Zonas comunes y habitaciones han transformado su apariencia y operativa

El diseño hotelero pospandemia ha cambiado para siempre

5 marzo, 2022

Durante los peores momentos de la pandemia los arquitectos hoteleros y diseñadores de interiores han percibido la amenaza a su medio de vida, pero al mismo tiempo se han sentido estimulados sobre cómo el modelo hotelero que conocemos iba a verse permanentemente alterado. Y es que el coronavirus sin duda ha cambiado el diseño hotelero para siempre: en la adopción de nuevas tecnologías ha acelerado tendencias ya existentes, pero en áreas como el diseño y la decoración de las habitaciones ha creado nuevas. En opinión de Paul Taylor, presidente de Stonehill Taylor, una empresa de arquitectura y diseño interior enfocada en la hotelería, “el diseño está cambiando tanto por la tecnología como por cómo la pandemia ha transformado nuestras vidas”.

Artículo exclusivo para suscriptores Premium

Forma parte de la comunidad de líderes de la transformación positiva de nuestro sector.
Elige el plan que mejor se adapta a ti, y accede a todo nuestro contenido, descárgate nuestras revistas y disfruta de descuentos y otras ventajas en los eventos organizados por Hosteltur.

60€ Anual (0,17€ al día) Hazte premium
6€ Mensual (0,20€ al día) Hazte premium

Con más datos sobre cómo se transmite la COVID19 y cómo han cambiado las preferencias y el comportamiento del viajero, los hoteles ahora están invirtiendo con una mentalidad muy diferente en su funcionamiento, tanto en áreas de cara al cliente como tras el escenario.

En primer lugar, como las aerolíneas, los sistemas de circulación del aire y filtración se han convertido en elemento de salud y de marketing; y los hoteles, especialmente de nueva construcción, están invirtiendo en sistemas más sofisticados.

La clave son los sistemas mecánicos, como ha explicado Paul Taylor, como los que están implantando en todos sus proyectos: “Los sistemas de filtración HEPA incrementan el componente de aire fresco. Habitualmente gran parte del aire en interiores está reciclado, con un pequeño porcentaje de aire fresco añadido, por lo que cuanto más se aporte y más se filtre, el riesgo es menor. Es algo difícil de adaptar, por lo que es mejor acometerlo en la fase de construcción”.

Diseño auténtico y local

El diseño también se ha visto influido por el boom de los destinos próximos al lugar de residencia a los que poder acceder en coche, y por un mayor foco del marketing en las comunidades locales.

En este sentido Tom Ito, director de Gensler Hospitality, ha reconocido que “siempre hemos aspirado a atraer a la comunidad local al diseñar un proyecto y hacerlo relevante y único para su localización, pero esto cada vez es más importante”. La demanda procede, según Ito, de gente que, aunque no esté alojada en el hotel, busca un lugar cercano para quedar con amigos y relajarse. “O prefieren ir al hotel a trabajar o a mantener reuniones”.

“Los hoteles han encontrado una nueva fuente de ingresos mientras la ocupación sigue baja, y el atraer a la comunidad local llena de vida a los establecimientos”, como ha indicado Tom Ito, director de Gensler Hospitality

Incluso cuando se produzca la recuperación del turismo internacional, Mary Alice Palmer, directora de interiores de hostelería en HKS, considera que la tendencia de los destinos urbanos cercanos a los que poder acceder en coche se mantendrá. Por ello los espacios atractivos, las obras de arte y la oferta única de alimentos y bebidas se han vuelto cruciales y han empujado a más establecimientos hacia características de hoteles lifestyle.

En el futuro hotel Atari de Las Vegas la fachada del edificio es una pantalla de videojuegos, y al hacer el check-in los clientes tendrán su propio avatar, que les servirá para comunicarse con el personal o con otros huéspedes.

Una de las tendencias, según ha detallado Alessia Genova, socia directiva de Tihany Design, es “el mayor uso de materiales y productos sostenibles y locales, algo que ya se estaba haciendo pero que cada vez es más relevante. Y no creo que la cadena de suministros vuelva rápidamente a la situación prepandemia, otro incentivo para ser más local”.

Los hoteles también han adoptado nuevas tecnologías durante la pandemia, desde kioscos de check-in a códigos QR, aplicaciones móviles y nuevas formas de entretenimiento y comunicación. Para Ito “una de las mayores tendencias que estamos viendo es la convergencia de tecnología, personas y espacio para impulsar experiencias inmersivas y conectadas. Se trata de diferenciarse y ofrecer nuevas experiencias para fidelizar a los clientes”.

Zonas comunes

La evolución en diseño provocada por la pandemia pone más énfasis en las zonas comunes, ahora multifuncionales y con espacios al aire libre. Como ha subrayado Lisa Rapp, responsable para hoteles en la empresa hawaiana de arquitectura AHL, “lobbies, restaurantes y otros espacios públicos están siendo diseñados para ser mucho más flexibles”.

La nueva forma de pensar del sector hotelero se refleja en lo rápido que se está transformando el lobby

Rapp ha destacado cómo “los grandes mostradores frente a los cuales los clientes hacen cola a la espera de ser atendidos por cinco o seis empleados para completar los trámites de entrada o salida están llamados a desaparecer. En su lugar veremos kioscos o pods, pero también otras formas de poder hacer el check in, ya sea desde una app en el propio móvil del cliente o en el iPad de un miembro itinerante del personal del hotel”. La desaparición de los mostradores, reemplazados por esas nuevas opciones digitales, también incrementará los espacios para otros cometidos.

Más noticias sobre diseño hotelero en:

- Diseño de espacios para mejorar la salud y el bienestar de las personas

- "El diseño es fundamental para generar emociones positivas en el hotel"

- Soluciones de interiorismo ante los retos del diseño hotelero pos-COVID

- Claves para adaptar las zonas comunes de los hoteles a la nueva normalidad

- Seguridad y socialización, claves en la reinvención hotelera de espacios

Otra tendencia: todas las zonas comunes, incluyendo salones, gimnasios, restaurantes y estancias de esparcimiento, dispondrán cada vez más de un área al aire libre, incluso en los climas más fríos, dotada de calefactores tipo setas o bajo las mesas para ser más atractiva, en lugar de ser un inconveniente o algo desagradable.

“Incluir en las áreas de Alimentos y Bebidas experiencias de interior y al aire libre es una de las grandes tendencias del momento en diseño”, en palabras de Mary Alice Palmer

Asimismo, mientras la incertidumbre sigue reinando en el regreso del MICE y business travel, los hoteles están desarrollando espacios más flexibles para eventos, con la vista puesta en la creciente celebración de eventos híbridos, que necesitan espacios más pequeños pero con más tecnología.

En este sentido Genova ha señalado que “hace unos años siempre colocabas un business center al diseñar un hotel, pero no creo que vuelva a ser así porque la pandemia ha hecho que los operadores se replanteen la necesidad de contar con uno de ellos, al igual que con los espacios para reuniones, que permanecerán pero a una escala más pequeña. También se mantendrán los grandes salones porque se comercializan bien, no sólo para reuniones sino para bodas y otro tipo de eventos, pero serán más funcionales y adaptables tanto para ocio como para negocio”.

Las habitaciones

El deseo de más flexibilidad ha llegado asimismo a las habitaciones, dado que los huéspedes cada vez más comen, trabajan y hacen ejercicio en ellas, a veces todo en el mismo día. Esto ha provocado que el mobiliario sea fácil de mover o de transformar para otros usos, y la luz sea ajustable para responder a las necesidades del cliente, ya sea para trabajar o para relajarse.

La mesa de trabajo en la habitación, según ha apuntado Palmer, “ha ido evolucionando, pero las típicas mesa y silla desaparecerán y los cuartos se transformarán en un espacio más flexible que sirva para muchos propósitos; de manera que puede haber un área que funcione como lounge y espacio de trabajo, con muebles multifuncionales, y que se abra a una terraza exterior”.

La startup española Kampaoh habilita tiendas de lujo en parcelas infrautilizadas de campings para atraer al cliente que busca las comodidades de un hotel pero al aire libre.

Precisamente la creciente demanda de espacios al aire libre se ha traducido también en un mayor interés en estilos alternativos de alojamiento como el glamping que, como ha recalcado Ito, “ha experimentado un boom como resultado de ese deseo de aire libre pero con las comodidades de un hotel, por lo que estamos diseñando muchas tiendas de campaña de lujo. Es algo que no esperaba que tuviera un desarrollo tan grande”.

Otra tendencia clara nacida con la pandemia ha sido un cambio hacia los nuevos materiales y menos desorden en las habitaciones. Por ejemplo, en lugar de alfombras los hoteles están instalando suelos de baldosas, laminados o de madera resistente

No es sólo que los materiales sean fáciles de limpiar, según ha aclarado Rapp, sino “la percepción de limpieza que tengan los clientes. Como diseñadores, seleccionamos materiales que sean duraderos y fáciles de desinfectar. El diseño se dirige hacia líneas limpias y menos desorden. Elementos como la carta del servicio de habitaciones y otros folletos se han retirado. El huésped percibirá la habitación más limpia si hay menos superficies que puedan acumular polvo y gérmenes”.

Nuevas consideraciones

Pero todo sigue estando íntimamente vinculado con relacionarse con las personas y la conexión humana. Eso se mantiene, ha concluido Ito: “Ésa es la base, ofrecer a la gente oportunidades para relacionarse e interactuar, sentirse segura y disfrutar. Realmente veo una integración cada vez más fuerte de vida, trabajo y ocio; por lo que en todo el mundo veremos más desarrollos que aúnen usos diferentes. Es emocionante y refuerza la experiencia del cliente”.

La información de referencia se encuentra disponible en Travel Weekly.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.