Regulaciones diferentes en función de la CCAA

Desfibriladores en hoteles: caos normativo en la formación para su uso

En sólo una semana en dos hoteles de Salou y Puerto de la Cruz se ha reanimado a sendos clientes

Dos recientes sucesos en sendos hoteles en Salou y Puerto de la Cruz han venido a confirmar que la instalación de desfibriladores puede ser vital para salvar vidas, pese a que sólo sean obligatorios en los hoteles de cuatro comunidades autónomas, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo. Pero no sólo depende de su correcta ubicación, sino que el personal debe estar debidamente formado para poder utilizarlos llegado el caso; una formación que, una vez más, está regida por el caos normativo entre las distintas regiones, que la regulan con criterios diferentes de horas y periodicidad.

Cardio Guard defiende en este sentido “la necesidad de unificar criterios en la normativa estatal de desfibriladores, ya que su disparidad entre comunidades dificulta la implantación de la cardioprotección en una empresa que tenga varios centros en diferentes comunidades, como ocurre en los hoteles”.

Esta disparidad de criterios afecta a la formación, regulada en todas las regiones por un decreto salvo en el caso de la Comunidad de Madrid. En todas ellas la autorización para que las entidades públicas o privadas puedan impartir la formación en el uso del DEA (desfibrilador externo automático) pasa por sus respectivos Departamentos de Salud.

Y es que el Real Decreto 365/2009 establece que es a las comunidades a las que les corresponde fijar “los mecanismos necesarios para autorizar el uso de los DESA (desfibrilador externo semiautomático) a todas aquellas personas que estén en posesión de los conocimientos mínimos y básicos necesarios para ello”, así como la organización de los programas de formación para el personal no sanitario, tanto inicial como continuada”.

Por tanto cada Comunidad ha de establecer su contenido, duración y periodicidad, siempre que se “identifiquen las situaciones susceptibles de uso de desfibriladores y la utilización del desfibrilador semiautomático externo”.

Así, cada Decreto establece dos tipos de formaciones, inicial y práctica, y para cada una, una parte teórica y otra práctica. En la tabla se puede observar la disparidad de criterios en la duración tanto inicial como continuada y en esta última en su periodicidad, que oscila entre la anual y la trienal.

Fuente: Cardio Guard.Fuente: Cardio Guard.

Desde Cardio Guard se les “hace difícil entender esta falta de homogeneización en un aspecto tan importante como la formación. Es bien sabido que los desfibriladores, con un buen mantenimiento, tienen una alta fiabilidad, por lo que el éxito radica en tener un buen equipo formado y en continuo reciclaje”.

Este último aspecto es de gran importancia, añaden las mismas fuentes, ya que “los hoteles tienen una plantilla con alta rotación”, de manera que en los casos de reciclaje trienal “es posible que del equipo inicial formado haya habido bajas”. Por este motivo ellos son partidarios de un reciclaje anual: “la formación crea un hábito en una situación de pánico y ofrece las herramientas necesarias para afrontar dicha situación en las mejores condiciones”.

Para Cardio Guard “es importante que exista un criterio común que permita dar relevancia a la formación, definiendo todos los aspectos que la conforman, cuánto de teórico y cuánto de práctico”. La formación, concluyen, “no es un complemento, es parte esencial para tener un espacio cardioprotegido”.

Últimos casos

Prueba de ello son los dos casos recientes en los que el disponer de un desfibrilador y de personal adecuadamente formado ha salvado la vida de sendos clientes. Así, en el hotel Best Negresco de Salou el pasado 1 de septiembre las maniobras de RCP y el uso del desfibrilador realizados por su jefe de bares, Francisco Saldaña, con ayuda de otros huéspedes, consiguieron recuperar a un cliente británico de 79 años de la parada cardiorrespiratoria en la que se encontraba y ahora se repone en el hospital.

Una vez más, como señalan desde Cardio Guard, “queda demostrado que una rápida actuación por parte del personal del centro y el tener un Servicio Integral de Cardioprotección en perfecto estado (personal correctamente formado y reciclado y desfibrilador cercano y operativo) garantiza en caso de emergencia una muy elevada posibilidad de supervivencia con éxito y buena calidad de vida”.

Personal de los Apartamentos Casablanca que salvó la vida al cliente.Personal de los Apartamentos Casablanca que salvó la vida al cliente.

Lo mismo ocurrió el domingo 4 en los Apartamentos Casablanca, en Puerto de la Cruz, donde también su personal debidamente formado en primeros auxilios y uso de desfibriladores semiautomáticos llevó a cabo las actuaciones correspondientes para salvarle la vida a uno de sus clientes en parada cardiorrespiratoria, que ahora se recupera en el hospital.

En este sentido el director de los apartamentos, Juan José Hernández, considera que la instalación de estos aparatos es “importantísima, vital incluso, pues hablamos de salvar vidas”. De hecho, con anterioridad se vivió una situación similar, cuando a un cliente le dio un infarto en la entrada del inmueble. La suerte hizo que una persona que pasaba por el lugar supiera reanimarlo. “Esta dura experiencia nos hizo dar el paso de solicitar la instalación del desfibrilador y la formación necesaria para nuestro personal”, explica Hernández.

De hecho Apartamentos Casablanca, que forma parte de Ashotel (Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro), está incluido dentro de la lista de hoteles cardioprotegidos desde hace más de un año, una distinción que otorga la Sociedad Española de Medicina y Seguridad del Trabajo.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.