villanueva, de Hoteles Silken; Daniel Mayo, de Vivood; Emma Gómez, de Savills Aguirre Newman; y Ramón Garayar, de GAT.

Pero los hoteleros, como ha subrayado Ramón Garayar, consejero delegado de GAT, “siempre se han caracterizado por su capacidad de adaptación y de nuevo deben hacerlo para amoldarse a esa fusión residencial-turística-vacacional-trabajo. Vamos hacia el modelo Colegio Mayor que aúna alojamiento, trabajo, comunidad, restauración. Todo es co-algo”.

El viaje como experiencia y aprendizaje

Garayar ha propuesto “adaptar el producto hotelero a las necesidades de las nuevas generaciones porque vivir nuevas experiencias se ha convertido en una necesidad básica”. En este sentido Daniel Mayo, fundador y director general de Vivood Landscape Hotels, ha advertido que “el concepto de viajar va a cambiar por completo para pasar a verse como una inversión en experiencias, aprendizaje, salud. Es el momento de reposicionar la oferta hotelera repensando los servicios que ofreces, sin cambiar lo que funciona pero poniendo el foco más que nunca en el cliente”.

Mayo ha expuesto el ejemplo de Vivood, que abrió el pasado 13 de junio con tres premisas claras: “Subir precios pero aportando valor al cliente en salud y servicio, lo que nos ha permitido alcanzar buenas ocupaciones con un precio más elevado; no cambiar nada que no fuera necesario cambiar; y los cambios para garantizar la seguridad frente al coronavirus debían añadir valor al cliente, que no fueran una excusa para bajar la calidad”

Innovaciones que se van a quedar

Entre las innovaciones cuya implantación se ha acelerado por la pandemia y que se van a quedar entre nosotros, Villanueva ha citado “la digitalización y la tecnología sin contacto, como medida de seguridad”. En opinión de Emma Gómez, “la interacción del cliente con el hotel será tan amplia o reducida como él quiera, pero lo que está claro es que los establecimientos se abrirán aún más a la población de las ciudades donde se ubican para que el público local también disfrute de sus instalaciones”.

Para Mayo “los cambios que conlleva la transformación digital que aporten valor al cliente y sean rentables serán los que permanezcan”; mientras que Garayar ha apostado por “el sentido común, el criterio y pensar fuera de la caja, porque en creatividad somos muy buenos, pero también copiando y adaptando”.

Emma Gómez, de Savills Aguirre Newman, ha concluido proponiendo que los hoteleros se planteen “dónde quieren estar cuando todo esto acabe, porque la única certeza que tenemos hoy en día es que va a acabar”

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.