Diario 5643 24.07.2019 | 08:26
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Hacen balance del periodo de seis años de fuerte crecimiento registrado en el turismo español

Meliá, Barceló y NH: preparados para un cambio de ciclo

15 julio, 2019
  • Escarrer: “Nos encontramos en una posición de mayor fortaleza frente a un eventual cambio del ciclo expansivo”
  • Gracias a su fortaleza financiera, un balance saneado y el control de la deuda, Barceló ha logrado un crecimiento espectacular en estos años
  • La evolución de NH durante los años de la crisis estuvo protagonizada por vaivenes corporativos hasta 2013, el año de su transformación

El ciclo alcista que ha vivido entre 2013 y 2018 el turismo español ha permitido a las mayores cadenas hoteleras nacionales crecer de manera inusitada, sanear sus cuentas y aligerar el peso de la deuda. Barceló ha multiplicado por 7,3 su beneficio y Meliá por 4,6; mientras que NH le ha dado la vuelta a sus números rojos. Con este balance, los tres grupos encaran confiados el momento de inflexión, con crecimientos muchos más moderados, que vive el sector turístico.

El año 2013 fue un punto de inflexión para el turismo español. Después de un bache de cinco años, ese año se batió el récord de visitantes extranjeros de 2007 y se superaron por primera vez las 60 millones de llegadas de turistas foráneos. Desde entonces se han sucedido los récords de afluencia hasta rozar los 83 millones de 2018. Ha sido un ciclo alcista de seis años que todavía se mantiene, pero a un menor ritmo de crecimiento, que Exceltur ha rebajado al 1,6% para este año.

Entre 2013 y 2018, España ha pasado de recibir 60 millones de turistas extranjeros a rozar los 83 millones. Ese crecimiento se mantendrá este año, pero a un menor ritmo.

Las tres principales cadenas por número de habitaciones en España, Meliá Hotels International (34.360), Barceló Hotel Group (15.936) y NH Hotel Group (12.417) hacen balance de este periodo álgido para el turismo español en el que han registrado crecimientos espectaculares.

Meliá ha multiplicado por 4,6 su beneficio, pasando de los 30,4 millones de 2013 hasta los 140 millones en 2018. El mayor beneficio registrado por la compañía desde el final de la crisis.

La Corporación Barceló ha multiplicado por 7,3 sus ganancias, de los 25 millones a los 180,3 millones en estos seis años.

Y NH le ha dado la vuelta a sus cifras, al pasar de los 44 millones de pérdidas que registró en 2013 hasta los 72 millones de beneficio del pasado año.

Recetas para crecer

El vicepresidente y consejero delegado de Meliá Hotels International, Gabriel Escarrer, explica este éxito como “resultado de combinar una triple apuesta: la apuesta digital, la apuesta inversora y la apuesta de marcas, para renovar y reposicionar una gran parte de nuestro porfolio”. Desde 2013 el grupo ha invertido más de 600 millones de euros en España y además ha registrado un fuerte impulso de la internacionalización de su cartera de establecimientos.

Barceló, el único de los tres grupos que no cotiza en Bolsa, explica su meteórico crecimiento en este periodo a “nuestra fortaleza financiera, con un balance saneado y con un claro esfuerzo de control de la deuda”. Con estos ingredientes, la división hotelera de Barceló puso en marcha un ambicioso plan de expansión que se ha saldado con la incorporación de más de 10.000 habitaciones entre 2013 y 2018.

Meliá ha invertido más de 600 millones de euros en España desde 2013 en reposicionar su oferta hotelera.

Por su parte, el consejero delegado de NH Hotel Group, Ramón Aragonés, aprovechó la última celebración de Fitur para repasar el crecimiento del grupo desde 2014 hasta 2018 que ha sido impulsado por lo que califica de “cinco palancas estratégicas”.

En primer lugar, una apuesta por la marca y la experiencia del cliente, con propuestas de valor de los hoteles y nuevas experiencias para los huéspedes.

En segundo lugar, una estrategia comercial y gestión de precios con el foco en el incremento de la tarifa media diaria (ADR) mediante una mejora de la calidad.

El tercer elemento ha sido el fortalecimiento de la cartera de hoteles con un reposicionamiento de activos y la expansión.

El cuarto punto se ha enfocado en la mejora de la gestión. Y el último elemento ha sido una apuesta por la generación de caja y la reducción del nivel de endeudamiento, que ha logrado reducirlo de 5,6 veces el Ebitda en 2015 a solo 0,6 veces al cierre de 2018.

En este periodo (2013-2018), los ingresos recurrentes totales de NH pasaron de 1.280 millones de euros a 1.623 millones, casi un 27% más, mientras que el Ebitda recurrente se más que duplicó, al pasar de 121,6 millones de euros a 265 millones.

Prudencia y expansión

Escarrer recuerda que el grupo Meliá gestionó los años de la crisis financiera que estalló en 2008 “con una estrategia de prudencia y consolidación”.

En esta etapa se trabajó, por una parte, en la contención y eficiencia de costes y, por otro, en la diversificación de los ingresos gracias a una “intensa expansión internacional”, a la apuesta digital de la compañía y a la gestión del revenue.

“Gracias a ello seguimos creciendo, durante la fuerte crisis en España y la zona euro, en aquellos mercados más dinámicos, y consolidamos nuestro balance, llevando tres años consecutivos con el ratio deuda neta/Ebitda por debajo de dos veces”, destaca Escarrer. La cifra de negocio del grupo ha crecido un 35,5%, al pasar de los 1.352 millones de euros en 2013 a los 1.831 millones en 2018, una proporción similar a la experimentada por el Ebitda, que aumentó en este periodo un 35%, de los 241,7 millones a los 326,5 millones.

Depuración de activos

Durante la crisis, Barceló concentró sus esfuerzos en la “protección de la rentabilidad” del negocio recurrente y eficiencia operativa, mientras mantenía una “exigente estrategia de inversión” basada en la apuesta por el cliente del segmento medio-alto del mercado, la mejora de la calidad y “la depuración de activos no estratégicos” de tal manera que se ha concentrado en hoteles de 4 y 5 estrellas.

“Una de las claves fue mantener el foco en la satisfacción del cliente, invirtiendo continuamente en mejorar el servicio y la calidad de nuestros hoteles, incluso en las fases bajistas del ciclo”, comentan desde Barceló.

La holgada situación financiera de Barceló le permitió comprar la cadena Occidental en 2016.

“Así, tras la crisis estábamos preparados para aprovechar el cambio de ciclo y, adicionalmente, realizar grandes operaciones corporativas, como la compra de la cadena Occidental” en 2016 e incluso intentaron fusionarse con NH Hotel Group.

En este periodo de bonanza, la cifra de negocio de la matriz del grupo Barceló se ha duplicado con creces, al pasar de 1.936,7 millones a 4.383,4 millones y el Ebitda ha crecido un 90%, de los 183,3 millones en 2013 a 348 millones en 2018.

Vaivenes corporativos

La evolución de NH durante los años de la crisis financiera de 2008 estuvo protagonizada por “vaivenes corporativos” hasta 2013 que ha sido “el año clave en la transformación de la compañía”, como reconocen desde el grupo.

El consejo de administración entonces aprobó por unanimidad un plan estratégico a cinco años con iniciativas dirigidas a incrementar los ingresos, mejorar los márgenes, crecer y optimizar las capacidades de gestión y organización.

El NH Collection Eurobuilding de Madrid, buque insignia de la cadena y ejemplo de la “transformación” del grupo hotelero.

En esta etapa de transformación en la que se vivió el fracaso de la fusión con Barceló, NH ha pasado a formar parte de la tailandesa Minor International mientras que los hoteles de Hesperia se han desvinculado totalmente del grupo para emprender su propio camino.

Ralentización del mercado nacional

De cara a los próximos años en los que se prevé una ralentización de la llegada de turistas extranjeros a España, los tres grupos afrontan este escenario cargados de optimismo.

“Podemos pues decir que nos encontramos en una posición de mayor fortaleza frente a un eventual cambio del ciclo expansivo”, afirma el vicepresidente de Meliá.

En Barceló también se ven “preparados para seguir creciendo en los próximos años, con el objetivo de ser un grupo mejor y más sólido”.

Y en NH Hotel Group, el consejero delegado en la junta general de accionistas del pasado mes de mayo, veía la entrada de Minor en el capital del grupo como “una nueva etapa con oportunidades de creación de valor a través de una plataforma hotelera global con presencia en cinco continentes”.

Este reportaje se publica en la revista de julio de HOSTELTUR que puede descargarse en el siguiente enlace:

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Avatar miguelo80 miguelo80 hace 13 horas
Estaba claro que destinos como turquía en los que habían problemas de seguridad iban a reflotar y muchos de los turistas que optaban por visitarnos iban a volver a ir a esos países. Me alegra leer que nuestros hoteles siguen invirtiendo en mejorar la calidad de sus servicios.

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.