Edición España. Pololikashvili insiste en demostrar la legalidad cuando los críticos le recriminan la falta de ética

Lo que es legal versus lo que es ético: duelo de cartas en la OMT

Debate en torno a la legitimidad del proceso electoral que ha llevado a Zurab Pololikashvili a tener que ser ratificado o no en la Asamblea General de Madrid 27 noviembre, 2021

Los países miembros de la Organización Mundial del Turismo (OMT) y sus delegados a la 24 Asamblea General que tendrá lugar a partir del 30 en Madrid, nunca habían tenido tantas lecturas pendientes y urgentes. A los kilos de documentación propios de los acuerdos pendientes de ser aprobados en la Asamblea, se une en esta ocasión la carta que les han dirigido ex altos cargos de la OMT denunciando la deriva ética de la gestión del secretario general; luego la carta del propio Zurab Pololikashvili acusándoles a algunos de ellos de irregularidades; después la respuesta del ex secretario general Francesco Frangialli; a continuación, la carta del presidente del Consejo Ejecutivo de la OMT defendiendo la legalidad y los argumentos de Pololikashvili y, finalmente (hasta este viernes, al menos), la carta del ex secretario general Taleb Rifai respondiendo a esta última misiva. El debate sobre la legitimidad del proceso electoral que lleva al georgiano Zurab Pololikashvili a ser ratificado o no a la Asamblea General de Madrid continúa abierto y el desacuerdo es claro entre la visión oficialista de que "todo se ha hecho según las normas" y la visión crítica de que "pueden hacerse las cosas según las normas y aun así hacerlas injustamente y faltas de ética".

Este jueves, el presidente del Consejo Ejecutivo de la OMT, que además es el subsecretario de Turismo del Gobierno de Chile, José Luis Uriarte Campos, dirigía una carta a los países miembros de la OMT y a los delegados que participarán en la Asamblea General de Madrid, asegurándoles que todo el proceso para la elección de secretario general Pololikashvili se había hecho de acuerdo con la legalidad.

Les asegura que todo se hizo "cumpliendo los Estatutos": "El proceso de elección entre los candidatos presentados por los Gobiernos de Baréin y Georgia, llevado a cabo durante la 113ª sesión del Consejo Ejecutivo cumplió en todos los puntos con los Estatutos". Y recuerda el resultado de la votación, con victoria de Pololikashvili con 25 votos frente a la candidata de Baréin, con 8.

Esto ya lo había afirmado con prácticamente las mismas palabras y argumentos Zurab Pololikashvili en su carta a los países miembros, de la que informamos en "Estoy profundamente triste", dice Pololikashvili a los países de la OMT.

El argumento oficialista es el de la legalidad, y que el secretario general se ha limitado a hacer lo que decía el Consejo: "ha sido el Consejo Ejecutivo el que ha dado las instrucciones y las líneas sobre el proceso de elección del Secretario General, el que ciertamente se ha ajustado a la legalidad vigente (decisión 14(CXII) y en el documento CE/112/6 rev. 1), siendo el rol de la Secretaría meramente ejecutivo respecto a lo dictado por el Consejo Ejecutivo".

Taleb Rifai: Manipulando el proceso uno puede ser legal e inmoral a la vez

El ex secretario general de la OMT, Taleb Rifai (2010-2017), responde a la misiva del presidente del Consejo Ejecutivo recordando que él y Francesco Frangialli, en diciembre de 2020, pidieron por carta al Secretariado que reconsiderara la fecha de enero de 2021 para la elección del secretario general, dado que finalmente Fitur no se celebraba en enero, sino en mayo.

Y dice que en realidad, ni él ni Frangialli pusieron nunca en duda la legalidad de las decisiones tomadas en ese momento, sino que "nuestros comentarios fueron hechos desde la perspectiva más amplia de garantizar la equidad de todo el proceso"

El Consejo Ejecutivo decidió en septiembre de 2020, en Tiflis, Georgia, que su siguiente sesión sería en Madrid en enero de 2021, en el marco de Fitur, donde procedería a elegir al secretario general, que posteriormente debería ser ratificado por la Asamblea General. Pero en octubre se supo que España aplazaba Fitur hasta mayo, lo cual no hizo que el Consejo se replanteara las fechas para su reunión, que se mantuvo en enero a pesar de todo.

Campaña en desigualdad de oportunidades

El proceso para presentar las candidaturas terminaba el 18 de noviembre, por lo tanto, los candidatos disponían de dos meses solamente para presentarse en tiempo y forma. Y posteriormente, tendrían también dos meses -con Navidad y Año Nuevo de por medio- para hacer campaña y optar a ser elegidos por el Consejo Ejecutivo de enero. De hecho, se presentaron seis candidaturas que fueron rechazadas porque no pudieron completarse antes de la fecha límite, y solamente dos pudieron hacerlo: la del repetidor Zurab Pololikashvili y la de Shaika Mai bint Mohamed al Khalifa, miembro de la familia real de Baréin y ministra de Cultura de ese país entre 2010 y 2014.

Rifai recuerda que, como él y Frangialli denunciaron en ese momento, la candidata de Baréin tendría muy poco tiempo para darse a conocer a los países miembros si la elección del secretario general se mantenía, por parte del Consejo Ejecutivo, en enero. Pero así fue.

De hecho, la candidata alternativa a Pololikashvili, Shaika Mai bint Mohamed al Khalifa no acudió al evento organizado por la OMT en la víspera del Consejo en protesta por "la falta de igualdad de oportunidades en la campaña"

"Nunca he dicho que la decisión del Consejo no fuera legal -añade Taleb Rifai-. Como ha remarcado recientemente Francesco Frangialli, la legalidad no es suficiente. Manipulando el proceso, uno puede ser legal e inmoral a la vez", dice Rifai citando a Frangialli.

Rifai sigue su carta con una larga serie de preguntas sobre la calidad ética del proceso electoral seguido y sobre los temores que muestra en su informe a la Asamblea General la Oficial de Ética de la OMT.

Advertencia de Naciones Unidas ante los "candidatos internos"

Rifai recuerda cómo un informe de Naciones Unidas advierte a los miembros de los peligros que puede haber cuando en las elecciones para designar a los jefes ejecutivos de sus agencias -como lo es la OMT-, uno de los contendientes es un "candidato interno", o sea, alguien que ya ejerce un cargo ejecutivo en esa agencia, y que por lo tanto, puede hacer un mal uso o un abuso de sus funciones y recursos (contactos, viajes, personal, etc.) para servir a su propia campaña.

"Esta situación no solo no sería ética, sino que también resultaría en oportunidades desiguales entre los candidatos internos y externos, y puede conducir a la división del personal", advierte el informe que cita Rifai, quien añade: "De hecho los inspectores (de Naciones Unidas) estaban tan preocupados con esta posibilidad que añadieron que este comportamiento debería ser siempre considerado como no ético y ser condenado", y además, que estas prácticas "deben estar sujetas a una investigación y a un proceso disciplinario".

El ex secretario general termina su carta recordándoles a los países miembros y a sus delegados en la Asamblea General de Madrid, que "el futuro de la organización está en sus manos", y pidiéndoles que voten a favor o en contra del candidato recomendado por el Consejo Ejecutivo, Zurab Pololikashvili, "a la vista de todos los argumentos y de la opinión que tengan del candidato".

Francesco Frangialli: Lo "estrictamente legal" puede no ser ético

A todo esto se refirió Francesco Frangialli, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT) entre 1996 y 2009, en su reciente carta a los países miembros, respondiendo a la misiva del secretario general. Explicaba que junto con su sucesor, Taleb Rifai, y "sin interferir de ninguna manera en la decisión que debía ser tomada", avisamos de la manera debida del riesgo que conllevaba el calendario propuesto por el secretario general-candidato y aceptado por el Consejo Ejecutivo en su 112 sesión en Tiflis (Georgia)". Y añadía: "Si se hubieran escuchado entonces nuestras voces, la duda que ahora afecta a la legitimidad de todo el proceso electoral no existiría".

Se refería a esa decisión del Consejo Ejecutivo diciendo: "Reunirse en el país de origen del candidato en un momento en que muchos miembros del Consejo no podían viajar a causa de la pandemia, y cuando muchos de ellos eran representados por las embajadas en Georgia, claramente introduce un sesgo".

Y continuaba: "El Consejo aprobó un calendario que hizo imposible que potenciales candidatos se postularan como tales, obtuvieran el apoyo de sus gobiernos y elaboraran e hicieran circular su programa, y además, realizaran con normalidad su campaña".

Engaños y trampas

Frangialli consideraba, además, que celebrando en Madrid la elección por parte del Consejo se favoreció también al secretario general, Pololikashvili, quien había sido embajador de Georgia en España. "Todo ello dio al candidato titular una ventaja competitiva injusta sobre sus posibles competidores", aseguraba.

Acusaba al secretario general de haber engañado a los estados miembros al decirles que se avanzaba a enero su elección por parte del Consejo para hacerla coincidir con Fitur, porque estaba claro para todos, dice Frangialli, que a causa de la pandemia la feria no tendría lugar en enero. Tal y como él y Taleb Rifai dijeron en ese momento en su carta, lo lógico, dadas las circunstancias sanitarias, hubiera sido posponer el Consejo hasta la primavera, fecha en la que suele celebrarse, o incluso dejarlo para la Asamblea General. "En esas circunstancias -acusa Frangialli- avanzar la fecha fue solo hacer trampa".

En su respuesta a los ex altos cargos de la OMT preocupados por la deriva ética de su gestión y que pedían a los países miembros que se repiensen la ratificación del georgiano y pidan el voto secreto -algo que ya ha hecho Costa Rica-, el secretario general Zurab Pololikashvili aseguraba que el procedimento seguido fue "estrictamente legal" y estaba dentro del ámbito del propio Consejo Ejecutivo, el mismo argumento que esgrime, con detalles de decisiones y fechas, el presidente del propio consejo, el chileno José Luis Uriarte, en su reciente carta a los países miembros.

"Esto es totalmente correcto", confirmaba Frangialli respecto a las palabras de Pololikashvili, pero añadía que "legalmente no es suficiente"

"Uno puede ser, a la vez, legal e inmoral manipulando el proceso", afirmaba. "El procedimiento electoral puede estar formalmente en concordancia con los Estatutos, pero al mismo tiempo ser injusto y no igualitario. Al final, no habrá sido ético".

Frangialli terminaba su carta diciendo que espera que la Asamblea General, como órgano supremo de la OMT, "hará lo que es necesario para asegurar una elección justa en Madrid y el retorno a una buena gestión en la organización".

Aquí puede descargarse y leer las cartas referidas en esta noticia:

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.