Diario 6007 24.09.2020 | 03:27
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. ¿Por qué este año de pandemia los turistas han elegido viviendas por encima de hoteles para alojarse?

Hoteles vs viviendas: precios menos competitivos y muchas normas a cumplir

Ramón Estalella, secretario general de CEHAT, dice que los hoteles han acusado un gravísimo problema de falta de flexibilidad para ajustar precios 5 septiembre, 2020

En un momento de pandemia en que las normas higiénico-sanitarias se han convertido en ejes centrales del negocio turístico, ¿por qué los viajeros han elegido pernoctar en viviendas más que en hoteles? Después de todo, la limpieza y la desinfección parecen no haber sido factores determinantes, aunque sí lo ha sido el precio, según valora el secretario general de CEHAT, Ramón Estalella. Los hoteles han acusado un "grave problema de competitividad y falta de flexibilidad en sus precios, al tener que cumplir un montón de exigencias que no le han pesado a la vivienda de alquiler vacacional".

La Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (FRONTUR) ha dejado claro que el alojamiento hotelero bajó en julio en España un 82,3% en tasa anual, mientras la vivienda en alquiler, lo hizo "sólo" un 69,9%. El alojamiento en viviendas de amigos y/o familiares también bajó, aunque mucho menos: un 52,3%, y además hemos sabido que Los campings logran una ocupación del 65% pese a la ausencia de extranjeros. Parece obvio que, a pesar de la pandemia y las exigencias higiénico-sanitarias que conlleva, la elección de los viajeros se ha basado en dos aspectos distintos: por un lado, en el precio, y por otro, en alojamientos que garantizaran mejor el distanciamiento social.

Tras publicar este artículo, ¿La Covid-19 está favoreciendo a Airbnb por encima de los hoteles?, que habla de lo que ha ocurrido en EEUU en el campo del alojamiento y las valoraciones que hacen algunos representantes del sector, hemos querido saber cómo veía la situación en España el secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Ramón Estalella.

¿Por qué al alojamiento de alquiler le ha ido mejor que a los hoteles en este verano de pandemia?

Pues está claro que la trazabilidad y las obligaciones del alojamiento reglado frente al no reglado, normal o clandestino, no tienen nada que ver. Las obligaciones que unos y otros han tenido que cumplir para hacer frente a las nuevas exigencias higiénico-sanitarias son totalmente distintas. Está claro que la limpieza no ha sido un factor decisorio para mucha gente, contrariamente a lo que podría parecer. ¿El distanciamiento social? En realidad luego esas personas que se han alojado en una casa con jardín no se han pasado allí las vacaciones, sino que han salido a fiestas, a restaurantes, a discotecas, a terrazas... y eso si no se ha metido en una casa un montón de personas, porque no hay ningún control... Al final han tenido el mismo contacto social o más que si se hubieran alojado en un hotel. Luego, esto tampoco ha incidido. Ha sido el precio el factor determinante, es lo primero que han buscado.

¿Qué pueden hacer los hoteles frente a esta situación, porque imagino que lo de bajar precios estará difícil?

Tenemos un gravísimo problema de competitividad, está claro. La cantidad de normas y regulaciones que un hotel ha de cumplir imposibilitan que sea flexible ajustando precios. En cambio, los otros tienen máxima flexibilidad en todo, en ajustar costes, en ajustar precios...

¿Se podía prever de alguna manera que ocurriría esto?

No, no podíamos prever nada, ni los rebrotes ni nada. Por sentido común, si pones un buen alojamiento a bajo precio la gente lo reservará antes que otro buen alojamiento a mayor precio, pero claro, es que este segundo alojamiento tiene que cumplir con más normas y tiene más costes que el primero.

"Es un problema grave que tu competencia no tenga que cumplir las mismas normas que tú. Y está claro que el consumidor acaba eligiendo precio y no seguridad"

Ramón Estalella, secretario general de CEHAT.

En EEUU están preocupados por si Airbnb y las otras plataformas les roban a los hoteles el viajero de negocios... ¿puede ocurrir esto en España?

Es que la demanda está absolutamente deprimida, el viajero de negocios también está dejando de viajar. No hay aviones, la gente está teletrabajando y reuniéndose online..., es un cambio radical. Esto sólo va a variar cuando haya demanda, y habrá demanda cuando termine esta crisis de confianza. Claro, este verano hemos visto claramente que hay una sobreoferta de alojamientos, porque tenemos una capacidad para 85 millones de personas. Pero si no hay clientes...

Vuelvo a la pregunta de antes, ¿el hotelero puede hacer algo?

Hombre, individualmente se pueden tomar medidas imaginativas para captar esa demanda residual... pero lo que está ocurriendo es una crisis de confianza que afecta a los viajes de todo tipo. Lo que puede hacer el hotelero es tomar medidas para hibernar y esperar a que llegue la primavera.

"Esperar. Es lo único que se puede hacer globalmente"

¿Pesimista?

No, no, hay que lanzar un mensaje de optimismo en el sentido de que esto es coyuntural, el problema es cuánto va a durar. No es un problema de la oferta, ni del producto, ni del destino... es un problema de la demanda por falta de confianza. Cuando, no sé cómo, se recupere esta confianza la gente volverá a viajar.

Y mientras esperan, le piden al Gobierno que arrime el hombro...

Por supuesto, reclamamos no tener que pagar impuestos por una actividad que está paralizada, que haya periodos largos de carencias en los créditos, que se alarguen los ERTE hasta que dejen de ser necesarios, que se mantengan vivos los contratos de los fijos-discontinuos... mientras hibernamos. No es cuestión de ser imaginativos, aunque si algunos lo son, genial... pero la realidad es que en pleno confinamiento, en España, estaban abiertos 370 hoteles de los 16.000 que tenemos, y estaban abiertos porque eran necesarios. Pero lo bueno de todo esto es que España sigue siendo un destino que atrae a millones de personas, seguimos con nuestro clima, nuestro mar, nuestra gastronomía... todo sigue donde ha estado... y eso será importante cuando el mercado recupere la confianza.

Y en cuanto a la competencia, ¿qué esperan que suceda?

Pues como así, en estas condiciones, es imposible competir, lo que esperamos que se haga algún día pasa por dos posibles salidas: una, que hagan como con Uber por ejemplo y se limite la oferta; la otra es que se impongan condiciones y garantías similares a las de los demás. Que todos trabajemos y compitamos con las mismas reglas.

Foto de Álex García para La Vanguardia. La pandemia ha puesto el negocio hotelero del revés, situación de la que esta imagen es una ajustada metáfora. Estalella dice que los hoteles sólo pueden "esperar e hibernar".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 2
Avatar Almudena García Almudena García hace 2 semanas
Yo pienso que son productos distintos, y el que alquila una vivienda vacacional, no es el target de un hotel. Quieren independencia (poder cocinar, lavar tu ropa...), no compartir espacios con cientos de clientes, mayor amplitud, mayor tranquilidad... los clientes de hotel quieren normalmente animación, buffet pantagruélico, relacionarse con otra gente... vamos, perfiles distintos para productos distintos. Sobre las exigencias, está claro que no pueden ser las mismas para quien aloja a una familia que para quien aloja a cientos...
El Sr. Ramón Estalella, se equivoca en declarar que los alojamientos de las viviendas turísticas no tienen las mismas exigencias higiénico-sanitarias que los hoteles, la limpieza HA sido un factor decisorio ya que no es lo mismo limpiar un hotel de 800 plazas que una casa vacacional de 6 u 8 personas, además los huéspedes se sienten más seguros en una vivienda vacacional que en un hotel, en los hoteles tienen que compartir los espacios con muchas gente, en cambio en una vivienda comparten los espacios con sus propios familiares. Una vivienda familiar actualmente está dando mejor servicio y trato que cualquier hotel, sugiero a estos mega hoteles reduzcan su capacidad a la mitad, si quieren superar esta crisis, y que se pregunten si ellos irían de vacaciones en estos mega hoteles. y término ya que habría una lista muy muy larga de los pro y contra entre un hotel y una vivienda vacacional.

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.