Ashotel, HOSBEC y FEHM actuarán para combatirlos en todos los frentes

Los hoteleros, en pie de guerra frente a los abogados piratas

Creen que estos “abusos manifiestos podrían constituir un delito de estafa organizada”

Los hoteleros de Benidorm y Tenerife se han plantado ante las prácticas fraudulentas de abogados británicos contra los hoteles que han repuntado este verano incitando a la reclamación masiva en los establecimientos, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo. Así, HOSBEC (Asociación Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana) y Ashotel (Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro) preparan una batería de medidas y actuaciones a tomar a todos los niveles y en todos los frentes, mientras que la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) continúa también buscando la mejor solución.

Ante una actuación de semejante inmoralidad por parte de estos abogados, como apuntan desde HOSBEC, “el sector empresarial afectado no puede quedarse de brazos cruzados, pues está en riesgo no sólo una importante cantidad de dinero en reclamaciones, sino el propio sistema de protección al consumidor al pervertirlo con estas conductas que pueden rozan el delito”. (Más información en ‘Así actúan los abogados británicos piratas en los hoteles de Tenerife’ y ‘¿Qué indemnizaciones reclaman los abogados piratas a los hoteles españoles?’).

Por ello desde HOSBEC y conjuntamente con CEHAT (Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos) y otras zonas afectadas como Canarias, Baleares o la Costa del Sol, ya se está trabajando en una batería de medidas para poder actuar antes estos “abusos claros y manifiestos”.

Entre las primeras medidas se trabaja ya en una campaña de información a los clientes así como una reunión con los cuatro grandes operadores británicos (TUI, Jet2, Thomas Cook y Monarch) que, en opinión de los hoteleros, “deben también implicarse activamente en erradicar estos comportamientos”.

La actividad de los abogados piratas y sus furgonetas-anuncio está dando resultado. Prueba de ello es que el número de reclamaciones ha pasado de menos de 15 en toda España a más de 200 en un solo establecimiento.La actividad de los abogados piratas y sus furgonetas-anuncio está dando resultado. Prueba de ello es que el número de reclamaciones ha pasado de menos de 15 en toda España a más de 200 en un solo establecimiento.

Pero es que además el presidente de HOSBEC, Antonio Mayor, va a reclamar la intervención del Gobierno de España en este asunto. “Es necesario que el embajador en el Reino Unido y el ministro de Asuntos Exteriores pongan una queja ante el Gobierno británico y ante las autoridades judiciales británicas por estas conductas tan impropias e inmorales hacia un país y un sector empresarial que recibe a millones de turistas británicos todos los años. Esto es una cuestión de Estado”, señala Mayor.

Por su parte el presidente de Ashotel, Jorge Marichal, ya se ha reunido con el delegado del Gobierno en Canarias, Enrique Hernández Bento, y el comisario principal de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Canarias, José María Moreno, para poner en su conocimiento estas prácticas sospechosas “con un fin exclusivamente lucrativo y que podrían constituir una estafa organizada”.

En este sentido desde HOSBEC recuerdan a todos los clientes que “interponer una reclamación falsa puede ser perseguida incluso como intento de delito de estafa y que en cada hotel queda registro de la actividad que llevan a cabo los clientes así como de sus consumos de alimentos y bebidas. Además, se están estudiando ya posibles acciones legales contra esta nueva especie de ‘manteros’ por si estuvieran incurriendo en alguna acción punible por incitar a la comisión de delitos de estafa”.

Abogados que hacen su agosto

Y es que, como explican desde la patronal hotelera de Benidorm, “estos abogados ‘ambulantes’ que están haciendo su agosto particular en España no cuentan toda la verdad: en sus reclamaciones no sólo solicitan la devolución del importe de las vacaciones de los clientes”, como así les prometen, “sino que incluyen cuantiosos gastos de asistencia legal, que en la mayor parte superan muy mucho el importe de la indemnización que recibe el cliente que pudiera estar afectado por alguna patología”.

Así, añaden, “está siendo muy común encontrarse con procesos de reclamación que se tramitan ante los turoperadores y que son descontados de la facturación del establecimiento, en los que al cliente se le indemniza con 500 libras mientras que se pagan gastos de abogados de más de 5.000 libras para el mismo caso. Y todas estas cantidades se descuentan de la facturación del establecimiento sin que la dirección del hotel pueda intervenir en el proceso, con lo que estamos en una total indefensión”.

Según información que maneja HOSBEC, el número de reclamaciones se ha multiplicado este verano, pasando de las menos de 15 en toda España que hace un año registraban algunos operadores, a más de 200 en un único hotel, con lo que “esta situación se ha vuelto completamente insostenible para el sector”. Estos datos demuestran, según las mismas fuentes, que “la mayor parte de dichas reclamaciones son falsas y sólo persiguen un interés económico que hasta ahora ha sido demasiado fácil de conseguir”.

Coinciden así con Marichal, quien advierte de que “la inmensa mayoría de las denuncias son falsas”, y que el sector hotelero es uno de los que más controlado está, entre otros ámbitos en el sanitario, con lo que, insiste, “podríamos estar ante una posible estafa bien organizada”.

Acoso a los turistas

A ello se suma el hecho de que algunos de los clientes de los hoteles asociados a Ashotel han denunciado sentirse “acosados” por estos bufetes para que interpusieran denuncias contra el establecimiento. Los abogados piratas prometen a quienes lo hacen una indemnización segura, con lo que sus vacaciones les saldrán gratis. Es evidente, en palabras de Marichal, que “el único fin de estos agentes es espurio”.

Además, Ashotel sospecha que “detrás de estos bufetes pueden estar exdirigentes de turoperadores, con lo que la estrategia la tienen muy bien trazada porque conocen los entresijos burocráticos de los contratos y las pólizas de seguro que se pagan”.

La patronal hotelera sospecha también que “esta actividad, que se desarrolla en la vía pública, carece de cualquier tipo de licencia ni habilitación profesional por empleados que supuestamente no estarían dados de alta en la Seguridad Social ni cumplen con sus obligaciones tributarias”.

Petición de contactos intergubernamentales

Desde la FEHM, su presidenta, Inmaculada de Benito, asegura que la federación está "trabajando en diferentes frentes" y, añade, "tenemos una gran preocupación por esta situación que se está generando, primero porque son falsas estas reclamaciones y segundo porque pueden perjudicar seriamente la imagen de Baleares y de España".

"Estamos en contacto con los turoperadores, y a pesar de que las cláusulas que tenemos firmadas en la mayoría de los contratos, que nos derivan toda la responsabilidad al sector hotelero, es un trabajo que estamos haciendo conjuntamente", indica. Además, "estamos intentando llegar, a través del Gobierno de España al Gobierno de Reino Unido, para intentar frenar estas prácticas sobre todo porque realmente se están constituyendo en base a hechos que no son ciertos y pensamos que por tanto se tienen que frenar. Vamos a seguir durante los próximos días esperando que podamos minimizar el problema al que nos vemos sometidos con el aumento de estas reclamaciones debido al uso del internet, las redes sociales y a la red comercial de personas trabajando en los diferentes destinos españoles".

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.